sábado 6/3/21

Muere la actriz Rosa María Sardà a los 78 años víctima del cáncer que padecía

La intérprete ganó dos Goya
Rosa María Sardá será homenajeada en el VI Festival de Cine de Calzada
Muere la actriz Rosa María Sardà a los 78 años de edad víctima de un cáncer que padecía

Actriz, humorista, presentadora de televisión, Rosa Maria Sardà, una mujer directa y consecuente, ha fallecido hoy en Barcelona a los 78 años, después de que hace seis le hubieran diagnosticado un cáncer y consciente de que morir es una consecuencia de estar vivo, tal como dijo en su última entrevista.

Autodidacta, hija de una familia vinculada al mundo del espectáculo, había nacido en la capital catalana en 1941, y a lo largo de una prolífica carrera interpretó todo tipo de papeles, desde algunos tremendamente trágicos, a otros en los que pudo mostrar sus cualidades como actriz de comedia.

En palabras del director Xavier Albertí, era la "mágica combinación de la Xirgu y Mary Santpere".

Creció en el barrio barcelonés de Horta, donde en su juventud combinó los trabajos ocasionales de todo tipo con el teatro de aficionados, en unos momentos nada fáciles, puesto que perdió a su madre, forjándose un carácter luchador, una fuerte personalidad.

Debutó en la escena profesional con 24 años, en la obra "Cena de matrimonios", de Alfonso Paso, y cuatro años después fue la protagonista de "El Knack" (1969), una obra que la consagró en la escena teatral, dirigida por Ventura Pons, con quien repetiría en numerosas ocasiones en películas como "Actrius".

El reconocimiento del gran público en toda España le llegó inicialmente gracias a la televisión, donde presentó programas de gran éxito, como "Ahí te quiero ver" (TVE), en la década de los ochenta, junto a Enric Pous, su "Honorato" particular y que los que tienen una cierta edad todavía recuerdan por sus tronchantes conversaciones de sofá.

Asimismo, dejó huella como maestra de ceremonias de los Premios Goya en tres ocasiones, en 1993, 1998 y 2001.

Teatro, cine, televisión, su presencia fue habitual tanto en Barcelona como en Madrid, interpretando obras como "Esperando a Godot", de Samuel Beckett; "Madre Coraje y sus hijos", de Bertolt Brecht; "Wit", de Margaret Edson, o "La casa de Bernarda Alba", de Federico García Lorca, junto a Núria Espert.

A lo largo de su carrera teatral trabajó con autores y directores como Terenci Moix, Josep Maria Benet i Jornet, Lluís Pasqual, Adolfo Marsillach y Mario Gas, y los expertos creen que nadie como ella leyó y pronunció los textos de Josep Maria de Sagarra.

Hermana del periodista Xavier Sardà, debutó como directora teatral en el año 1989 en el Lliure con la obra "Ai, carai", del recientemente fallecido Josep Maria Benet i Jornet, que la consideraba "Dios" junto con Núria Espert.

En el Lliure, de la mano de su amigo Lluís Pasqual, protagonizó otros momentos inolvidables con obras en los últimos años como "El caballero de Olmedo" (2014) y "CrecEnUnSolDéu" (2015), monólogo en el que interpretó a tres mujeres distintas que reflexionaban sobre el conflicto de Gaza.

En el mundo del celuloide, participó en más de medio centenar de películas como "Moros y cristianos", de Luis García Berlanga; "La niña de tus ojos", de Fernando Trueba; "Airbag", de Juanma Bajo Ulloa; "Alegre ma non troppo", de Fernando Colomo; "Todo sobre mi madre", de Pedro Almodóvar; "Te doy mis ojos", de Iciar Bollaín, y "Ocho apellidos catalanes", de Emilio Martínez-Lázaro.

Su última película fue "Salir del ropero", cuyo estreno se tuvo que posponer hace unos meses por la pandemia de coronavirus, que protagonizó junto a Verónica Forqué, y dirigida por Ángeles Reiné, a quien le dijo hace unos meses que dejaría de tomar más pastillas para luchar contra el cáncer, una enfermedad que siempre "gana".

A lo largo de su trayectoria obtuvo el reconocimiento del público y de la crítica, con numerosos premios, como dos Goya como Mejor Actriz de Reparto por "Sin vergüenza", y otros galardones, como la Creu de Sant Jordi en 1994, que acabó devolviendo años después por estar en desacuerdo con el gobierno catalán; el Butaca de Honor de Teatro de Cataluña y la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes.

También fue distinguida con el Premio Max de Honor 2015 "por ser una figura clave en la historia de las Artes Escénicas" y con el Premio Gaudí de Honor 2016, otorgado por la Academia del Cine Catalán por "el carácter y personalidad con que ha dotado sus interpretaciones a lo largo de una fructífera trayectoria".

Mujer de izquierdas y comprometida, el año pasado fue una de las firmantes de un manifiesto de intelectuales, artistas y políticos, que pedía a los partidos catalanes que no impidieran la designación del líder del PSC, Miquel Iceta, como senador autonómico para que pudiera ser nombrado presidente del Senado, algo que no sucedió.

Rosa Maria Sardà estuvo casada con Josep Maria Mainat, que fue miembro del grupo catalán "La Trinca", padre de su hijo Pol, y su funeral será "estrictamente privado", según ha confirmado a Efe su agencia de representación.

Nada más conocerse su deceso, han mostrado su pesar en las redes sociales desde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al presidente de la Generalitat, Quim Torra, o directores como Juan Antonio Bayona, actores como Antonio Banderas, Javier Cámara o Julián López, y comunicadores como Julia Otero y Jordi Évole.

En este 2020, la Sardà debería haber recibido el Fotogramas de Plata especial en una ceremonia que se suspendió por la pandemia del coronavirus.

Comentarios