Domingo 26.05.2019

El talón de Aquiles que puede arruinar la carrera profesional de la cantante Malú

Malú cumple 37 años y lo hace en paradero desconocido y retirada de los escenarios a causa de una lesión en el pie

El talón de Aquiles que puede arruinar la carrera profesional de la cantante Malú - Fotomontaje: LOOK
El talón de Aquiles que puede arruinar la carrera profesional de la cantante Malú - Fotomontaje: LOOK

Según informa LOOK, hoy Malú cumple 37 años y lo hace en paradero desconocido. Desde que su romance con el candidato de Ciudadanos a la presidencia del gobierno saliera a la luz, no ha habido rastro alguno de la sobrina de Paco de Lucía que, aunque algunas voces sitúan recluida en casa de una amiga en la costa de Valencia, está oficialmente desaparecida en combate. Retirada temporalmente de los escenarios a causa de una lesión en la pierna, ni el premio que la Cadena Dial le concedió anoche, en homenaje a sus 20 años en la música, ha conseguido que la artista salga de su escondite.

El romance entre Albert Rivera y Malú, unido a la desaparición pública de la cantante, ha provocado que numerosos rostros conocidos, y no solo de colaboradores y profesionales del papel cuché, se pronuncien acerca de la personalidad de la voz de ‘Ni un segundo más’, que parece no contar con muchos apoyos dentro del panorama social. Pero ¿cómo ve el público a la ahijada musical de Alejandro Sanz? ¿Sigue siendo su público fiel pese a la difícil personalidad de la cantante? LOOK lo ha analizado junto a un experto.

Con 21 años de carrera musical y 11 discos de estudio a sus espaldas, María Lucía Sánchez Benítez es conocida por más de un 90% del público nacional, situándose así en el puesto número 20 entre las 783 mujeres que se analizan en Personality Media. Desde esta empresa, consultoría experta en el posicionamiento de famosos y artistas entre la audiencia, aseguran que la imagen general de Malú es buena y que su fortaleza radica en el papel que ha desempeñado como coach en ‘La Voz’, programa en el que participó durante 5 temporadas.

Además, la madrileña cuenta con 980.000 seguidores en redes sociales. Aunque no es especialmente activa en su perfil, desde donde comparte mucho más de su vida profesional que de su faceta más humana, los fans de la artista se han convertido en la mejor medicina para ella, que sigue recibiendo miles de mensajes en sus publicaciones a pesar de su silencio.

Esta imagen, la de artista querida e idolatrada por su público y por la audiencia en general, contrasta de manera rotunda con el perfil que de la cantante han pintado voces como Paz Padilla, Boris Izaguirre, un ex entrenador personal o la plantilla de ‘Sálvame’, que ha desvelado un complicado episodio de la músico en el programa. Frente a todos ellos, Malú ha mostrado su peor cara en alguna ocasión, sacando a la luz un carácter que, a largo plazo, podría convertirse en su gran talón de Aquiles y transformar radicalmente su imagen.

La primera vez que el carácter de Malú quedó en evidencia fue en el año 2013 en ‘La Voz’, cuando un comentario que hizo acerca de David Bisbal y sus clubes de fans ofendió profundamente al de Almería, que desde aquel momento cambió radicalmente el trato con su compañera.

El desencuentro de la madre de Anna Padilla con Malú data de 2016, cuando la humorista desveló que la cantante había sido la única persona que le había negado un autógrafo en toda su vida. En aquel momento el revuelo que causaron las palabras de Paz fue enorme y la propia artista pidió disculpas, asegurando que se había tratado de un malentendido.

Hasta ahora no había trascendido ningún otro dato que pudiera señalar a la de ‘Aprendiz’ como un personaje polémico, pero ha sido salir a la luz su historia de amor con Albert Rivera y surgir nuevas voces en su contra.

Boris Izaguirre sorprendía hace solo unos días cuando, al ser preguntado por la que ya se considera la pareja del año, confesaba que para él Malú era una persona muy rara y que, durante el tiempo que duró su noviazgo con Gonzalo Miró, nunca trató de ser simpática ni con él ni con el resto de amigos del comentarista deportivo.

Antes que el venezolano, en ‘Sálvame’ ya se había contado con pelos y señales un desagradable episodio que protagonizó la cantante en el plató. Según Kiko Hernández y sus compañeros, estaba previsto que la intérprete presentase un tema en el plató del programa, pero sus malos modos y exigencias terminaron por dinamitar la actuación, que nunca llegó a producirse.

No solo en su faceta pública Malú es considerada una artista complicada en el trato. Quien durante meses fuera entrenador personal de la cantante ha desvelado, en conversaciones con LOOK, cómo fue su relación. “No tuve ningún problema con ella, pero es verdad que el tiempo que la he entrenado había días que hablábamos y otros en los que eso ni sucedía. O bien otros en los que no dejábamos de hablar y era como una terapia. Es como todo, hay gente que está súper arriba y son súper llanos, sin embargo, los artistas son distintos. Un día el ánimo lo tienen arriba y otro abajo. Son muy altivos. El día a día es complicado con los artistas”.

Con todos estos datos sobre la mesa, es sorprendente la ‘doble cara’ de Malú quien sobre los escenarios proyecta una imagen que ha embelesado a cientos de miles de personas y en el trato personal parece ser alguien muy difícil de tratar. Según Santiago de Mollinedo, director general de Personality Media, esto puede ser porque “el consumidor no diferencia entre la artista y la presentadora (en referencia a su papel del coach en ‘La Voz’), ni quizás incide en temas tan concretos, sino que establece una visión global que el personaje proyecta públicamente, en distintos ámbitos de su profesión… y hasta día de hoy lo que queda es positivo.”

Entonces, ¿podría cambiar la imagen de Malú después de todo lo sucedido? Desde Personality Media lo tienen claro: “por supuesto, pues hasta las elecciones va a ser un arma política que es muy atractiva”.

Fuente: LOOK

Más información en vídeos 
Comentarios