miércoles 23/6/21

La hija de Terelu, al borde de las lágrimas por la presión mediática en su fiesta

La nieta de María Teresa Campos cumplió 18 años el pasado 24 de marzo y ha organizado una fiesta con polémica en uno de los locales más exclusivos de Madrid

La hija de Terelu, al borde de las lágrimas por la presión mediática en su fiesta - GTRES
La hija de Terelu, al borde de las lágrimas por la presión mediática en su fiesta - GTRES

Según informa Raúl Rodríguez en JALEOS, el suplemento de gente de EL ESPAÑOL, "Cuidádmela, por favor, cuidádmela". Esas eran las palabras de Terelu Campos (52 años) a su llegada a la estación María Zambrano de Málaga junto a su hija el día que la joven alcanzaba su mayoría de edad. El nombre de Alejandra Rubio Borrego (18) lleva algo más de un mes en nuestras vidas. Primero madre e hija nos brindaron la excelsa portada (con entrevista incluida) en la revista ¡HOLA!. Más tarde llegaron las imágenes, por fin sin pixelar, en las que la veíamos como mujer y ciudadana de pleno derecho. Ahora, por fin, estamos ante la presentación en sociedad de la única hija de Terelu y la nieta de María Teresa Campos (76) en su fiestón de cumpleaños.

El ambiente que se cuece en la calle Velázquez de Madrid recuerda al de la celebración del 18 cumpleaños de la hija de otra famosa colaboradora. Nada más lejos de la realidad. Lo de Andrea Janeiro fue un paseo en barca en comparación a este aquelarre. Los compañeros de prensa no pararon de emitir el rebufo y la indignación ante tal caos. Los fotógrafos se agolpaban con los reporteros, los invitados apenas conseguían llegar a photocall cuando ya estaban siendo avasallados a preguntas por miedo a que la organización no lograse resolver bien su trabajo.

Amigos íntimos, familia y compañeros de instituto quisieron acompañar a Alejandra en uno de los días más especiales de su vida. La primera en llegar fue Carmen Borrego (51) junto a su hija homónima, a la que presentó al mundo a través de una revista apenas días después de que su hermana hiciera lo propio con la anfitriona de este evento. "Alejandra es una niña maravillosa, por lo menos para mí que soy su tía y además su madrina", afirmaba la benjamina del clan Campos.

Puntual a la cita y recién llegada de Sálvame aparecía guapísima y sonriente Carlota Corredera (43), que como siempre, emplazó al sosiego: "Tranquilos, no os pongáis así porque os voy a atender a todo". Entre tanto, llegaban de forma algo más discreta sus televisivos amigos Oriana Marzoli, Aless Gibaja y Liz Emiliano. Y por fin el gran momento. Un espectacular coche negro frena a las puertas de la discoteca y de él desciende una Terelu que ruega e implora "cuidado con Teresa, por favor, dejadle espacio".

De ese mismo vehículo bajan tres generaciones del clan Campos: María Teresa, Terelu y la protagonista, Alejandra, quien mostró cierta timidez e impresión ante la cantidad de prensa que aguardaba su llegada. 'Tímida' y 'moda' fueron dos palabras clave para definir el evento de cumpleaños de Alejandra Rubio. Así la han definido su madre, su padre, su tía y su abuela, María Teresa. Y así ha demostrado ser. Tímida en apariencia pero con el arrojo de una Campos, acostumbrada, desde que nació, a la presencia de las cámaras.

Sigue leyendo este artículo completo en EL ESPAÑOL

Comentarios