El chófer de María Teresa Campos estalla y se pronuncia al ser acusado de “traidor”

Gustavo Guillermo ha desmentido que sea el topo infiltrado en el mediático clan y asegura que su relación con Terelu es muy buena
Gustavo Guillermo, el hombre que sabe todo y puede desenmascarar a Las Campos
photo_camera El chófer de María Teresa Campos estalla y se pronuncia al ser acusado de “traidor”

Según recoge La Razón, han pasado tan solo unos días desde que el nombre Gustavo Guillermo saliese a la luz pública, y no precisamente para bien. Se trata del chófer y mano derecha de María Teresa Campos durante varias décadas,, quien atraviesa sus horas más difíciles a raíz de que el programa ‘Sálvame’ haya dejado entrever que podría ser el colaborador necesario a la hora de filtrar a la prensa la famosa comida protagonizada por Rocío Carrasco, Fidel Albiac, Alejandra Rubio y Belén Ro (a la que también se le acusa) en casa de la matriarca del clan Campos.

Después de hacerse público que fue Belén Ro la que filtró a la prensa la comida que la malagueña dio en su casa el pasado mes de agosto , cada vez cobra una mayor fuerza la teoría de que fue el chofer quien mintió a la prensa diciendo que había sido Alejandra Rubio la persona encargada de filtrar esa información. Una situación ante la que Terelu Campos se mostró muy decepcionada la pasada semana, y así lo manifestó en pleno directo: “He aplicado el sentido común y he llegado a conclusiones que sé que no son erróneas... Ayer mantuve una conversación con Gustavo y me recriminó un poco que por qué no le había llamado a él. Yo le dije que no sentía que tuviera que ser yo quién lo llamara a él, yo he dado por hecho cosas que son así”, deslizaba la presentadora.

Por su parte, Gustavo ha reaparecido visiblemente tranquilo y, como no podía ser de otra manera, al lado de María Teresa, a quien la familia quiere mantener lejos de todo lo que suceda en el ámbito mediático: “No voy a decir nada, pero mi relación con Terelu es buena, buena, buena. La relación es buena con las dos” ha asegurado. Aunque prudente y parco en palabras, ha querido dejar claro que no ha sido el topo en toda esta historia: “¡Por Dios! Tú me conoces... Bueno, muchas gracias. Hasta luego”, concluye.

Comentarios