jueves 24/6/21

Lo que oculta Rocío Carrasco: así era la convivencia con su hija Rocío antes de la pelea

Un informe firmado por una psicóloga, técnico pericial, en febrero de 2002 refleja una realidad en la infancia a años luz de lo sucedido en la adolescencia
Antonio David Flores, Rocío Flores Carrasco y Rocío Carrasco en imágenes de archivo
Lo que oculta Rocío Carrasco: así era la convivencia con su hija Rocío Flores antes de la pelea

Según informa Juanra López en VANITATIS, “declaro a la menor Rocío Flores Carrasco autora responsable de un delito de maltrato habitual, de un delito de maltrato, de una falta continuada de amenazas y de una falta continuada de injurias”. Esta era la conclusión de la sentencia dictada por el Juzgado de Menores nº 4 de Madrid contra Rocío Flores Carrasco, después de que esta hubiera denunciado a su madre y el proceso se revirtiera en su contra, al recomendar la Fiscalía que se derivara el caso al mencionado tribunal.

Todo esto ya lo adelantó VANITATIS en una gran exclusiva periodística en febrero del año pasado y ha sido uno de los temás que ha abordado Rocío Carrasco en los últimos capítulos de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva'. Ella misma ha ido desgranando previamente el deterioro de su relación no solo con Rocío Flores, también con su hijo David, que fue el protagonista del capítulo de este miércoles.

Sin embargo, no siempre fueron las cosas así y de esta forma quedaron acreditadas en un informe pericial del 26 de febrero de 2002, en plena contienda entre Rocío Carrasco y Antonio David Flores por la custodia de sus hijos. Las conclusiones distan mucho de la enorme brecha familiar que se generó o de las declaraciones actuales de Rocío Flores, ahora colaboradora de 'El programa de Ana Rosa', quien, sin entrar en más pormenores, deja entrever que la convivencia en casa de su madre y el marido de esta, Fidel Albiac, no era óptima para ella.

Estamos hablando de la infancia de los dos hijos de Rocío y el ex guardia civil, que nacieron el 13 de octubre de 1996 y el 15 de diciembre, respectivamente, que en aquel entonces tenían un régimen de visitas, en el que pasaban fines de semanas alternos con su padre. Sería posteriormente cuando alcanzarían un acuerdo para la custodia compartida que, según ha relatado ella misma, firmaron el 18 de julio de 2003. Y ese sería, a su entender, un punto de inflexión, pues los niños pasaban a estar mucho más tiempo con su padre, algo que para ella fue contraproducente.

En el mencionado informe se hace una descripción de Rocío Flores como una niña con muchas cualidades positivas y, según aparece reflejado, muestra una gran afectividad con su madre en presencia del entrevistador. En otra entrevista posterior, ya en solitario, la niña verbaliza que no tiene ningún problema ni en el núcleo familiar materno ni en el paterno, pues se lleva bien con todos.

Respecto a sus potencialidades, el informe también hace una evaluación muy favorable y otra de las conclusiones más importantes es que le gusta la vida que tiene y que los problemas que tienen sus padres entre sí son suyos, no de ella. En otras palabras, recogidas también en el informe, presenta clara conciencia de lo que pasa e intenta implicarse en los conflictos. Rocío Flores respeta y quiere a sus progenitores por igual y describe a su madre como una mujer con la que se identifica y que se preocupa por ella.

De igual manera, Rocío Flores también refleja una imagen positiva de su padre y, en el informe, la psicóloga que lo firma mantiene que "es nuestra orientación que los menores sigan en su actual situación de convivencia ostentando su guarda y custodia Dª Rocío Carrasco, siempre que se siga manteniendo una relación regular con su padre, D. David Flores, proponiendo en defecto de mejor acuerdo la continuidad del régimen de visitas estipulado".

El deterioro posterior de la relación de Rocío Carrasco, ya relatado por ella misma en la serie documental, parece encontrarse en un punto de no retorno, por el momento, aunque ambas partes han mostrado su intención públicamente de que esa situación cambie. Rocío Flores llamando a su madre en varias ocasiones, llamadas que esta ha reconocido, y Rocío Carrasco manifestando que un posible encuentro o diálogo se dará cuando ambas estén en condiciones para hacerlo. "No estoy preparada para hablar con ella y ella tampoco", expresó la hija de 'la más grande' en su reciente entrevista en Telecinco.

Comentarios