El juez Pedraz sentencia a Esther Doña: "Jamás voy a volver con ella ni a hablarla"

La revista 'Hola' cuenta todo sobre la jugarreta de Esther Doña
El juez Santiago Pedraz confirma su ruptura con Esther Doña: "no es la mujer que creía"
photo_camera El juez Pedraz sentencia a Esther Doña: "Jamás voy a volver con ella ni a hablarla"

Según recoge Informalia, el reportaje fotográfico que acompañaba el falso anuncio de matrimonio entre Santiago Pedraz y Esther Doña se realizó un mes antes de que se publicara la famosa portada de Hola. Fue el 24 de julio en Menorca y la entrevista se terminó de completar el 9 de agosto, es decir, dos semanas antes de que saliera a la luz. Cuando se cerró la edición, todo había terminado pero la viuda del marqués de Griñón se lo ocultó a la publicación, a pesar de que su ex novio le había pedido que comunicara la verdad al semanario. La ruptura a esas alturas era definitiva: llevaban dos semanas separados.

El pasado lunes, 22 de agosto, cuando el semanario cerró la edición, la viuda del marqués de Griñón fue informada por parte de la revista a la que había vendido la exclusiva de que ese mismo miércoles llegaría a los quioscos el compromiso. Esther Doña ya había roto de forma definitiva su relación con el juez pero no se lo comunicó a la publicación y dejó que saliera. "Ninguna comunicación de que nada hubiera cambiado entre ellos", una mentira por ocultación de la que fuera esposa de Carlos Falcó que corrobora la propia publicación este miércoles, con un artículo de opinión que acompaña a las obligadas explicaciones expuestas en este número.

Pero, dado que la relación entre el magistrado y la ex modelo se había terminado casi dos semanas antes de que se publicara que se casaban, el mismo miércoles 24 Santiago Pedraz  no tardó en ponerse en contacto con Hola: "Rompí la relación el pasado 12 de agosto", dijo el magistrado, confirmando lo que hemos venido publicando estos días. "Desde entonces, absoluta distancia", se reafirmaba el salmantino por teléfono y muy "asombrado", según explica el semanario. "Hay líneas rojas que no se pueden traspasar. Esther las pasó y por eso me planté y rompí", declara el juez. 

Esther negoció con la revista

Santiago Pedraz no ha cobrado ni ahora ni nunca por ningún reportaje que se acordó entre Hola y Esther Doña, que calló lo sucedido, ocultó a la publicación la verdad de su ruptura e impidió por tanto al semanario abortar la salida a la luz de esa portada o al menos posponerla.

Santiago Pedraz pidió a Esther Doña que no salieran esas fotos ni esa entrevista pero Esther no comunicó a la revista nada y decidió seguir adelante. La explicación que dio la marquesa viuda de Griñón al semanario es que era una bronca más y que en unos días estarían "tan felices como siempre", según explica Hola. Esther llegó a decir a la revista que no pasaba nada y que no existía tal ruptura: "Quedaos tranquilos, que, en unos días, se va a arreglar y estaremos tan bien como siempre", insiste la publicación.

Después de que Santiago Pedraz explicara a Hola que ya no estaba con Esther, una vez la revista estaba en los kioscos con lo que era una mentira como una catedral, por no decir una burla, fue cuando la ex del aristócrata insistió en eso de "Quedaos tranquilos, que en unos días se va a arreglar", pero finalmente tuvo que reconocer que, efectivamente, Santiago Pedraz había roto su relación y cancelado, por lo tanto, su boda, a través de un mensaje de WhatsApp.

Se pregunta la publicación si Esther quería forzar a Santiago a reconciliarse con la presión de la publicación del reportaje o si esperaba que todo se solucionara sin consecuencias. Esther, según habíamos supuesto, no había cobrado en ese momento ningún dinero por la entrevista, luego la publicación descarta el motivo económico.

Esther Doña, tachada de "irresponsable"

La revista dice que Esther Doña, fueran sus motivos los que fueran, "actuó de forma irresponsable" porque Pedraz "lo tenía clarísimo en ese momento y lo sigue teniendo", sostiene la publicación. "No voy a volver con Esther. No quiero hablar con ella", afirma con contundencia el magistrado. "Jamás voy a hablar mal de ella porque no la quiero perjudicar de ninguna manera, pero hay líneas rojas que no se pueden pasar y ella las pasó. Por eso me planté y rompí y por eso no me voy a mover", sentencia. El magistrado respondía a sus amistades cuando le llamaban para felicitarle lo mismo: "Ya no estamos juntos", repetía.

Comentarios