sábado 23/1/21

Isabel Preysler investiga al novio juerguista y guaperas de su hija Tamara, que la lleva al abismo

El bollycao de 31 años que ha robado el corazón de Tamara Falcó, tiene mucho éxito con las mujeres. La pareja ha protagonizado este viernes un sonda episodio al saltarse las medidas anticovid  el toque de queda establecido: más de 10 en una casa y hasta altas horas
Isabel Preysler investiga al novio juerguista y guaperas de su hija Tamara, que la lleva al abismo
Isabel Preysler investiga al novio juerguista y guaperas de su hija Tamara, que la lleva al abismo

Según recoge Informalia, la fama de juerguista de Iñigo Onieva preocupa a Isabel Preysler. El novio de su hija Tamara Falcó es bien conocido, tal y como desvela el paparazzi Diego Arrabal, en las noches discotequeras de las mejores salas londinenses. Y dicen que su éxito con las mujeres es innegable.

La filipina, que cumple 70 años espléndidos años en febrero, y de amores sabe un rato, está echando mano a sus contactos para que le aporten datos sobre el joven diseñador de coches, de 31 años, nueve menos que su hija. Tampoco le gustan a la novia de Mario Vargas Llosa las muestras públicas de cariño, al estilo del abrazo, con besuqueo callejero incluido, de la imagen de portada de la revista del saludo el pasado miércoles.

La verdad es que la futura marquesa de Griñón ha pasado del fervor religioso más profundo a la vida algo más alegre, incluidas esas salidas nocturnas con su chico en las que, según se han atrevido a afirmar las malas lenguas, incumplen alguna de las normas dictadas por las autoridades sanitarias. Preysler quiere lo mejor para su hija; y si es necesario indagar sobre los antecedentes de su nuevo novio, lo hace sin dudarlo.

INCUMPLEN TOQUE DE QUEDA Y MEDIDAS ANTICOVID

Además, parece que para Tamara Falcó el Covid no tiene consecuencias. No solamente se salta el toque de queda, sino que la que heredará el título oficial de Marquesa de Griñón se ha reunido en una misma casa con más de 10 personas para celebrar no se sabe bien si su amor por Iñigo Onieva o las tantas amistades que tiene. Y es que parece que no le preocupa lo más mínimo ser contagiada o contagiar, ni mucho menos recibir una multa por parte de las autoridades de la capital por saltarse a la torera la normativa impuesta por la pandemia.

Como decíamos, en la noche del viernes, Tamara Falcó se saltó el toque de queda por estar con unos amigos y su novio, Iñigo Onieva, en una casa en el centro de la capital. Pasadas la una de la madrugada los dos tortolitos salieron de aquella vivienda sin querer hacer ninguna declaración al respecto a la prensa. Y cuando le decimos que se ha saltado el toque de queda, la futura Marquesa de Griñón hace oídos sordos.

Parece que la hija de Isabel Preysler no se da cuenta de la gravedad de este virus que ha arrebatado la vida de muchísimos seres humanos durante este año, entre ellos, su padre Carlos Falcó, que fallecía en marzo por culpa de esta pandemia.

tamara-normas-1.jpg

Comentarios