sábado 28.03.2020

Rafael Amargo confiesa que perdió su virginidad con un profesor de danza

El bailarín se declara bisexual y asegura que "la gente hoy no sabe ni colocarse"

Rafael Amargo confiesa que perdió su virginidad con un profesor de danza
Rafael Amargo confiesa que perdió su virginidad con un profesor de danza

Su sexualidad estaba clara, pero, por si alguien todavía no se había enterado, ha decidido hacerlo pública, asegurando que es bisexual, aunque, para casarse o mantener una relación estable, prefiere las mujeres. Rafael Amargo incluso ha contado cómo y cuándo fueron sus primeras experiencias sexuales.

El juez de Top dance ha desvelado en el diario El País como fue su adolescencia cuando comenzó a tener sus primeras novias y que acabó enamorándose de su profesor de danza, "tenía una admiración tremenda y conseguí llegar al cariño de la piel. Yo tenía 16". Para él, "lo más bonito es que lo descubrí por amor, no por vicio".

Además ha confesado que "cuando abandoné Granada en 1991, para mudarme a Madrid, tuve una relación con un hombre muy influyente en el mundo de las artes". De la misma recuerda que dormía debajo de "cuadros de Matisse, Picasso y Gordillo", así como que "me paseé por todas las ferias de arte del mundo".

El nombre de ese artista no lo ha desvelado, pero sí el de la única personalidad destacada con la que mantuvo una relación sentimental, Stéphane Rolland, "estuvimos juntos durante un par de años en París", al que define como "uno de los grandes maestros de la costura de la moda".

El coreógrafo puntualiza que "tengo la suerte de estar con ese tipo de personas porque mi naturalidad les gusta. Yo soy muy salvaje" así como que "es más fácil armar una familia con una mujer que con un hombre. Con un hombre es complicado. Existe mucha promiscuidad"-

El que fuera concursante de ¡Mira quién salta! subraya una situación surrealista que vivió con el mismísimo Brad Pitt: "Yo estaba en una discoteca en París, en 2004, con la cantante Gala",salí a bailar y, de repente, se levantan dos tipos a apartarme. Y el tipo de la gorra dice a los otros dos: 'No, no, tranquilos'".

Poca tranquilidad es la que vivió en sus primeros día a su llegada a Madrid, "llegué a Madrid y trabajé con 16 años con Lola Flores y Antonio El Bailarín.¿Usted sabe las cosas que yo he visto en esa gira?", y el mismo se responde, "ahora aguanto menos porque ya no quedan Lolas. Lola sabía estar de fiesta. La gente hoy no sabe ni colocarse. No saben beber. Se malcolocan".

Fuente: Estrella Digital

Más información en vídeos 
Comentarios