Joana Sanz rompe su silencio tras el ingreso en prisión de su marido, Dani Alves

Está destrozada tras la entrada en prisión del futbolista: "He perdido los pilares de mi vida"
Joana Sanz rompe su silencio tras el ingreso en prisión de su marido, Dani Alves
photo_camera Joana Sanz rompe su silencio tras el ingreso en prisión de su marido, Dani Alves

Según recoge Informalia, este viernes, el Juzgado de Instrucción 15 de Barcelona envió a prisión provisional sin fianza a Dani Alves tras prestar declaración por la presunta agresión sexual que cometió el pasado 30 de diciembre en una discoteca de Barcelona.

Una delicada situación que tiene desesperada a su mujer, Joana Sanz, tal y como ella misma ha confesado en sus redes sociales. "He perdido a los dos únicos pilares de mi vida", escribe en Instagram.

Y es que la madre de la modelo ha fallecido hace apenas una semana, por lo que ruega "respeto" por el doloroso momento que están viviendo como familia: "Pido por favor a los medios de comunicación que están fuera de mi casa que respeten mi privacidad en este momento. Mi madre ha fallecido hace una semana, apenas he empezado a asumir que ella ya no está como para que me atormenten con la situación de mi marido".

La canaria y el futbolista brasileño se conocieron en 2016 en Barcelona gracias a unos amigos en común. Un año más tarde se casaron en Formentera en una boda íntima. Desde entonces forman una feliz pareja que presume de su amor en las redes sociales.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Joana Sanz (@joanasanz)

Los detalles de la denuncia contra Dani Alves

Los hechos sucedieron en la pasada madrugada del 30 al 31 de diciembre en la discoteca Sutton de Barcelona. La presunta víctima accedió, junto a unas amigas, a la zona VIP, donde compartió mesa con Alves y su grupo. En su declaración afirma que el futbolista la siguió hasta el baño, donde presuntamente introdujo la mano en por debajo de su ropa interior antes de acorralarla en un cubículo sin cámaras y penetrarla. Después, siempre según el relato de la mujer, le propinó una bofetada y volvió a la discoteca. Ella le siguió y continuó bailando hasta que Alves se marchó. Fue entonces cuando le contó a sus amigas lo sucedido y estas a la seguridad de la sala, que rápidamente llamó a los Mossos d'Esquadra.

La chica prestó declaración y fue llevaba a un hospital, donde fue reconocida y se elaboró un informe pericial. Días más tarde, formalizó la denuncia en la comisaría de Les Corts. Entre las pruebas que ha presentado la defensa de la demandante se encuentra el vídeo de la discoteca, de 46 segundos, que recoge cómo Alves sigue a la chica hasta los lavabos. Él admite que estuvo en la discoteca con la chica pero niega todo lo demás.

Comentarios