viernes 3/12/21

'Operación perdón': el gabinete de crisis que obligó a la Reina de España a hacer teatro

Tras la escena en la Misa de Pascua de Palma de Mallorca, la imagen de la Reina Letizia y de la Princesa de Asturias había sufrido un "estropicio brutal". Por eso, la operación de rodilla del Rey se convertía en el escenario perfecto para la reconciliación real. El criterio de Felipe VI se impuso: también Leonor tenía que 'pedir perdón' a su abuela

El Rey Felipe VI dice que 'todo está bien' tras visitar a su padre con la Familia Real
'Operación perdón' a Letizia y Leonor: el gabinete de crisis que obligó a la Reina a hacer teatro

Según informa Cristina Coro en EL ESPAÑOL, "las niñas van el domingo con la Reina Sofía  o sí". Así de tajante se mostró Felipe VI ante su mujer en la reunión que tuvo lugar, el pasado jueves 5 de abril, para intentar solucionar la ya llamada crisis de las Reinas. Conocedor del lío que se había montado y preocupado por la imagen que se estaba dando de su hija mayor, la Princesa de Asturias, el Monarca tenía claro lo que había que hacer: tanto Letizia como Leonor tenía que pedir perdón, pero no a su madre, la Reina Sofía -hay cosas que ya no tienen solución-, sino a toda España.

¿Quién le iba a decir a Zarzuela que -por una vez- una de las muchas operaciones quirúrgicas de don Juan Carlos le iba a venir tan bien?

La intervención en la rodilla derecha del Rey emérito llevaba semanas programada. El doctor Primitivo Gómez Cardero, jefe de Traumatología del Hospital Universitario de La Moraleja, tenía ya fecha para sustituir un implante que don Juan Carlos llevaba en la articulación desde hacía muchos años.

No se trataba de nada complicado. Un par de días ingresado para ver que el cuerpo de don Juan Carlos, de 80 años, reaccionaba bien y a casa. Si todo marchaba en orden, en un principio, en Zarzuela sólo se planteó la visita al centro médico el sábado siguiente de dos personas, la Reina Sofía y Felipe VI. Ni Letizia, ni las nietas Leonor y Sofía.

Un estropicio "brutal"

Pero todo cambió el domingo anterior, 1 de abril. Tras la escena en la Misa de Pascua de Palma de Mallorca, el plan dio un giro de 180 grados, la operación de rodilla del Rey se convertía en el escenario perfecto para la reconciliación real.

El domingo de Resurrección ha hecho un "estropicio brutal" en la imagen de la Reina. Tras producirse los hechos -y una vez que el vídeo empezó a circular por las redes sociales y tras pasar la línea que hace que algo viral se convierta en portada de periódico-, Zarzuela empieza a verle las orejas al lobo. Una vez más, reaccionaron tarde. Al tratarse de una escena más de la familia, nadie de la Casa se sorprendió. Ya se les pasará el disgusto, todo queda dentro.

Sin embargo, 48 horas después, el martes 3 de abril, el vídeo llega a manos del tuitero Por el rabillo del ojo. El huracán Letizia, enemiga de España empieza a recorrer las redes.

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Comentarios