Así le robaron a Santi Millán el explosivo vídeo manteniendo relaciones íntimas con una rubia

En un mundo hiperconectado, el riesgo a la difusión de contenidos privados se ha multiplicado considerablemente
El actor y presentador Santi Millán en una imagen de archivo
photo_camera El actor y presentador Santi Millán en una imagen de archivo

Según recoge ABC, junto con las elecciones en Andalucía, el vídeo de Santi Millán ha sido el centro de atención de buena parte de la población. La filtración de una grabación sexual con una mujer se ha convertido en tendencia en las redes sociales y no se habla de otra cosa, lo que ha despertado la indignación lógica del actor.

«No pienso hacer ningún comentario. Yo no quiero decir cómo hay que enfocar las cosas, pero la noticia aquí es que se ha cometido un delito. Yo no entiendo de leyes ni demás, así que no voy a comentar», ha asegurado el presentador a ABC poco después de que se divulgase el famoso vídeo.

Este caso ha puesto más de relevancia si cabe la problemática de las empresas tecnológicas, especialmente las que gestionan redes sociales, a la hora de evitar ciertas difusiones.

Porque con que se comparta una vez ya es demasiado tarde.

La realidad es que la vida personal está más expuesta que nunca con las nuevas tecnologías y son muchas las razones por las que nuestro día a día puede ser accesible a casi cualquier persona.

Hiperconectividad

En el mundo digital, todo está relacionado con todo. Nuestro móvil, y las fotografías que hacemos con ellos, está conectado a otros dispositivos: puede ser a un ordenador, una tablet, o a la famosa 'nube'. Es, por tanto, que ese contenido no está en un solo dispositivo, y, con ello, se aumentan las posibilidades de acceder a él.

Ni que decir tiene si esas imágenes son compartidas con error. Un ejemplo que se encarna en la película 'Sex tape' (2014). En ella, sus protagonistas se graban manteniendo relaciones sexuales. Dicha grabación es compartida sin intención con amigos y familiares. Porque un fallo lo puede cometer cualquiera. ¿Cuántas veces te has equivocado y escrito un mensaje a la persona que no querías? Pues lo mismo sucede con el material audiovisual.

Y luego están los hackers. Nadie está a salvo de una posible incursión de estos expertos en informática. En ocasiones, es tan simple con que sepan a qué red wifi estás conectado para poder entrar en tu teléfono y saquearte. Muchos se dedican a los robos bancarios. Y otros tantos se dedican a husmear en los móviles de los famosos, con contenido mucho más jugoso y viralizable, como es el caso de Santi Millán.

Por lo tanto, los expertos recomiendan, en primer lugar, no almacenar contenido sensible en los móviles. De tenerlo, cerciorarse de que los archivos no están compartidos con otras plataformas. También es primordial mantener actualizados los dispositivos, ya que las actualizaciones dificultan los hackeos. Además, también es recomendable usar contraseñas difíciles (con números, mayúsculas, etc.) y tener incluso varias diferentes para no facilitar el acceso a todas las cuentas.

Un tiroteo, retransmitido y compartido

Aunque son hechos completamente distintos, el tiroteo en Australia de 2019 que se retransmitió por Facebook demuestra también la vía libre que tienen las redes para difundir todo tipo de contenido, incluso algo tan cruento como es un asesinato múltiple. De hecho, este suceso pudo seguir viéndose horas después de que se produjera.

Un suceso que dejó cerca de 50 muertes y que se emitió durante 17 minutos y que despertó el malestar en las autoridades australianas, no solo por la difusión en redes sociales, sino porque también los medios de comunicación se nutrieron de esa publicación.

Comentarios