sábado 29/1/22

Destapan con pruebas las contradicciones de Rociito en los informes médicos sobre su intento de suicidio

Según desvela en exclusiva EL MUNDO, los documentos aportados al procedimiento judicial contra su ex marido revelan diferencias en aspectos clave de lo ocurrido, como la cantidad de pastillas que ingirió: de la docena que admitió al llegar a Urgencias a las más de 30 que dijo dos meses después a un psiquiatra privado al que encargó un informe
En imágenes Carlota Corredera y Rocío Carrasco
En imágenes Carlota Corredera y Rocío Carrasco

Según informa en exclusiva EL MUNDO, con una jornada de 2019 inicia la docuserie Rocío, contar la verdad para seguir viva. En el primer episodio, la hija de Rocío Jurado relata una vivencia personal: su declarado intento de suicidio del 5 de agosto de aquel año, tras enterarse, según relata ella misma, de una «noticia» que daña su salud mental: la futura participación de su ex marido, Antonio David Flores, en la siguiente edición de Gran Hermano Vip, con la colaboración de la hija de ambos, Rocío Flores.

EL MUNDO ha accedido a los cuatro informes -dos de hospitales en el momento de su ingreso y dos de consultas privadas realizadas meses después- que se recogen en la causa judicial por maltrato psicológico y detallan lo sucedido aquel día. Estos documentos fueron aportados por Carrasco como pruebas en su intento de reabrir en noviembre de 2019 las diligencias contra Flores ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº1 de Alcobendas. Un análisis de los cuatro revela diferencias tanto en el diagnóstico como en la cantidad de pastillas que ingirió Carrasco aquella mañana de agosto.

Existe en el procedimiento, además, un fragmento de otro informe del Hospital de Sanchinarro en el que también se alude a la salud de Carrasco con algunos elementos que no coinciden con los demás documentos oficiales. Este informe aparece reseñado en el escrito de ampliación de la denuncia y en otro de apelación, como ya contó EL MUNDO en la segunda entrega de la serie periodística Caso Carrasco, hechos probados, sin embargo no figura como aportado a la causa como prueba documental en ese momento, según la documentación de esas diligencias que obra en poder de este periódico.

Además, según ha podido saber este diario, con fecha 13 de abril de 2021, el mismo día de esta publicación de EL MUNDO, el Hospital Puerta del Sur emitió un nuevo informe, a petición expresa de la interesada, Rocío Carrasco. En él recoge que la paciente estuvo en el centro hospitalario aquel 5 de agosto de 2019 «tras una sobreingesta medicamentosa que había llevado a cabo con intención autolítica, según declaración de la propia paciente».

1. INFORME DE URGENCIAS DEL HOSPITAL HM SANCHINARRO, 5 DE AGOSTO DE 2019

Rocío Carrasco Mohedano ingresa a las 14.24 del 5 de agosto de 2019. Le atiende la doctora especialista en urgencias M.A. En el epígrafe «motivo de consulta» consta «mareo». Y en el de «enfermedad actual» figura lo siguiente: «Paciente mujer de 42 años que acude por sobreingesta de benzodiazepinas (ha tomado 7-8 lorazepam, 3 mirtazapinas y tranxilium) esta mañana a las 8 am. Refiere que está muy agobiada por terceras personas».

Su tratamiento habitual en aquel instante constaba de siete principios activos. La doctora M.A, «en vista del estado psicopatológico de la paciente", decide derivarla para ingreso voluntario de contención y ajuste del tratamiento» al Hospital HM Puerta del Sur.

2. INFORME MÉDICO DE ALTA DEL HOSPITAL HM PUERTA DEL SUR, 6 DE AGOSTO DE 1019

Ese mismo día 5 de agosto Rocío Carrasco es derivada al Hospital Puerta del Sur. El motivo de ingreso es el siguiente: «Mujer de 42 años, sobreingesta medicamentosa voluntaria». Como «tratamiento habitual» aparecen las mismas medicinas desglosadas en el anterior informe de Sanchinarro. Pero la cantidad de pastillas que Carrasco afirma haber tomado aumenta: «La paciente refería haber ingerido aproximadamente 7 comprimidos de lorazepam 5mg, 4-5 de mirtazapina 15 mg y dos comprimidos de tranxilium».

Sobre su enfermedad actual, el doctor C.H.P. refiere lo siguiente: «Acude a este centro desde el servicio de Urgencias de HM Sanchinarro para evaluación psiquiátrica tras haber protagonizado en el día de ayer un episodio de sobreingesta medicamentosa voluntaria con supuesta finalidad autolítica». Detalla también que la paciente «no identifica desencadenante inmediato», aunque ahora atribuye su malestar actual a una «situación grave», «mantenida en el tiempo» y «conflictiva» con su ex marido.

Los psiquiatras del centro también mantienen una entrevista con su actual marido y su suegra para intentar aclarar lo sucedido. «Según refieren no habían identificado signos que sugirieran un empeoramiento [...] Únicamente mencionan encontrarla menos habladora y más apática en los últimos días. Niegan episodios similares (de sobreingesta medicamentosa o ideación autolítica) en el pasado. Añaden además que a ellos la paciente no les había referido ideas de muerte».

El facultativo recomienda el ingreso para ajustar el tratamiento.

En la «exploración física», C.H.P. indica también las reflexiones de Carrasco sobre la «sobreingesta» ocurrida el día anterior: «La paciente realiza crítica del mismo (dice varias veces que se siente arrepentida, que fue un error...) asimismo lo describe como un acto impulsivo, sin planificación previa. En la actualidad niega ideas de muerte o intencionalidad autolítica».

Durante su estancia en Puerta del Sur, permanece aislada en su habitación acompañada de su suegra. Pese a los intentos de los médicos, no acepta en ningún momento que se le realice una entrevista a solas. «Realiza crítica reiterada de su episodio de sobreingesta que motivó su ingreso, niega intencionalidad o planificación autolítica en el momento actual», subraya el texto.

El médico recomienda mantener el ingreso, pero «la paciente se muestra reticente». «Considera que no lo necesita», dice el médico». «No está de acuerdo con las normas de la unidad y considera que puede encontrarse mejor acompañada y más tranquila en su domicilio [...]. La paciente solicita el alta voluntaria e insiste en dicha demanda a lo largo de la mañana [día 6 de agosto]".

Los médicos consideran que «no hay riesgo autolítico inminente» ni «datos que sugieran un trastorno psiquiátrico agudo que pudiera alterar la capacidad volitiva y/o cognitiva de la paciente». Y el autor del informe concluye así: «Se niegan a permanecer en la unidad para recibir un informe por mi parte por lo que procedemos al alta por fuga». ...

Sigue leyendo este artículo de investigación completo en EL MUNDO

Comentarios