miércoles 27/10/21

Llegan las dos familias afganas de 13 personas al Centro de Refugiados de Sigüenza

“Seguro que en los próximos días llegarán más y nosotros tenemos nuestros dispositivos listos para atender las necesidades de estas personas que lo necesiten”, ha explicado el responsable de Accem en Castilla-La Mancha
El responsable de Accem en Castilla-La Mancha, Braulio Carlés, ha comparecido en rueda de prensa para informar de la llegada de dos familias de refugiados afganos, que ya están instaladas en el Centro de Refugiados que la ONG Accem gestiona en Sigüenza (Guadalajara) - EFE/Pepe Zamora
El responsable de Accem en Castilla-La Mancha, Braulio Carlés, ha comparecido en rueda de prensa para informar de la llegada de dos familias de refugiados afganos, que ya están instaladas en el Centro de Refugiados que la ONG Accem gestiona en Sigüenza (Guadalajara) - EFE/Pepe Zamora

Las dos familias de refugiados afganos, un total de 13 personas (de ellas nueve niños), ya están instaladas en el Centro de Refugiados que la ONG Accem gestiona en Sigüenza (Guadalajara).

El responsable de Accem en Castilla-La Mancha, Braulio Carlés, ha comparecido este miércoles en rueda de prensa para informar de la llegada de estos refugiados, que no serán los últimos que acoja esta ONG en las instalaciones que tiene por toda la región.

“Seguro que en los próximos días llegarán más y nosotros tenemos nuestros dispositivos listos para atender las necesidades de estas personas que lo necesiten”, ha explicado Carlés, quien ha precisado que todo el proceso está siendo coordinado desde la central de Accem en Madrid y el Ministerio de Migraciones.

Carlés ha detallado que entre los niños hay algún adolescente mientras que los cabezas de familia hablan español. “Se ve que han tenido algún vínculo con el Gobierno de España como traductores o similar y esto nos hace más fácil el trabajo inicialmente, ya que no necesitamos intérprete para comunicarnos, si bienel objetivo es que toda la familia aprenda el idioma”, ha puntualizado el responsable regional de Accem.

Asimismo, ha señalado que son gente “con un nivel cultural medio alto, lo que seguramente también nos haga más fácil la integración”.

Y ha agregado que "están tranquilos, descansando", y estos próximos días, como se suele hacer con todo el que llega al centro, "se les dará su tiempo para que se ubiquen ya que traen mucha tensión, más en su caso si cabe, tras llegar a Torrejón de su país con un sentimiento agridulce porque han salido de un peligro gravísimo, pero a la vez en su país tienen a familia y amigos que no quisieran que tuviesen que estar en esa situación".

El siguiente paso será la fase de adaptación, ha explicado Carlés, quien ha indicado que, aunque están alojados en los apartamentos que dispone Accem en Sigüenza, estos primeros días acudirán a comer al comedor de sus otras instalaciones, mientras van conociendo el municipio, su entorno y servicios.

Asimismo, el trabajador social y el abogado les informarán de su situación y se comenzará a trabajar con ellos para que aprendan el idioma y los niños se incorporen lo antes posible al colegio con normalidad.

Además tendrán una evaluación psicológica para conocer su situación, así como su formación para poderles orientar en el proceso de integración, que tiene una duración media de entre seis y nueve meses habitualmente, si bien cada caso es diferente, ha puntualizado Carlés.

“Nosotros vamos a trabajar en dignificar la vida de la gente como hacemos con todos los refugiados que llegan; no distinguimos entre refugiados de 1º y 2ª aunque a veces algunas situaciones son más mediáticas pero todos viven una situación dura, los afganos y también los que vienen de Sierra Leona o Mali en una patera”, ha remarcado Carlés.

En este contexto, ha señalado que actualmente cuentan con personas de diversas nacionalidades como Colombia, Sierra Leona, Mali o Argelia y últimamente han llegado muchos del continente africano.

“Nosotros nunca dejamos de atender a gente”, ha destacado el responsable de Accem, quien ha recordado que son personal esencial y han trabajado sin parar durante la pandemia.

Ha destacado el papel de Sigüenza, donde se ubica su centro de refugiadso desde hace más de 30 años, como un lugar integrador y donde calcula que entre 700 u 800 personas que han pasado por sus instalaciones están asentados en la localidad.

Preguntado por como está afectando la situación de la crisis sanitaria en la recepción de los nuevos miembro, ha señalado que todos vienen con test de antígenos y PCR y que, por ahora, no se ha producido ninguna situación de contagio, salvo de forma puntual y ya dentro del centro, como le podría pasar a cualquiera.

En cuanto a la situación de los recién llegados, Carlés ha manifestado desconocer si están vacunados pero ha defendido que, si no lo estuvieran, se les debería ofrecer.

En este sentido, ha reflexionado que “no puede ser que aquí se esté debatiendo sobre la tercera dosis de la vacuna cuando hay países en los que no hay ni un 1 por ciento de la población vacunada”.

Preguntado por cómo ve la situación de Afganistán, Carlés ha hecho un llamamiento la solidaridad y generosidad para acoger a todos los que lo necesiten, pero también a “trabajar en el origen porque actualmente vivimos en una aldea global y no podemos ser indiferentes a las situaciones de crisis y catástrofes que se viven en países como Haití, Afganistán y tantos otros”, ha concluido.

Comentarios