Carolina Molas se va de la lengua sobre la crisis de su hijo Iñigo Onieva y Tamara Falcó

La madre de Íñigo Onieva se ha pronunciado sobre los insistentes rumores de crisis que habría entre su hijo y la marquesa de Griñón
Carolina Molas, madre de Íñigo Onieva, rompe su silencio y habla de su boda con Tamara Falcó
photo_camera Carolina Molas se va de la lengua sobre la crisis de su hijo Iñigo Onieva y Tamara Falcó

Según recoge Lecturas, si el año pasado Tamara Falcó (41 años) e Íñigo Onieva (36 años) ocupaban las portadas de revista por sus idas y venidas y su gran boda, este 2024 lo están haciendo por los rumores de crisis que envuelven a la pareja desde hace varias semanas. Una discusión en un restaurante, planes por separado y dormir en casas separadas no han hecho más que aumentar la atención sobre qué está pasando entre ambos. A lo largo de este tiempo han sido varias las personas que han hablado al respecto, como Isabel Preysler (72 años) y los propios Íñigo y Tamara, aprovechando su altavoz en 'El Hormiguero' para hablar de como han pasado a estar en el centro del foco mediático. Eso sí, sin desmentir nada.

Este viernes ha sido el turno de palabra de Carolina Molas, la madre de Onieva. Mientras salía de su vivienda, reporteros de 'Así es la vida' han logrado interceptarla y hacerle un par de preguntas al respecto de la crisis que, supuestamente, están viviendo los recién casados. Molas, algo molesta por como está escalando el tema, ha respondido de forma tajante y directa a las dudas de los periodistas. "Están felices y enamoradísimos, da gusto verles", ha afirmado Carolina. 

Carolina Molas

Sorprendidos por la clara respuesta, se ha insistido sobre si entonces desmentía definitivamente este momento de tensión en la pareja. "Yo no estoy aquí para desmentir a nadie. Si no desmienten ellos, ¿Qué voy a decir yo?", ha dicho, de forma directa, Molas. Además, también ha hecho referencia a los comentarios sobre que ya son varias las ocasiones en las que Tamara acude a dormir a casa de su madre en vez de a su ático. "Yo también he dormido en casa de mi madre estando casa", ha zanjado la suegra de Tamara antes de continuar su camino.

Tamara Falcó se pronuncia, por primera vez, sobre los rumores de crisis con Íñigo Onieva

Mientras que la semana pasada Tamara Falcó optaba por mantener un perfil bajo en la tertulia que realiza en 'El Hormiguero' junto a Juan del Val, Cristina Pardo y Nuria Roca, esta la marquesa de Griñón no ha tenido problema alguno en hablar sobre esta disputa entre su marido y ella. Era Pablo Motos quien le preguntaba directamente por el asunto, algo que había evitado hacer en las últimas semanas. "He leído que estáis en crisis", le ha dicho sin tapujos el presentador.

Falcó no ha tenido problema en continuar hablando del tema para dejar claro que lo que realmente está ocurriendo es que hay gente haciendo guardia en la puerta de su casa. "Dicen noticias de mentira de mí continuamente. Hay gente que se cree con derecho para mirar desde la calle con prismáticos. He tenido prensa en la calle todo este tiempo", explicaba, muy apurada. A pesar de todo, la marquesa de Griñón aseguraba que intentaba que todo esto no la agobiara. Eso sí, no ha pasado desapercibido que la hermana de Ana Boyer no ha desmentido rotundamente que entre ella y su marido pasara algo.

¿De dónde han surgido los rumores de crisis entre Tamara Falcó e Íñigo Onieva?

De dónde han salido? ¿Qué ha pasado para que se haya empezado a comentar? Todo comenzó cuando el podcast 'En todas las salsas' reveló que Tamara e Íñigo habían sido vistos discutiendo en un conocido restaurante del centro de Madrid, cuando comían con unos amigos. “Me cuentan que supuestamente Tamara Falcó e Íñigo Onieva tuvieron una discusión en un restaurante del centro de Madrid, en la calle Jorge Juan, hace unos días”, empezaba Jota.

Aunque no alzaron la voz, según Pedro Jota, miembro del programa, hacían aspavientos y gestos que demostraban cierta frustración y enfado el uno con la otra. “No fue una discusión a gritos porque ellos nos discuten así. Pero estaban teniendo una discusión y salieron cada uno por un lado del restaurante”, contaba. Una revelación que dejaba entrever que el desencuentro habría sido tal que cada uno de ellos habrían preferido irse por separado para tomar cierta distancia. “Él fue el primero en salir en un taxi y ella se quedó y luego salió del restaurante acompañada de dos amigas”, relataba el periodista. Esta disputa tomó mucha relevancia y todo el mundo se hizo eco porque la pareja no estaba en un reservado, sino a la vista del resto de clientes del restaurante. 

Comentarios