domingo 17/1/21

Paloma Cuevas no se lo va a consentir: el escenario del desencuentro con su exmarido Enrique Ponce

Se destapan cuáles son las principales propiedades que están en juego en el proceso de divorcio, que, según parece, el torero quiere que sea lo más rápido posible
Paloma Cuevas no se lo va a consentir: el escenario del desencuentro con su exmarido Enrique Ponce
Paloma Cuevas no se lo va a consentir: el escenario del desencuentro con su exmarido Enrique Ponce

Según informa en exclusiva Paloma Barrientos en VANITATIS, al 25 de octubre próximo Paloma Cuevas y Enrique Ponce habrían cumplido veinticuatro años de matrimonio, que unido a los tres de noviazgo, les convertían en la pareja más estable del panorama social y taurino. Como nada es eterno, la noticia de la aparición de Ana Soria en la vida del torero remodeló la situación afectiva anterior y mostró a un Ponce desconocido.

Apareció compartiendo colchoneta de cocodrilo, subiendo a su Instagram fotos abrazado a la nueva ilusión, apariciones con la pandilla de teenager en bares de Almería y la confirmación definitiva a través de la frase “te amo más que a mi vida, Forever”.

El torero había pasado el confinamiento en la finca La Cetrina con su mujer, sus hijas y los suegros en un ambiente familiar sin tensiones. Al menos así los transmitían los protagonistas de la historia cuando hablaban con periodistas durante el estado de alarma. Cuando se publicó la noticia de la existencia de Ana Soria y desapareció la cuarentena cambió al situación. Ponce se fue de la finca y se instaló en San José con la joven.

Según la información que llegaba a Vanitatis, habría primero una separación y después el divorcio, que sería de mutuo acuerdo, aunque tuvieran abogados diferentes. La razón de esta decisión es que esto se hace cuando hay un patrimonio importante por si en el momento de la ejecución hay una discrepancia entre los cónyuges y, por lo tanto, no puede ir en contra de los intereses de uno de ellos.

En estos momentos cada uno tiene sus propios letrados. Ya se ha puesto en marcha la maquinaria legal para presentar la documentación. Hasta el año pasado el mes de agosto era inhábil, pero el Real Decreto 16/20 lo modificó y este miércoles ya era posible iniciar los trámites de separación.

Enrique Ponce tiene prisa por conseguir el divorcio y así poder casarse en cuanto tenga la sentencia con Ana Soria, según la información de La Razón. La liquidación de gananciales puede llegar después.

Ponce y Paloma Cuevas contrajeron matrimonio sin separación de bienes y, como han confirmado a Vanitatis, la repartición no debería causar mayores problemas, al menos por ahora. Hay un patrimonio inmobiliario importante y sociedades compartidas por ambos una de las cuales gestionar la producción de aceite.

Las joyas de la corona son la casa familiar en el barrio de Moncloa y el chalet de La Finca, en Pozuelo. A esta vivienda que tiene como vecinos a Luis Alfonso de Borbón- Y Margarita Vargas tenía intención de trasladarse el matrimonio hace un tiempo. El terreno de tres mil quinientos metros cuadrados fue un regalo de Victoriano Valencia a su hija mientras que la edificación de seiscientos metros corrió a cargo de Ponce.

Según el mencionado periódico, este sería el lugar donde le gustaría al torero iniciar su nueva vida si no hay impedimentos económicos por la parte contraria. La finca Cetrina no entraría en el lote porque Ponce la adquirió antes de casarse con Paloma Cuevas. Con el tiempo, el torero fue comprando terreno hasta completar las más de novecientas hectáreas que conforman en la actualidad este campo agrícola y ganadero donde se crían los toros de lidia que llevan su propio hierro. Por el momento la urgencia de Ponce es resolver su divorcio lo antes posible.

Comentarios