El juez Pedraz descubrió cómo es Esther Doña de verdad antes de romper con ella

Los dos protagonistas de la sonada exclusiva de boda a toda portada se han quedado mudos tras salir a la palestra que habrían roto su relación antes de que la revista llegara a los quioscos
El juez Santiago Pedraz confirma su ruptura con Esther Doña: "no es la mujer que creía"
photo_camera El juez Pedraz descubrió cómo es Esther Doña de verdad antes de romper con ella

Según recoge EsDiario, sin palabras. Así se quedó todo el mundo con la noticia de la ruptura de Esther Doña y Santiago Pedraz dos días después de anunciar en la portada de ¡Hola! su compromiso matrimonial tras un año de intensa relación. Al parecer la pareja habría emprendido caminos separados hace algunas semanas, pero a pesar de todo la viuda de Carlos Falcó habría decidido seguir adelante con la exclusiva y no informar a su revista de cabecera la realidad sobre su relación.

Ha sido el entorno del juez de la Audiencia Nacional el encargado de confirmar que Pedraz tomó la decisión de romper con su prometida hace varias semanas, tras una fuerte discusión en la que se dio cuenta que Esther "no es la mujer que él creía que era". "Estaba ciego de amor pero ahora está descubriendo cosas que no le gustan", reveló una persona muy cercana al magistrado a es.Radio, asegurando además que no piensa pronunciarse públicamente sobre su separación porque nunca ha hablado de su vida privada.

Esther Doña se queda "muda" en sus redes sobre su última exclusiva rosa

Mientras tanto, Esther (que suele contestar a sus seguidores y publicitar en redes sociales sus diferentes exclusivas) se mantiene alejada del foco mediático y guarda un llamativo silencio que hace sospechar que su ruptura podría ser definitiva, aunque parece que la malagueña piensa que es una crisis más de las que han vivido y tiene la esperanza de que se van a reconciliar.

Refugiado en su entorno más cercano Pedraz continúa su día a día en Madrid y en esta ocasión los reporteros del corazón le vieron en una céntrica terraza con un amigo, intentando olvidarse por unas horas de su crisis sentimental.

Muy serio, y firme en su postura, el juez sigue haciendo oídos sordos y, sin confirmar ni desmentir su ruptura, deja en el aire si hay posibilidades de reconciliación o si ha habido terceras personas que hayan influido en su decisión.

Comentarios