Amenaza real para Juan Ortega, el novio a la fuga: el grupo "traidor" de WhatsApp

Rompía su silencio con una entrevista radiofónica que él mismo pedía a la estrella de COPE. Ahora trascienden nuevas informaciones que no son precisamente tranquilizadoras para el diestro
En el fotomontaje de la revista SEMANA el torero Juan Ortega y Carmen Otte
photo_camera En el fotomontaje de la revista SEMANA el torero Juan Ortega y Carmen Otte

Según recoge EsDiario, la crónica rosa de Es la mañana de Federico, con Isabel GonzálezBeatriz Cortázar y Daniel Carande, abordaba este pasado viernes 9 de febrero el regreso a las plazas de toros de Juan Ortega, el diestro conocido como ‘torero a la fuga’ tras abandonar a Carmen Otte en las horas previas a la boda organizando una larga y jugosa polémica.

Después de haber roto su silencio, tal y como les contaba ESdiario concediendo una entrevista a Carlos Herrera para su programa Herrera en COPE, ahora tal y como recogen en la web del programa, Juan Ortega es noticia por su regreso al toreo tras meses desaparecido de los medios. El pasado sábado debutó en León (México) y esta semana en la plaza de Valdemorillo. Se trata del primer escalón para que, de una vez por todas, se vaya dejando atrás el enorme escándalo de la boda frustrada.

No obstante, el periodista Daniel Carande desveló todavía otra noticia relacionada con la escapada. "Él tiene un chat con los compañeros de colegio. Allí hablaban de la boda porque había invitados de ese chat a la boda, pero cuando no se casan los amigos quieren comentar la espantada. Y crean otro grupo pero sin él, pero hay una que mete la patita y dice algo de la boda". Todo, naturalmente, en el chat de WhatsApp que no debía.

¿Tiene beneficios?

Desde el mencionado medio apuntan a que el diestro el sevillano también ha logrado de alguna manera rentabilizar este suceso de su vida personal. Tal y como comentó la subdirectora de Es la mañana de Federico, Isabel González, Ortega "ha aumentado su participación en ferias en las que no iba a estar ni por asomo. En junio estará en las Ventas". 

Se da la circunstancia de que el público de los toros es respetuoso cuando un torero tiene que lidiar no solo con el toro sino con algún escándalo al margen de su vida profesional. Federico Jiménez Losantos aseguró no obstante que "así como el público no va a decir nada, él lleva dentro la cosa. Él saber que es el de la espantada. No hace falta que el público le diga nada".                  

Cortázar fue en la misma dirección: "El público es generoso pero ante una buena faena. Si mañana Ortega decide hacer una espantá, ¿qué pasa? ¿El público se va a quedar callado? Ya tiene una espada en la cabeza.

Comentarios