lunes 11.11.2019

Habla el Pequeño Nicolás: los episodios más secretos y raros de sus últimos cuatro años

El madrileño ha sido absuelto de los delitos de calumnias e injurias contra el CNI y confiesa que ha necesitado ayuda psiquiátrica

Habla el Pequeño Nicolás: los episodios más secretos y raros de sus últimos cuatro años - LOOK
Habla el Pequeño Nicolás: los episodios más secretos y raros de sus últimos cuatro años - LOOK

Según informa en exclusiva Gloria López en LOOKEl mes de octubre de 2014 supuso un impasse en la vida de Francisco Nicolás. Con tan solo 20 años fue detenido por un presunto delito de falsedad documental, estafa y usurpación de identidad y fue señalado como un ‘infiltrado’ en las altas esferas del poder político y económico español. Desde entonces, su vida cambió para siempre. No pudo evitar convertirse en uno de los rostros más perseguidos ni tampoco pudo desaparecer de las portadas de los periódicos de tirada nacional. Una montaña rusa de emociones invadió su día a día y, pese a que desde hacía algún tiempo eran muy pocas las noticias que protagonizaba este joven conocido como el Pequeño Nicolás, este viernes la resolución de una sentencia le sacó de nuevo a la palestra.

El madrileño ha sido absuelto de los delitos de calumnias e injurias contra el CNI, siendo este tan solo el primer paso de su nueva vida. Para arrojar luz sobre estos cuatro años en los que existieron ciertas etapas en las que reinó el secretismo, este digital se ha puesto en contacto con Francisco Nicolás. Al otro lado del teléfono se muestra cansado e incluso reconoce no haber sido capaz de conciliar el sueño la noche anterior. La tensión ante la sentencia que horas después le situaría de nuevo en el ojo del huracán le mantuvo en vilo, pero admite encontrarse feliz.”Estaba muy nervioso. Ha sido todo muy intenso por todo lo que conllevaba”, confiesa a LOOK. Tras casi un lustro de altibajos, Francisco Nicolás ha revelado a este medio en exclusiva cómo se ha transformado su vida, desde que estallara esta polémica historia.

Echa la vista atrás sin titubeos, pues fue una etapa que jamás olvidará. Pasó de codearse con altos cargos e importantísimos empresarios a esconderse tras su detención. Un cambio tan drástico que incluso le llevó a cambiar de residencia. “Estuve 20 días encerrado y escondido en una casa después de que saltara el escándalo. Desaparecí hasta que hice unas declaraciones en El Mundo y luego en Telecinco. Traté de huir del acoso mediático y me fui de la casa de mis padres a otra vivienda. Ahora vivo allí con ellos, pero muy poca gente sabe dónde está mi casa“, afirma. Tan solo da dos pistas: su residencia está situada cerca del Santiago Bernabeú y casi blindada para los paparazzis.” Es imposible que ningún fotógrafo me pueda ver porque no tengo una entrada única a mi residencia”, puntualiza.  Este joven de 24 años ahora dice estar tranquilo, pero también recalca que en su día a día intenta no formar parte del foco mediático . “De la noche a la mañana me convertí en una de las personas más conocidas de este país”, apunta.

Pese a que Francisco Nicolás asegura confiar en la Justicia e incluso tener un ángel de la guarda-su abogada María Victoria de la Vega-, ha vivido épocas en las que el miedo se apoderó de él. “Necesité ayuda psiquiátrica después de tanta presión para gestionar todo aquello. Lo pedí yo porque sabía que lo necesitaba y no me avergüenzo de ello”, dice. Un tratamiento que a día de hoy continúa y que, según asegura él mismo, le ha ayudado a reconducir su vida, aunque hay algo que nada ni nadie han logrado que desaparezca: su desconfianza.

Sigue leyendo este artículo completo en LOOK

Más información en vídeos 
Comentarios