El infierno de Carmen Borrego: allí donde manda a la gente que no le conviene

No distingue de sentimientos ni de tiempos pasados. No tiene filtro. La hermana de Terelu Campos tiene un lugar a donde envía a todas esas personas a las que ya no necesita exprimir
Terelu Campos nunca perdonará a su hermana Carmen Borrego lo que ha hecho: la bronca más gorda de las Campos
photo_camera En el fotomontaje en imágenes de archivo Carmen Borrego y su hermana Terelu Campos

Un artículo de Jesús Manuel Ruiz publicado en exclusiva en EsDiario

Carmen Borrego.

La hija menor de María Teresa Campos tiene su propio infierno. Allí manda a quien no le sigue el juego o no le da la razón. No distingue de sentimientos ni de tiempos pasados. No tiene filtro. La hermana de Terelu Campos tiene un lugar llamado infierno donde manda a la gente que ya no le conviene.

Los últimos enviados han sido las personas que más cerca han estado de su madre en los últimos años. Una es Meli Camacho y el otro es Gustavo Guillermo. Lleva semanas sin mantener contacto con ellos. Las últimas veces que la extinta directora de televisión Carmen Borrego mantuvo conversaciones con Camacho fue cuando intentó que entrase en el programa que colabora, Así es la Vida, presentado por César Muñoz, para dejarla en buen lugar. Y gratis.

El mismo modus operandi que hace la protagonista cuando vende sus historias a su revista de cabecera. Gratis ni las gracias. La que fuera íntima de la comunicadora malagueña no accedió a la pretensión de Borrego. Desde entonces ya no tiene interés por ella. De la relación con su madre se ha olvidado.

Carmen no cree en la memoria histórica. La de su vida. Estaba muy enfadada porque Meli había realizado una entrevista en la revista Semana. Lugar donde se respetaron sus palabras y sus silencios. Con ella, duda que hubiera podido ser igual. En su plataforma. Meli Camacho al infierno de Carmen Borrego.

El otro envidado es Gustavo Guillermo. La relación es inexistente. Ya no le interesa. Ha estado hablando con el que fuera el tercer hijo de su madre mientras tenía presencia en medios de comunicación. Una artimaña para intentar controlarlo. Una vez que ha desaparecido también se han esfumado los 33 años que ha permanecido Gustavo Guillermo junto a su madre. En días de gloria y también de llanto. En estos segundos, Borrego aparecía poco. El chófer sí.

Si Guillermo regresase con una argumentación fuerte y directa para contar su verdad, sin lugar a dudas, Carmen descolgaría el teléfono y se verían en alguna estación de servicio para repostar.

No hay dos sin tres en el "infierno" de Carmen Borrego

No hay dos sin tres. También ha expulsado de su vida a una amiga con la que ha compartido grandes momentos incluso en su casa familiar. La periodista Isabel Rábago ya no es del agrado de la tertuliana. La hermana de la comentarista de la televisión pública TVE un día decidió quitarla de su vida. Mantiene las formas. Aparentemente.

Algún día Rábago conocerá el porqué no regreso al programa Así es la vida. A la directora le gustaba. Quizás otra pensó que le podía hacer sombra. Normal. En periodismo no pueden combatir. La lista se alargará cuando ya no tenga programa doña Carmen Borrego.

Comentarios