lunes 2/8/21

La carta de Mila Ximénez para cuando ella se fuera: "Que mi nieto lea esto cuando yo ya no esté"

Jorge Javier cuenta en su carta cómo fue su despedida de Mila Ximénez: "Gracias por dejarme mirarte a los ojos por última vez"
La carta de Mila Ximénez para cuando ella se fuera: "Que mi nieto lea esto cuando yo ya no esté" - Fotografía: LECTURAS
La carta de Mila Ximénez para cuando ella se fuera: "Que mi nieto lea esto cuando yo ya no esté" - Fotografía: LECTURAS

Según recoge Informalia, la periodista sevillana que falleció este miércoles en Madrid a los 69 años fue diagnosticada de cáncer de pulmón en junio de 2020 pero 13 años antes de su adiós, el día 23 de enero de 2007, Mila Ximénez recibió una llamada que le hizo "brincar el alma" y cambió su vida para siempre.

Se refería al nacimiento de su primer nieto, Alexander, hijo de Alba Santana y Aviv Miron. Años después, Ximénez recordaba uno de los días más felices de su vida y escribía esto: "Quiero que mi nieto lea esto cuando yo ya no esté". Esta carta fue enviada a Lecturas el 20 de enero de 2016 y solo cinco años después ya no está entre nosotros.

Mila recibió aquella noticia de que se había convertido en abuela, descubriendo la razón por la que no estuvo junto a Alba en el parto: "¡Mamá!¡Ya está aquí Alexander!", le había dicho su hija.

"Alexander olía igual que Alba cuando nació. Abrí la puerta de la habitación y olí el mismo perfume que cuando nació mi hija. Y además tenía la magia de ver a esa niña sosteniendo en brazos a Alexander, su primer hijo. No se podía ser más feliz. Toda la estructura de mi vida se volvió a colocar. Y en segundos se estaba convirtiendo en un edificio sólido y lleno de luz. Han pasado nueve años y cada día que miro a Alexander recuerdo con la misma intensidad el primer día que le cogí en brazos. Temblaba como cuando era niña y abría mis regalos de Reyes. Así que, este es mi homenaje a mi nieto. Quiero que cuando yo ya no esté, pueda leer esto, y saber que cada día que me oprime, suelto lastre y sigo caminando. Porque al final de cada recorrido siempre están ellos esperándome en la meta".

"Hay una pregunta que Alexander me hace con frecuencia: 'Abuela, ¿tú en qué trabajas?'. Y yo respondo: 'En la tele. ¿Me ves, no?". Y él me dice: 'No. Yo te veo hablar con tus amigos, pero trabajar, no. Entonces yo me cuelo en esos ojos azules y le sonrío'.

"Me gustaría contarlo de forma que sintieran incluso mis latidos cuando oí la voz de Alba, mi hija", explicaba Mila. "Alba procura evitar mi presencia en momentos tensos", aconsejaba a su única hija.

"Estoy segura de que el taxista que me llevó ese día a la clínica Ruber no habrá olvidado fácilmente la pesadilla de ese trayecto. En vez de respirar, yo convulsionaba y le decía cada 30 segundos: '¿Está seguro de no haber cogido el trayecto más largo? No me suena nada este camino'. Y me revolvía en el asiento hablando con un enemigo imaginario que me ponía zancadillas para llegar más tarde a la meta más feliz de una vida que empezaba a sonreírme por fin. El taxista me miraba por el retrovisor temiendo que le cogiera del cuello y le asfixiara lentamente, como una asesina en serie. "¡Por favor! ¿Se puede tranquilizar, señora? Va a sufrir un infarto". Pero lo cierto es que temía sufrirlo él".

"Cuando aquel me soltó en la puerta del hospital estuvo a punto de arrancarme un abrazo. Me contuve. Si hago un gesto más su corazón no lo habría soportado. Así que yo, a lo mío. A trotar por los pasillos con la misma cara de loca con la que me bajé de ese trayecto, que viví como un secuestro. Os preguntaréis por qué no estaba en el momento del parto. Alba procura evitar mi presencia en momentos tensos. Y ahora habéis entendido por qué. Soy nula para mantener la calma. La mía, y sobre todo las de los demás", admitía la mujer con más carácter que ha pasado por Mediaset.

LA DESPEDIDA DE JORGE JAVIER

Por otra parte, Jorge Javier Vázquez fue uno de los grandes pilares de Mila Ximénez en su valiente lucha contra la enfermedad e incluso se pudo despedir de ella en persona, una semana antes de su triste pérdida por el cáncer de pulmón. Tal y como adelantamos en Informalia, el presentador, además, le tenía preparada una desgarradora carta de despedida que ya ha visto la luz.

En la carta, publicada este jueves en su blog de Lecturas, se lee: "Ay, Mila! ¿Sabes que no estoy triste? Hija mía, tanto tiempo esperando este momento y ahora no estoy triste, para que tú veas cómo son los cosas. Triste llevaba hace ya algún tiempo. Cuando empecé a darme cuenta de que te ibas a marchar, échale unos cuantos meses atrás", comienza diciendo el presentador. 

Después, explica cómo han sido las sensaciones que ha experimentado a lo largo de los últimos meses de su amiga: "Antes de estar triste estuve cabreado. Incluso contigo, te lo confieso. Porque para mí jamás has sido una señora que me llevara casi veinte años, sino que eras una compañera de vida de mi misma edad. No, tampoco era eso. Rectifico. Tiene más que ver con que en nuestra relación no existía la edad porque disfrutábamos de muchas cosas en común".

Para Jorge fue muy difícil ser testigo del mal momento que atravesaba su fiel amiga: "No soportaba que en algún momento te quejaras de algún dolor porque tú, mi compañera, mi amiga, no podías tener dolores. Mi cabeza no podía aceptar que una enfermedad te machacara. Pero justo ahora que te lo he confesado me doy cuenta de que en realidad no estaba cabreado contigo, sino con la vida. Esa misma que me ha permitido disfrutarte durante muchísimos años y que por ese no le guardo rencor, sino agradecimiento. Así que... Gracias, vida. Gracias siempre".

A continuación, explica que todos están destrozados por su perdida: "¡Hay que ver la que nos has montado, guapa! Que tienes al personal revuelto de dolor, te lo tengo que decir. Con la mala leche que has gastado a veces - muchas, pero con gracia - y el amor que dejas. Ni te lo imaginas". 

Más adelante, ha desvelado el último mensaje que recibió de ella: "El domingo 13 de junio me escribiste un mensaje a las doce y media del mediodía diciéndome: 'Parece que esto se acaba'. Al ratito me llamaste y me contaste que Alba llegaba al día siguiente. Y que después de hablar con ella organizarías alguna visita. Me hablaste también de un nuevo tratamiento y percibí que, aunque cansada, tenías ganas de seguir luchando". 

Tras esta llamada el presentador le pidió a su médico que le subiera la dosis de antidepresivos por el mal momento en el que se encontraba de ánimo, y el profesional al mismo tiempo le dio otro consejo: "Que me despidiera de ti. Que hiciera todo lo posible por ir a verte antes de que te marcharas, te cogiera de la mano y te diera un beso".

Casualmente, después recibió una llamada de Alba porque Mila quería verlo: "'Mamá quiere verte. Lo antes posible, Jorge, porque esto va muy rápido'. Acabé de almorzar rápidamente, me duché y me planté en tu casa. Ahora quiero darte las gracias, Mila. Gracias por querer despedirte de mí. Gracias por dejarme agradecerte que estés en mi vida. Gracias por dejarme decir 'te quiero'- Gracias por haberme dejado mirarte los ojos por última vez". 

Así las cosas, ha contado cómo fue el desgarrador momento: "Me arrodillé y te cogí de la mano. En un primer momento te lamentaste de lo rápido que había ido todo, pero no te regocijaste en la pena. Inmediatamente me dijiste: 'Anda que la de aventuras que hemos vivido juntos'. Y sonreíste. Y yo igual, aunque también lloraba, claro. Pese a todo ahí seguía mi Mila. Mi compañera. Recodando grandes episodios de nuestra vida en común". 

A la estrella de Mediaset le alivió encontrar a Mila serena y con calma pese a todo lo que llevaba por dentro: "Estas serena, tranquila, y me reconfortó muchísimo la situación, porque me hubiera partido el alma verte angustiada. Pero no. Hablamos de la despedida con naturalidad, sabiendo que era lo que tocaba en ese omento. Incluso me atreví a decirte: 'Por favor, hazme alguna señal. Solo te pido que me hagas alguna señal. Y me maravilló tu respuesta: 'Si me dejan...'".

Después, le pidió que siguiera escuchándole: "Te pedí que no te durmieras todavía, que esperases un poquito porque porque quería dedicarte unas palabras. Y tú sonreíste porque sabías que te iba a decir cosas bonitas. Yo, que soy tan cardo. Y me gustó mucho esa sonrisa de mujer coqueta que sabe que la van ha halagar. Intenté decirte lo mucho que significas en mi vida. Y te aseguré que estuvieras tranquila, que no te íbamos a olvidar. 'Eso ya lo sé yo', contestaste. 'Seguro que cualquier chorrada os recordará a mí'. Tenlo claro, Mila, tenlo claro'". 

Por último, estas fueron sus palabras de despedida: "'Estás cansada, ¿Mila?'. 'Sí', capté el mensaje. Me acurruqué junto a ti, te abracé. Me dijiste al oído: 'Te quiero', y te respondí: 'Yo más'. Y me fui, luchando con unas ganas locas que quedarme acurrucada junto a ti el resto del día". 

Las palabras de despedida del presentador fueron impresas antes del triste fallecimiento de Mila, tal y como adelantamos en Informalia, y salen a la luz este jueves, en la edición especial que ha lanzado la revista donde trabajaba la colaboradora. El de Badalona también se despidió de ella en las redes sociales; en Sálvame, donde todos sus compañeros le rindieron en directo un especial y sentido homenaje; y en Supervivientes. 

Junto a estas palabras se suman también las de Terelu Campos, otro de los grandes apoyos de Mila que comprendía perfectamente la situación que estaba atravesando su amiga. Ella misma superó en dos ocasiones la enfermedad. Ahora todos lloran la muerte de una de las tertulianas que más momentos gloriosos ha protagonizado en los últimos años. DEP.

Comentarios