Un juez del ‘caso Biondo’ rotundo: "Hay elementos para pensar que fue asesinado"

Raque Sánchez Silva vuelve a estar en el punto de mira de la familia que ha presentado una demanda en un juzgado de España
Giro en el caso Mario Biondo: la Fiscalía lo cierra por falta de pruebas y concluye "suicidio"
photo_camera Un juez del ‘caso Biondo’ rotundo: "Hay elementos para pensar que fue asesinado"

Según informa Luis Miguel Montero en OKDIARIONicola Aiello, el juez italiano para diligencias preliminares del Tribunal de Palermo (Italia), que investigó la trágica muerte de Mario Biondo, el cámara italiano casado con la presentadora de televisión Raquel Sánchez Silva, ocurrida el 30 de mayo de 2013, dictaminó en sus conclusiones que «los elementos que se extraen de las investigaciones del Fiscal, en opinión del juez, desmienten la tesis suicida y dejan pensar que Mario Biondo fue asesinado». El auto del juez italiano acabó archivando toda la investigación el 1 de agosto de 2022 en aquel país por la imposibilidad de realizar las pruebas técnicas necesarias y avanzar en la investigación.

El juez Aiello explica los antecedentes del caso Biondo para justificar el archivo de la causa y todo el trabajo que habían realizado las autoridades italianas tras la denuncia de la familia del cámara en Italia. El juez escribe que «las autoridades fiscales españolas (en realidad el juez) archivaban de modo casi inmediato el caso, clasificándolo como resultado de un suicidio derivado de un juego autoerótico». El juez asegura en su escrito de 9 folios a los que ha tenido acceso OKDIARIO que «parece necesario evidenciar (…) diversas lagunas investigadoras que han caracterizado las investigaciones conducidas en territorio español» y luego pasa a enumerar estas «lagunas».

El juez destaca que «resulta singular que un gesto de autolesión no haya sido precedido por manifestaciones de intentos suicidas, ni sea resultado acompañado del hallazgo de manuscritos que contengan las últimas voluntades del presunto suicida».

Las declaraciones de la viuda del fallecido, Raquel Sánchez Silva, «presentan innumerables puntos críticos y están repletas de contradicciones y de indicios revelatorios de mentira que habrían debido inducir a los fiscales españoles a un más preciso ahondamiento investigador dirigido a explorar (…) las relaciones entre Biondo y la susodicha Sánchez». En Italia el instructor de la causa, como en otros países de Europa, es el fiscal  por eso el juez insiste siempre en que deberían haber sido los «fiscales» españoles los que realizasen la investigación.

El 26 de septiembre los padres de Biondo acudieron a la Justicia italiana para que realizase investigaciones, el 1 de octubre del mismo año la Fiscalía de Palermo ordenó a los Carabinieri de la Compañía Plaza Verdi que iniciasen la investigación. El 24 de octubre la Policía italiana concluía que la tesis suicida de la muerte de Biondo no podía sostenerse en tanto «los familiares de Biondo evidenciaban que éste no había sufrido jamás de disturbios en su estado anímico, ni de otras patologías de tipo siquiátrico o psicológico (menos aún de depresión). Además, los familiares arrojaban serias dudas sobre la investigación española» e insistían en que Mario iba a comprar equipos de cámara para embarcarse en nuevos proyectos.

En este punto el juez italiano explica en que «el médico forense (español), al disponer la autopsia declaraba que sobre el cuerpo no había presentes señales de lucha y la muerte era atribuible a las 4 de la madrugada. El examen toxicológico (que como se verá más adelante resultará desmentido por sucesivos actos de investigación) señalaba la presencia de sustancias alcohólicas y de cocaína en la sangre de Biondo». Pero «dichos exámenes, sin embargo, han sido desmentidos por sucesivos exámenes forenses que revelan que ninguna extracción de orina fue efectuada al cadáver de Biondo».

EL 26 de noviembre de 2013 la Fiscalía italiana presentó una comisión rogatoria internacional para tomar declaraciones a cuatro testigos, a la empleada doméstica de la pareja, se solicitaba obtener el archivo fotográfico de la inspección ocular en el domicilio, obtener la información de «una tal Heidi» vecina de la casa de Biondo «con el fin de verificar si hubiese oído gritos o sonidos compatibles con una agresión a Biondo», también se pedían las facturas de los teléfonos del fallecido, su esposa y sus geolocalizaciones, tomar declaración a la esposa, al tío de Raquel Sánchez Silva, al manager de la presentadora y las conexiones log de la red fija de internet (se descubrió que al menos otra persona se conectó al wifi de Biondo aquella noche).

Las autoridades españolas respondieron a esta solicitud el 6 de diciembre de 2014 y «transmitía las transcripciones de las declaraciones testimoniales, la autopsia, los análisis químicos y toxicológicos y algunas fotografías efectuadas en el momento de la inspección inicial. La autoridad judicial española rechaza la solicitud de verificaciones sobre las celdas de los registros telefónicos y sobre los datos de la conexión a internet de red fijam señalando la inexistencia de los requisitos tales para disponer tales verificaciones, según la ley española», recogía el auto del juez italiano que añade que «ha sido imposible encontrar la verdad debido a los retrasos».

El 16 de diciembre de 2013 la Procuraduría de la República de Palermo dispuso la exhumación del cadáver del cámara italiano para realizar una nueva autopsia.  El 13 de junio de 2014 los fiscales italianos ya habían tomado declaraciones a Sánchez Silva, a V.G.G., H.T.H., G.G.S. A.A.M. y E.S.R., también declararía un italiano residente en España, N.L., a quien Biondo realizó una de sus últimas llamadas.

Aquí el juez explica que «las innumerables contradicciones contenidas en las declaraciones dadas por la viuda de Biondo, en opinión del que escribe, habrían debido inducir a los fiscales españoles (al juez) a elaborar un inmediato servicio de interceptación telefónica y ambiental dirigido a adquirir cualquier posible elemento útil para determinar la verdad de los hechos» y añade que debido al tiempo transcurrido «permanece irresuelta la duda relativa al hematoma detectado a Biondo en la zona temporal izquierda del cráneo, incluso visible en las reproducciones fotográficas y, en opinión del escribiente, incompatible con una dinámica suicida etiológicamente vinculable al deceso de Biondo».

También reseña el auto que «igualmente distónica respecto a la tesis suicida es la posición de los objetos retratados sobre la estantería donde fue encontrado el cadáver de Biondo, tenida en cuenta que el peso de éste último y los espasmos imputables a un hipotético suicidio, habrían debido ciertamente hacer caer muchos de los objetos que en cambio han permanecido en su puesto».

Todos estos elementos que se extraen de la investigación del fiscal, en opinión del juez, «desmienten la tesis suicida y dejan pensar que Mario Biondo fue asesinado».

Serie de TV

La trágica muerte del cámara Mario Biondo, esposo de la presentadora Raquel Sánchez Silva, llega a las pantallas de la plataforma Netflix este 3 de agosto en una docuserie de tres capítulos que ya ha generado controversia antes de estrenarse. La familia de Biondo se ha opuesto a la serie tras conocer que detrás de la misma estaba el antiguo productor de Sánchez Silva y, al mismo tiempo, han puesto una denuncia contra dos personas en un juzgado madrileño para tratar de esclarecer las circunstancias de la muerte de Mario Biondo, archivada como un suicidio en España y considerada un asesinato en Italia, refrendada por los investigadores españoles contratados por la familia, entre ellos el perito judicial Óscar Tarruella y el criminólogo Luis Duque.

La serie se titula Las últimas horas de Mario Biondo y en ella se intentará reconstruir lo ocurrido durante el 29 de mayo y la madrugada del día 30 hasta el fallecimiento del cámara italiano, aunque para la familia siempre ha primado la tesis del asesinato sobre la del suicidio.

Comentarios