martes 26/10/21

Acusado de matar a su pareja embarazada en Cifuentes: 'Yo no quería matarla, la quería mucho'

J.M.B.V., el hombre que presuntamente acabó con la vida de su pareja -C.D.C.C.C- que estaba embarazada de casi ocho meses, en octubre de 2013, en la localidad guadalajareña de Cifuentes, ha señalado que tiene "confusión" sobre lo que ocurrió "aquella mañana"

Acusado de matar a su pareja embarazada en Cifuentes: 'Yo no quería matarla, la quería mucho'
Acusado de matar a su pareja embarazada en Cifuentes: 'Yo no quería matarla, la quería mucho'

J.M.B.V., el hombre que presuntamente acabó con la vida de su pareja -C.D.C.C.C- que estaba embarazada de casi ocho meses, en octubre de 2013, en la localidad guadalajareña de Cifuentes, ha señalado este jueves, en la primera sesión del juicio con jurado que se celebra en la Audiencia Provincial de Guadalajara, que tiene "confusión" sobre lo que ocurrió "aquella mañana" y ha pedido perdón a la familia. "Yo no quería matarla, la quería mucho", ha dicho.

En una escueta intervención por recomendación de su abogado en la vista que se sigue contra J.M.B.V, éste ha pedido perdón a su familia alegando que de aquella mañana de los hechos sólo tiene "confusión".

"No he tenido ocasión de decir a su madre, a sus hijos y a su familia que lo siento mucho porque yo no la quería matar, la quería mucho", ha señalado el encausado, para el que el Ministerio Fiscal solicita la pena de 15 años de prisión por homicidio y por delito de aborto, una pena que elevan entre los 20 y cerca de 30 años las acusaciones particulares y populares personadas en este caso, que hablan de asesinato, al entender que existió alevosía y ensañamiento, profanación del cadáver y también hurto.

También se solicita una indemnización desde el Ministerio Fiscal de 125.000 euros para cada uno de los tres hijos de la víctima y 20.000 euros más para la madre, petición que elevan desde la acusación particular que representa a los pequeños hasta los 750.000 euros para los tres.

Tras la constitución del jurado popular, la primera de las sesiones ha comenzado alrededor de las 12.00 horas con la declaración de J.M.B.V., quien ha empezado a responder a las preguntas de la Fiscalía hasta que su abogado defensor, Juan José Palafox, le ha recordado que tenía derecho a no declarar, momento en el que el acusado se ha acogido a ese derecho. Posteriormente, a preguntas de su defensa, el acusado sólo ha pronunciado una frase dedicada a los familiares de la víctima.

Después de dos años desde que se produjeran los hechos --octubre de 2013-- la Audiencia Provincial de Guadalajara verá, a lo largo de al menos tres jornadas, el juicio con jurado popular contra J.M.B.V., de profesión carnicero que presuntamente acabó con la vida de su pareja C.D.C.C.C., embarazada, la descuartizó y la enterró en una parcela suya.

El acusado, de 38 años, mantenía una relación sentimental con la víctima, de 34 años y nacionalidad peruana, desde hacía más de un año, y ambos convivían con los tres hijos menores de ella, quien en el momento de producirse los hechos se encontraba embarazada de más de ocho meses.

Tal y como indica la Fiscalía en su escrito, el 30 de septiembre de 2013, tras dejar a los niños en el colegio, el acusado y su pareja entablaron una discusión en el domicilio familiar y, el acusado propinó a la víctima unos fuertes golpes en la cabeza con un objeto contundente hasta acabar con su vida.

MUERTE PLANIFICADA

Pero si bien el Ministerio Fiscal, representado por Estrella Vargas, ha basado su pena en homicidio con agravante de parentesco, desde las acusaciones particulares hablan de muerte planificada en base a que el supuesto autor había pedido a un amigo el día anterior a los hecho que recogiera a hijos de su pareja del colegio, ataque sorpresa cuando estaba sola y ensañamiento.

En todo caso, coinciden las acusaciones y el Ministerio Fiscal en que el acusado sabía que causando la muerte de su pareja provocaría la muerte del feto y no hizo nada para remediarlo. De este modo, el acusado culminó su propósito y no sólo ocasionó el fallecimiento de su pareja, sino que con ello y al no solicitar ningún tipo de ayuda que pudiera salvarle, también acabó con la vida del niño que su pareja llevaba dentro y del que era padre.

Luego, con el propósito de ocultar lo ocurrido, según estas partes, el acusado metió el cuerpo de la víctima inerte en una caja, lo bajó a la trastienda de la carnicería, limpió los restos de sangre y se dispuso a despachar en el establecimiento con normalidad, continuando así con su actividad diaria habitual.

Al día siguiente desplazó el cuerpo de su pareja hasta una nave situada en una parcela de su propiedad a las afueras de Cifuentes. Una vez allí, con el fin de deshacerse del cuerpo de la mujer y ocultar el crimen, lo descuartizó en hasta nueve pedazos y los enterró en la citada parcela separadamente y envueltos en cal.

Para continuar con su estrategia de ocultar que su pareja y su hijo estaban muertos, el fiscal y las acusaciones coinciden en que el acusado utilizó el teléfono móvil para enviarse varios mensajes tanto a sí mismo como a los familiares de ella, haciéndose pasar por la víctima, a fin de generar confusión e inducir a los familiares y amigos, que se preocuparon por la desaparición de la joven, a pensar que aún continuaba con vida.

SIMULÓ PREOCUPACIÓN

También simuló preocupación por la desaparición de su pareja, desde el 30 de septiembre de 2013, cuando ella ya estaba muerta, y hasta el 15 de octubre de 2013, llamó desde su móvil al de su pareja hasta en más de 60 ocasiones, utilizó sus tarjetas de crédito de las que sacó efectivo y, finalmente, cuando ya se le involucró más en el crimen, ofreció distintas versiones de los hechos.

Tras una intensa búsqueda, obstaculizada por las distintas versiones ofrecidas por el acusado acerca de lo ocurrido y del paradero del cuerpo de su pareja, el 25 de octubre de 2013 la Guardia Civil halló la parte del tronco enterrada en cal en la parcela propiedad del acusado, pero no fue hasta el 12 de diciembre cuando los agentes pudieron hallar el resto de los trozos del cuerpo enterrados, todos ellos de forma separada y dispersa en diversos lugares de dicha parcela.

Como consecuencia de estos hechos, el Juzgado de Instrucción número 2 de Guadalajara, acordó la medida cautelar de prisión provisional para el acusado. En las próximas horas continuarán las declaraciones de los distintos testigos citados por este caso así como forenses.

Comentarios