Detenidos en un túnel excavado para enganchar a la red eléctrica un cultivo de marihuana

Esta operación continúa abierta, por lo que no se descarta la práctica de más detenciones en relación con estos hechos
Detenidos en un túnel excavado para enganchar a la red eléctrica un cultivo de marihuana en Cabanillas del Campo (Guadalajara)
photo_camera Detenidos en un túnel excavado para enganchar a la red eléctrica un cultivo de marihuana en Cabanillas del Campo (Guadalajara)

La Guardia Civil ha detenido a tres personas por el cultivo de una plantación 'indoor' de marihuana con más de 9.000 plantas, uno de los mayores cultivos incautados en la provincia de Guadalajara en los últimos años.

Durante el registro de la nave, los agentes localizaron a los responsables escondidos en un túnel de 15 metros de longitud que habían excavado para enganchar la plantación a la red eléctrica.

Estas detenciones han sido practicadas por el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil de Guadalajara en el marco de la operación 'Chincras'.

Los agentes investigaban una nave industrial desde hace meses destinada a la actividad comercial de exportación de alimentos.

En el transcurso de las investigaciones se comprobó que, transcurridos varios meses desde el alquiler de la nave, aparentemente no se estaba realizando ninguna actividad comercial, pero sí se logró averiguar que varias personas de origen chino descargaron multitud de paneles de pladur y otros materiales posiblemente destinados a la instalación de una plantación de marihuana.

El pasado martes se practicó un registro, autorizado por la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Guadalajara, en una nave industrial de un polígono industrial de Cabanillas del Campo, en Guadalajara.

Allí se desmanteló uno de los mayores cultivos de marihuana 'indoor' localizados en los últimos años en esta provincia, ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

En el transcurso del registro, agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia (Usecic) localizaron a los responsables de la plantación escondidos en un túnel subterráneo, de unos 15 metros de longitud, que construyeron para conectarse mediante un enganche ilegal a la red eléctrica.

Como resultado de la operación se incautaron más de 9.000 plantas de marihuana, así como efectos para la instalación y funcionamiento de la plantación, valorados en 36.000 euros.

En la planta baja de la nave había una cocina perfectamente equipada donde almacenaban gran cantidad de alimentos en neveras y congeladores, así como productos de higiene, suficientes para pasar varios meses sin salir al exterior de la instalación.

La Guardia Civil de Guadalajara instruyó diligencias por la detención de tres personas, de nacionalidad china, con edades comprendidas entre los 40 y los 57 años de edad, como presuntas autoras de un delito contra la salud pública, defraudación de fluido eléctrico y pertenencia a grupo criminal.

Esta operación continúa abierta, por lo que no se descarta la práctica de más detenciones en relación con estos hechos.

Comentarios