El 'Eje Cultural' de Guadalajara comenzará a ejecutarse en mayo

Tal y como dío a conocer el alcalde de la ciudad, Antonio Román, acompañado del Teniente de Alcalde y concejal de Infraestructuras, Jaime Carnicero
Antonio Román, alcalde de Guadalajara
photo_camera Antonio Román, alcalde de Guadalajara

La ejecución del 'Eje Cultural', uno de los proyectos más importantes emprendidos por el Ayuntamiento de Guadalajara en los últimos años, comenzará en mayo, según anunció el alcalde, Antonio Román, acompañado del segundo Teniente de Alcalde y concejal de Infraestructuras, Jaime Carnicero.

El 'Eje Cultural' contempla la reforma integral de las calles Ramón y Cajal e Ingeniero Mariño, vías que se encuentran muy deterioradas y presentan importantes problemas de accesibilidad para los peatones, con aceras tan estrechas en algunos puntos que las convierten en intransitables, según informó el Ayuntamiento en nota de prensa.

"El propósito del Ayuntamiento de Guadalajara es remodelar esta gran arteria de la ciudad, hacerla accesible y unir a través de este 'Eje Cultural' monumentos y edificaciones significativas como el Palacio del Infantado, el Monasterio de San José, el Palacio de la Cotilla, la Capilla Luis de Lucena, la Concatedral de Santa María, el Puente de las Infantas, el Torreón del Alamín, el Arco de Bejanque y la iglesia de San Francisco", manifestó el alcalde.

En el proyecto se llevará a cabo una reordenación del tráfico rodado que, como tal, obligará a cambiar hábitos en cuanto a las rutas que realizamos actualmente para trasladarnos de un sitio a otro.

Asimismo, se producirá una mejora de la fluidez del tráfico en dos de las vías más congestionadas de Guadalajara, se gana espacio para el peatón, pauta seguida en todas las reformas desarrolladas en el casco histórico de la ciudad. se da mayor protagonismo a los monumentos situados en este Eje Cultural, que ganarán vistosidad y se crean nuevos espacios estanciales en esta zona de Guadalajara.

También se va a actuar sobre una extensión de cerca de 900 metros lineales, situados entre la Plaza de los Caídos y Bejanque, sobre 3.668 m2 de pavimento y 3.091 m2 de aceras.

DE UN ÚNICO SENTIDO

Una de las características más notables de este proyecto es que las calles Ramón y Cajal e Ingeniero Mariño pasarán a ser de un único sentido. Tras la ejecución de este proyecto, los vehículos discurrirán por estas vías sólo hacia el Infantado.

"Somos conscientes de que esto supone pedir al ciudadano un esfuerzo a la hora de cambiar sus hábitos de conducción, pero el hacer esta vía de un único sentido era obligado si queríamos reconstruir las aceras a ambos lados de la vía respetando la Ley de Accesibilidad y el 1,80 metros de ancho que nos impone", argumentó.

Asimismo, Román indicó que se ha trabajado "mucho" en la toma de esta decisión. "Se han estudiado una y otra vez sus pros y sus contras y al final la conclusión de todos los informes técnicos de que disponemos es que esta solución tiene más pros que contras", agregó.  

Con la conversión de esta vía en una calle de sentido único, se va a ganar en fluidez, dado que ahora mismo soporta una gran saturación de tráfico (5.000 vehículos diarios). Además, los peatones ganarán en seguridad y las personas con movilidad reducida podrán transitar cómodamente por esta calle.

UNA NUEVA PLAZA DE SANTA MARÍA

El proyecto incluye también la remodelación de la Plaza de Santa María, de modo que se unirá la actual plaza con el aparcamiento provisional de la parcela del Cardenal Mendoza. No habrá calle que separe ambos espacios.

Todo estará unido y constituirá esta nueva y gran plaza "peatonalizada" que embellecerá este entorno histórico-artístico de la ciudad, en el que se incluirán también los restos protegidos de las caballerizas del antiguo Palacio de los Mendoza.

Parte del actual aparcamiento provisional de tierra se destinará a esa plaza y el resto se convertirá en un aparcamiento regulado con capacidad para alrededor de 120 vehículos.

Aunque las calles Ramón y Cajal e Ingeniero Mariño van a ser el epicentro del proyecto, se va a actuar también en la mejora de Francisco Torres,  Francisco Cuesta, Sinagoga, Ronda Santander, Benito Hernando (se deja abierto hasta qué número) y Fernando Palanca.

UNA ACTUACIÓN INTEGRAL

El concejal de Infraestructuras, Jaime Carnicero, explicó que se va a realizar una mejora integral de estas calles, actuando desde el subsuelo al vuelo.

Según manifestó, "se renovarán las redes de saneamiento en su totalidad, parte de la red de abastecimiento (ya que otra es de nueva construcción), se cambiará el alumbrado público más deteriorado y el cableado, se renovarán las aceras para adaptarlas a la normativa ensanchándolas y se asfaltará la calzada acabando con las fisuras e imperfecciones que ahora presenta. Para ello se empleará aglomerado de reciclado de neumáticos y baldosas fotocatalíticas, que absorben la contaminación y que la expulsan cuando llueve o cuando se baldean. Somos pioneros en sostenibilidad. Siempre intentamos que nuestras actuaciones sean respetuosas con nuestro medio ambiente".

Carnicero, que ofreció más detalles sobre el proyecto y sobre la reordenación de la circulación que se va a llevar a cabo, también ha informado de la creación de una nueva glorieta que unirá la calle Salazaras con Doctor Creus y de la apertura de la calle La Ronda a Ramón y Cajal.

También se dotará a los monumentos de nueva iluminación y en total, se crearán 227 nuevas plazas de aparcamiento, incluidas las del nuevo aparcamiento próximo a la concatedral.  

Tal y como ha señaló el concejal, el presupuesto de ejecución material, incluidas las mejoras, asciende a 3.200.000 euros.  El proyecto se ejecutará en un plazo de ocho meses y está previsto que los trabajos comiencen en mayo. Aunque se dividirán en tres fases, éstas se acometerán de modo simultáneo.

Comentarios