Muere Concha Velasco a los 84 años: adiós a la eterna 'chica ye-yé' del cine español

La actriz española ha muerto este sábado, 2 de diciembre, en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda. Sus hijos confirmaban la triste noticia. Su capilla ardiente ha sido instalada en el madrileño Teatro La Latina y su funeral se celebrará este domingo en la Catedral de Valladolid
"La salud de Concha Velasco no pasa por un buen momento", asegura su entorno
photo_camera Muere Concha Velasco: adiós a 'la chica yeyé' que rompió todas las normas por amor

La actriz Concha Velasco ha fallecido este sábado a los 84 años en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid), han confirmado sus hijos, Manuel y Paco Martínez.

"Lamentamos informar de que nuestra madre, Concha Velasco, ha fallecido hoy sábado 2 a las 02:00 en el Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, habiendo recibido los Santos Sacramentos, a consecuencia de una complicación en su enfermedad", ha informado la familia en un comunicado.

Velasco sufrió un cáncer linfático en 2014, y tras la pandemia ella misma reconocía que su estado había empeorado. Fue en marzo de 2022 cuando su hijo Manuel anunció ante los medios de comunicación que su madre se encontraba ingresada en una residencia para que estuviese atendida durante las 24 horas del día.

"No tenemos más que palabras de agradecimiento para el personal del hospital, y el de las residencias Santa Matilde y Orpea Punta Galea que tan bien han cuidado de ella en estos difíciles tiempos", afirman.

Sus hijos dicen ser "unos afortunados por haber gozado de la mejor madre del mundo y por recibir el cariño de tantos españoles que la quieren y la admiran" y dan las gracias a todos.

"Rogamos una oración por el descanso eterno de su alma. Nuestra familia también se lo agradecerá" concluye el comunicado firmado por sus hijos, Manuel y Paco.

Su funeral se celebrará a las 12.00 horas de este domingo en la Catedral de Valladolid. Los restos de la actriz descansarán en el Panteón de Vallisoletanos Ilustres del Cementerio del Carmen.

MULTITUDINARIA DESPEDIDA EN LA LATINA

Familiares, numerosos amigos, compañeros, artistas, políticos y numerosos ciudadanos se han acercado este sábado a la puertas del Teatro La Latina donde se ha instalado la capilla ardiente de la actriz para rendirle un multitidunario homenaje y dar su despedida a la reconocida actriz.

Manuel Velasco, el mayor de los dos hijos de Concha Velasco, ha querido agradecer a las puertas de la capilla ardiente las muestras de cariño recibidas "de tantos españoles que la quieren y la admiran", y ha destacado lo "afortunados" que han sido por haber "gozado de la mejor madre del mundo".

El presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, ha acudido hasta la capilla ardiente, donde ha dicho que el cine, la televisión, la cultura o el teatro en España "no se conocería y no se podría entender sin la aportación de Concha Velasco".

La vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, amiga de Concha Velasco, y la ministra de Defensa, Margarita Robles, también han acudido para despedirse y presentar sus condolencias a los familiares de la artista que ha fallecido a los 84 años.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha afirmado que el público perdió a Concha Velasco en el momento que dejó los escenarios. "Da un poco de pena recordar esos años sobre todo de una Concha Velasco tan alegre, vibrante, desinhibida, que nos ha representado a tantos, la España de todos se queda en el recuerdo".

Díaz Ayuso también ha afirmado que desde el Gobierno autonómico se llevará a cabo un homenaje a su figura, pero que se hará "con cabeza, con criterio, no de manera ocurrente", por lo que informará de ello en las siguientes semanas.

Entre las figuras del espectáculo que se asistieron a la despedida se encontraba la actriz Marisa Paredes, quien ha expresado mucho dolor por la pérdida de Concha Velasco y se ha referido a ella como "una gran luchadora y una enorme trabajadora", y ha añadido que lo bueno de su cine "es que queda".

También ha acudido esta mañana a las puertas del teatro la actriz Cristina Castaño, quien entre lágrimas ha recordado cuando fue escogida por Concha Velasco durante un casting y con quien dice mantenía contacto y "había sido una persona muy especial" para ella. Asimismo, la actriz Rosa Valenty se ha mostrado conmocionada por la pérdida de Concha Velasco.

El presentador de televisión José Manuel Parada y el cineasta Paco Arango han contado que apenas un mes atrás pudieron visitarla en la residencia donde se encontraba y han recordado que ese momento "era como una despedida". "Ella estaba muy cansada, pero lúcida", ha afirmado Arango, quien ha querido trasladar a los medios fuera del recinto que estuvo acompañada de sus hijos en sus últimos momentos de vida.

Entre otros compañeros actores que asistieron a dar un último adiós a la artista estuvo Antonio Resines o José Sacristán, que recordaron buenos momentos de trabajo con Concha Velasco, así como el presentador de televisión, Jota Abril y el presidente de la Academia de Cine, Fernando Méndez-Leite.

Al Teatro de La Latina pasaron a presentar sus condolencias a la familia figuras de otros ámbitos como la modista española, Elena Benarroch, quien ha calificado a Concha Velasco como "una amiga extraordinaria y una actriz extraordinaria". También el Padre Ángel, quien ha dicho que recuerda con alegría a la actriz y que recuerda que uno de sus últimos deseos era "ir a San Antón a servir los desayunos a los 'sintechos'".

LA ETERNA 'CHICA YE-YÉ'

Desde que a los diez años comenzara a estudiar Danza Clásica y Española en el Conservatorio Nacional de Madrid, la vallisoletana Concha Velasco, fallecida este 2 de diciembre a los 84 años, desarrolló una prolífica y exitosa carrera como actriz y cantante que la convirtió en un referente de la interpretación en España tanto en el cine como en el teatro y la televisión.

Responsable de éxitos cinematográficos desde los años 50 hasta la actualidad con títulos como 'Las chicas de la Cruz Roja', 'Juicio de faldas', 'La Colmena', 'Esquilache', 'Más allá del jardín', 'París-Tombuctú', 'El oro de Moscú' o 'Malasaña 32', la actriz participó en cintas de muy diversos géneros y destacó también por sus interpretaciones musicales en las mismas, como en 'Historias de la televisión', en cuya banda sonora se incluía el tema 'La chica ye-ye', que quedaría asociado a su figura.

También en el teatro pudo dar rienda a su faceta de cantante en obras como la comedia musical '¡Mamá, quiero ser artista!', estrenada en 1986 con libreto de Juan José de Arteche, que narra la aventura de una joven que llega a Madrid desde un lugar indeterminado de la España rural acompañada por su madre para triunfar en el mundo del espectáculo y que recuperó temas señeros de algunas de sus películas como 'Las chicas de la Cruz Roja' o 'El día de los enamorados'.

Nacida en la calle Recondo de Valladolid el 29 de noviembre de 1939, Concha Velasco era hija del comandante de caballería Pío Velasco y de la maestra republicana María Concepción Varona. Su abuelo materno, Jesús Varona, había compuesto en 1935 un himno de Valladolid encargado por la Diputación Provincial que sería postergado durante la dictadura.

Siendo niña, Concha Velasco se mudó primero a Larache --entonces protectorado español de Marruecos-- y más tarde a Madrid, donde inició su formación como bailarina para estrenarse en el cuerpo de baile de la Compañía Nacional de Ópera de La Coruña. Más tarde trabajó en la compañía de Manolo Caracol como bailaora flamenca para incorporarse después a la de Celia Gámez, en la que estrenó 'El águila de fuego'.

La artista inició su carrera en el cine a los 16 años en 'El bandido generoso' (1954). Ya como coprotagonista participó en 'Muchachas en vacaciones' (1957) y 'Las chicas de la Cruz Roja' (1958), donde alcanzó gran éxito en compañía de Tony Leblanc, con el que compartiría numerosas apariciones en la gran pantalla como en 'Los tramposos' (1959), 'Vida sin risas' (1959), 'El día de los enamorados' (1959), 'Amor bajo cero' (1960), 'Julia y el celacanto' (1961) o 'Historias de la televisión' (1965), donde interpretó la famosa canción de Augusto Algueró y Antonio Guijarro 'La chica ye-ye', título con el que pasaría a ser conocida la vallisoletana, a la que por entonces el gran público llamaba Conchita Velasco.

Con el popular Manolo Escobar participaría en cintas como 'Pero... ¿en qué país vivimos?' (1967), 'Relaciones casi públicas' (1968), 'Juicio de faldas' (1969), 'En un lugar de la Manga' (1970), 'Me debes un muerto' (1971) o 'Los gallos de la madrugada' (1971). Otros nombres destacados de la interpretación con los que trabajó en aquellos años fueron Alfredo Landa, José Luis López Vázquez o Antonio Ozores.

Con el fin del franquismo y el inicio de la Transición comenzó a interpretar papeles más serios como en 'No encontré rosas para mi madre' (1973), con Gina Lollobrigida y Danielle Darrieux; 'Tormento' (1974); 'Pim, pam, pum... ¡fuego!' (1975), de Pedro Olea; 'Un lujo a su alcance' (1975); 'Las largas vacaciones del 36' (1976); 'Esposa y amante' (1977); 'La colmena' (1982), de Mario Camus, o 'Esquilache' (1989) de Josefina Molina, por la que aspiró al Goya a la Mejor Actriz de Reparto'.

ÚLTIMAS PELÍCULAS

Sus últimas apariciones en el séptimo arte fueron 'Más allá del jardín' (1996), donde de nuevo estuvo nominada al Goya, en este caso como Mejor Actriz; 'París-Tombuctú' (1999), la última que dirigió Luis García Berlanga; 'Km. 0' (2001); 'El oro de Moscú' (2002); 'Bienvenido a casa' (2005); 'B&B' (2006); 'Chuecatown' (2007); 'Enloquecidas' (2008); 'Rabia' (2009), o el filme de terror 'Malasaña 32' (2020).

En 2012 recibió el Goya de Honor a su carrera, mientras que un año después se le concedió la Espiga de Honor de la 58 Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), en la que ya había ganado la Espiga de Oro a Mejor Actriz en 1985 por su actuación en 'La hora bruja'.

En teatro comenzó protagonizando revistas y comedias durante la década de los 60, junto a clásicos como 'Don Juan Tenorio' (1964), basada en la obra de su paisano José Zorrilla, durante una de cuyas representaciones conoció al actor y productor Paco Marsó, con el que más tarde contraería matrimonio en 1977 y con quien tuvo a su segundo hijo, Francisco Martínez Velasco.

Previamente la artista había tenido otro hijo, Manuel, fruto de su relación con el director de fotografía Fernando Arribas, que fue adoptado por Paco Marsó y cuya verdadera paternidad fue revelada por la actriz en 2021. También era tía de la también actriz Manuela Velasco.

En 2005 se divorció de Paco Marsó y en 2014 desveló que luchaba contra un cáncer linfático. Tras someterse al correspondiente tratamiento, recuperó su actividad profesional unos meses después.

En 1977 estrenó 'Las arrecogías del beaterio de Santa María Egipciaca', de José Martín Recuerda, junto a Pilar Bardem y María Luisa Ponte, en la que Concha interpretó a la célebre Mariana Pineda, condenada a muerte por bordar una bandera liberal en 1831.

En 1986 llegaría el turno del éxito musical 'Mamá, quiero ser artista', mientras que en 1998 actuaría en 'La rosa tatuada', adaptación de la obra de Tennessee Williams.

DEL TEATRO AL MUSICAL DE BROADWAY

En 1999 Antonio Gala escribió para ella 'Las manzanas del viernes', con la que obtuvo un gran éxito y tras el que participó en la versión del musical de Broadway 'Hello, Dolly!' (2001).

Junto a Nati Mistral y Paco Valladares actuó en 'Inés desabrochada' (2003), también de Antonio Gala, mientras que desde abril de 2009 y hasta mediados de 2011 representó la obra de Josep María Pou 'La vida por delante'. Su siguiente proyecto teatral fue 'Concha, yo lo que quiero es bailar', estrenada en Valladolid en septiembre de 2011.

En 2012 intervino en el Festival de Mérida junto a José María Pou y Maribel Verdú en la obra 'Hélade' y un año más tarde lo hizo con 'Hécuba', de Eurípides. En 2016 encarnó al personaje histórico de Juana la Loca en un monólogo escrito por Ernesto Caballero y dirigido por Gerardo Vera en el Teatro de La Abadía de Madrid.

En 2018 encabezó la obra 'El funeral' en el Teatro La Latina de Madrid, escrita por su propio hijo, Manuel Martínez Velasco, quien también firmaría 'La habitación de María', con la que se subiría por última vez a los escenarios a finales de 2021.

En televisión, Concha Velasco trabajó en programas como Estudio 1, de TVE, donde entre otros títulos interpretó 'Una muchachita de Valladolid' (1973), título que también se ligaría a su personalidad como el de 'La chica ye-ye'.

Su actuación más destacada en la pequeña pantalla sería, no obstante, el de 'Teresa de Jesús' (1984), emitida en TVE y en la que daba vida a la mística abulense. También presentó diversos programas como 'Cine de Barrio', cita insustituible de las tardes de los sábados en la televisión pública.

Sus últimos trabajos en TV fueron 'Motivos personales' (2005), en Telecinco; 'Herederos' (2008), en TVE; 'Gran Hotel' (2011), de Antena 3; 'Velvet' (2016), también en Antena 3, y 'Las chicas del cable', de Netflix, donde interpretaba a la malvada Carmen Benavides. Desde febrero de 2022 vivía en una residencia del centro de Madrid.

Comentarios