¡Ana María Aldón va a por él! Regresa a la casa de Ortega Cano quiera o no quiera

La bronca entre Ortega Cano y Ana María, según Rossi: "Él invita a su mujer a que se vaya de casa"
La "sucia estrategia" de Ana María Aldón para acabar con Ortega Cano y hacer más caja
photo_camera Ana María Aldón va a por él: regresa a la casa de Ortega Cano quiera o no quiera

Según recoge Informalia, a raíz de la gran bronca que la ex frutera tuvo con la hija de su marido en el domicilio conyugal, Ana María Aldón salió diciendo 'fu' como los gatos de la casa. Desde finales de julio está instalada en Costa Ballena, en Cádiz, aunque con la vista puesta en su regreso a la casa de Madrid (quiera José Ortega Cano o no quiera...).

Así lo ha adelantado Antonio Rossi este miércoles en El programa de Ana Rosa. "Tengo entendido que cuando su hijo tenga que volver para retomar el curso, ella piensa volver. Le guste o no le guste a Ortega Cano. Su casa es el domicilio conyugal y el domicilio de su hijo", ha asegurado el periodista. 

Por otro lado, ha desvelado que la diseñadora se largó de la casa después de que el torero la pusiera de patitas en la calle: "Le habían dicho que se fuera y estuvieron a punto de llamar a alguien". Desde que se marchara de su hogar, ha vuelto al domicilio en alguna ocasión para resolver algunos asuntos pero no se ha quedado a pernoctar. 

El matrimonio de Ana María y Ortega está en su peor momento. Desde hace unos meses no están bien, especialmente desde que la diseñadora comenzara a mostrarse públicamente decepcionada con el diestro por su actitud. Siente que él no la ha puesto en su sitio y que nunca le ha parado los pies a su hija, Gloria Camila.

Pese a todo, Ana María aseguró este fin de semana en Ya es verano que, por el momento, no han puesto sobre la mesa el tema del divorcio: "Nosotros no hemos hablado en ningún momento de separación, eso quiero dejarlo claro, no nos hemos sentado a hablar de separación ni de divorcio, crisis sí que hay, ¿y qué hacemos?".  En medio de los dos está el pequeño José María, que ya ronda los diez años. Están dispuestos a todo por él.

Comentarios