domingo 5/12/21

María Teresa Campos se la juega a sus hijas: Gustavo y ella hunden a Bigote a golpe de talón

"No pudieron soportar su comportamiento": Gustavo atiza a Arrocet por su actitud 'racista' con las empleadas de María Teresa
María Teresa Campos se la juega a sus hijas: Gustavo y ella hunden a Bigote a golpe de talón
María Teresa Campos se la juega a sus hijas: Gustavo y ella hunden a Bigote a golpe de talón

Según recoge Infomalia, el chófer de María Teresa Campos ha concedido una entrevista en exclusiva para desvelar cómo era la relación entre la veterana comunicadora y Bigote Arrocet. El hombre de confianza de la matriarca del clan Campos, como era de esperar, ha puesto en su sitio al humorista chileno, al que tacha de "mentiroso" y "profesional del amor".

Aunque siempre se ha mantenido en la sombra, tras las confesiones de Edmundo en Secret Story ha decidido romper su silencio para defender a su jefa: "Teresa Campos no puede quedar como una mentirosa. El mentiroso es Edmundo Arrocet (...) Una cosa es lo que se ve y otra es lo que es. Nada que ver. La verdadera cara de Edmundo es otra muy distinta. Hoy quiero se conozca", asegura en Semana, revista para la que protagoniza su portada. 

María Teresa Campos y Gustavo Guillermo portada SEMANA

No obstante, ha aclarado que está hablando con el permiso de la veterana comunicadora: "Ella me ha autorizado para hablar. Sabe que voy a hablar. Ya lo hizo incluso delante de las cámaras que, tras las declaraciones de Edmundo, dijo a los reporteros que a quien tenían que preguntar era a mí". 

Quien no estará tan contento con su entrevista, lógicamente, es Edmundo: "Nunca se podía imaginar que yo hablara. Y él ha jugado con ello. Pero tenía que hacerlo. Yo no podía estar más tiempo callado sabiendo todo lo que sé mientras él cuenta mentira tras mentira de Teresa. María Teresa Campos no puede quedar donde la quiere dejar Bigote. No lo puedo aceptar". 

Así las cosas, no se corta a la hora de explicar todos sus defectos y tejemanejes, de los que se dio cuenta en cuanto comenzó su noviazgo con María Teresa: "Es un profesional del amor y un mentiroso profesional. Yo me di cuenta al principio de la relación. Un día Teresa me dice que haga una reserva en un restaurante donde vamos  habitualmente. Me pide que sea un reservado, porque quería discrección. Era al principio de la relación. Sin embargo, al llegar me llevo la sorpresa de que Edmundo habla con los camareros que los sienten en la terraza donde están los paparazzi. Aquel día me di cuenta de que Edmundo es un interesado y de poco fiar. Fue el primer día. No hizo falta que pasara más tiempo". 

Por todo esto, no duda en señalar su interés desde el primer momento: "Edmundo quería que se conociera la relación desde el primer momento para empezar a hacer negocio". De esta forma, tiene claro que no es un hombre de fiar: "Es un mentiroso, un embaucador, es una persona demasiado astuta. También es divertido. Muy divertido. Una cosa no invalida la otra. Pero si algo define a Edmundo es, sobre todo, mentiroso".

La ruptura vía WhatsApp

Gustavo fue testigo de cómo el chileno dejó a la malagueña mediante el supuesto mensaje vía WhatsApp que tanto ha dado que hablar en los corrillos televisivos: "Así fue y tengo las pruebas. Una prueba que no tiene nadie. He dicho nadie. Ni Terelu ni Carmen. Es un mensaje que desenmascara a Edmundo Arrocet. Es la verdad. Y aquí hay tan solo una verdad". 

Según él, en su mensaje Bigote no fue nada claro con ella: "Un mensaje que demuestra que Edmundo se fue para volver. Aquella mañana sale con lo puesto para regresar de nuevo a Madrid. En Málaga luego cambiaría de opinión, pero él se fue para volver. Y Edmundo lo sabe". Tiene claro que sacará a la luz el mensaje si Bigote sigue haciendo daño a su ex con sus intervenciones: "Saldrá si continúa dañando a Teresa Campos", advierte.

La comunicadora se llevó un gran chasco cuando descubrió que Bigote la dejó tirada, según Gustavo: "Teresa va a la estación del AVE de Madrid a esperarle. Y no llegó... Nunca me creí que no iba a volver porque, aunque suene raro, era algo habitual en su día a día...". 

El trato a las empleadas

Por otro lado, Gustavo critica la actitud del humorista con los empleados de la casa de María Terea. "Sí es clasista, mucho. No trataba igual al personal de servicio de la casa que a personas que él considere de más categoría. Era cariñoso con todos, pero el comportamiento era distinto. Valora por categorías".

De esta forma, desvela cómo se habría comportado presuntamente con tres de las empleadas de la Campos: "María , Reina y Nora trabajaron en la casa de Teresa. Las tres se fueron de allí. No pudieron soportar el comportamiento de Edmundo hacia ellas. Las tres son sudamericanas. Diferente fue el trato con Leo, quien llevaba más de 30 años con Teresa Campos, porque es española. El clasismo lo sufrieron ellas en sus propias carnes". 

Así las cosas, en la entrevista le preguntan si para él Edmundo es racista, a lo que afirma: "Si a las personas las definen por sus actos, ya te he contestado". 

Con el propio Gustavo, según el chófer, también habría tratado de sobrepasarse: "Al menos lo intentó, pero se quedó en eso porque Teresa le paró inmediatamente los pies. Bigote le dijo al principio de la relación que yo debería estar en la calle esperando o, como mucho en la cocina, hasta que lo necesitara. Teresa no dudó en enfrentarse a él y le dijo que esa también era mi casa, que yo era uno más en la familia". 

Por todas estas cosas, Gustavo trató de abrirle los ojos a María Teresa, pero sin éxito: "Ufff... se lo dije, pero estaba enamorada, muy enamorada. Y lo hice en varias ocasiones, pero me di cuenta de que no debía seguir entrando en ese terreno. Era hacerle daño a Teresa", añade. 

Comentarios