miércoles 11.12.2019

Mila Ximénez vuelve a vivir sola en casa: la decisión más dura que nunca quiso tomar

La veterana colaboradora de televisión se ha visto obligada a renunciar con mucho dolor y lágrimas a una compañía que se había hecho vital para ella

Mila Ximénez vuelve a vivir sola en casa: la decisión más dura que nunca quiso tomar - GTRES
Mila Ximénez vuelve a vivir sola en casa: la decisión más dura que nunca quiso tomar - GTRES

Según informa Marina Esnal en JALEOSMila Ximénez (66 años) vuelve a vivir sola en el piso que tiene en el madrileño barrio de Salamanca. Durante las primeras semanas de este 2019 disfrutó de la compañía de un nuevo miembro de la familia Ximénez: una perrita de año y medio llamada Pizca. La colaboradora sintió amor a primera vista por ella, de ahí que a los pocos días ya quiso adoptarla. Pero la historia no ha tenido el final que la exmujer de Manolo Santana hubiese querido, ya que, por problemas en la conducta de la perra, la convivencia resultó imposible.

JALEOS ha hablado con Ana, propietaria de La luz animal, la protectora de animales con la que Mila Ximénez ha estado -y sigue estando- en contacto por el bienestar de la pequeña: "No fue una adopción, fue un acuerdo verbal entre ambas. Quisimos probar a ver cómo iban las cosas, pero Pizca no era una perra normal, sino que tenía muchos traumas y problemas, entre ellos el síndrome de Noé. Sufrió un maltrato constante y nunca llegó a ver la luz del sol". 

Mila Ximénez paseando a Pizca

Esto tuvo una serie de consecuencias, como que cuando la colabora se iba a trabajar, el animal no era capaz de estar sólo en casa, y manifestaba actitudes propias de lo que había vivido antes de conocer a Mila. Ana afirma, además, que "Mila lo pasó muy mal cuando tuvo que despedirse de Pizca: "Estuvo llorando todo el rato, incluso tuvo que faltar a trabajar". Esta agradeció a la veterana colaboradora todo lo que había hecho en esas semanas por la perra: "Mila tuvo un acto muy generoso y lleno de amor. Es la primera vez que vivía con una persona y ha aprendido mucho a raíz de ello". Tanto, que a partir de ahora será un requisito fundamental que la persona que adopte a Pizca comparta hogar con más animales".

Todo esta historia tuvo lugar durante el mes de diciembre. Casi dos meses después, Mila sigue muy pendiente y continúa manteniendo contacto con esta protectora de animales, mostrando su preocupación por el estado de salud de la pequeña Pizca, de la que se enamoró hace casi un año en Sálvame. Y lo que une el programa, ya no lo separa nadie.  

Su debilidad por los animales

"En septiembre volveré más fuerte que nunca. Diseñaré complementos para galgos con mensajes como 'No me abandones'", comentó a este periódico el pasado verano. Mila se vio inmersa en un proyecto, que aunque no prosperó a lo largo del tiempo, fue una bonita iniciativa, llevada a cabo con el fin de ayudar a erradicar la indefensión que habita en los galgos.

Esta no fue la primera vez que Mila demuestró su amor por los perros. Desde que su amigo Jorge Javier Vázquez (48) comenzara a darle visibilidad en el espacio de Telecinco, el corazón de Ximénez -y el de tantos otros colaboradores- se ablandó y comenzó a interesarse por el mundo de los perros. Tanto, que la sevillana no dudó en adoptar y en extender esa tendencia a su entorno más cercano. Como prueba de este amor a primera vista,se pueden ver varias imágenes en su cuenta de Instagram relacionadas con el mundo canino.

Fuente: JALEOS

Mila Ximénez y Victor Sándoval en una imagen de 'Sálvame'

Más información en vídeos 
Comentarios