Carmen lanzó su vestido de novia por la ventana tras el sonado plantón de Juan Ortega

Tras la llamada de Juan Ortega, Carmen Otte reaccionó tirando el vestido de novia por la ventana
Carmen Otte lanzó su vestido de novia por la ventana tras el sonado plantón de Juan Ortega
photo_camera Carmen Otte lanzó su vestido de novia por la ventana tras el sonado plantón de Juan Ortega

Según recoge Informalia, se filtran nuevos detalles sobre la 'espantá' más famosa del año, la del torero Juan Ortega, que canceló su boda con la cardióloga Carmen Otte apenas media hora antes del "sí, quiero". Afirman que la noticia le llegó a la novia en peluquería y maquillaje, mientras se preparaba para el día más feliz de su vida, y que su reacción al descubrir que llegaría al altar fue radical: arrojó su vestido nupcial por la ventana.

El outfit más importante de aquel día fue uno de los grandes perjudicados por la decisión del diestro, que envió a dos amigos a darle la noticia a la que había sido su novia durante diez años. Ella, fuera de sí, arrojó el vestido (que colgaba impoluto de una percha) por la ventana, con tan mala suerte que cayó a un patio interior. Según Libertad Digital, los propietarios del mismo no se encontraban en su domicilio, por lo que el fantástico vestido estuvo varias horas en el suelo y a la intemperie.

No corrió tan mala suerte en menú de la boda, diseñado por el catering La Buganvilla y compuesto por 20 aperitivos (copita de gazpacho de tomate y fresones, orly de crema de bacalao y cucurucho de foie y crocanti, entre otros) y dos platos principales: una lasaña de perdiz crujiente con bechamel de foie y lubina asada, guiso de haba dulce y parmentier. De postre, suspiro de chocolate con sorbete de mandarina. Acabó haciendo las delicias de los asistentes a una zambombada que se celebraba en las mismas bodegas donde se iba a celebrar la boda y a comedor solidario.

"Tranquilo y liberado"

Cinco días después del "no quiero" de los novios, Juan Ortega sigue en paradero desconocido. Horas después de anular la boda se montó en el coche con su padre y se dirigió a Sevilla, seguramente a la casa de sus progenitores en la capital hispalense.

Dicen los que le conocen que está "tranquilo y liberado" y que sólo él y Carmen saben qué ha ocurrido realmente. Las dudas sobre el matrimonio por parte del torero venían de lejos, y ella era conocedora de los miedos del diestro a la hora de pasar por la vicaría.

Lo que parece claro es que no va a hablar. No va a redactar un comunicado oficial ni va a utilizar sus redes sociales para explicar qué ha pasado por su cabeza para tomar esta decisión. Quiere seguir siendo un personaje anónimo. Aunque lo va a tener muy complicado a partir de ahora.

Comentarios