jueves 14.11.2019

La enfermedad que esconde 'Sálvame': Paz Padilla y María Patiño tienen prohibido hablar de ello

Las colaboradoras del espacio de Telecinco saben algo muy grave que afectaría a una persona
La enfermedad que esconde 'Sálvame': Paz Padilla y María Patiño tienen prohibido hablar de ello
La enfermedad que esconde 'Sálvame': Paz Padilla y María Patiño tienen prohibido hablar de ello

Según informa Diario Gol, Maria Patiño y Paz Padilla, como el resto de colaboradores de Sálvame están muy preocupadas por la salud de uno de sus compañeros. En concreto Kiko Hernández. El tertuliana es una garantía de éxito en el programa. Sin duda, el espacio no sería lo mismo sin su presencia. Sus exclusivas, su carácter, su forma de hacer televisión es alabada por los espectadores. Se nota que Hernández ha trabajado durante años como vendedor de pisos.

Actualmente Kiko Hernández tiene una vida estable y feliz. Siempre ha sido muy discreto con su vida privada. En ningún momento se ha hecho pública una pareja en la vida del colaborador. No obstante, si que contó a los medios de comunicación una gran alegría. La llegada al mundo de sus dos hijas por gestación subrogada. 

El tertuliana se sinceró con un medio y reveló un aspecto de su vida hasta ahora desconocido. Kiko Hernández vive con miedo por no poder ser de ayuda para sus hijas, por que un día se le puedan caer cuando las coja en brazos. "Me da miedo que se me caiga una de mis hijas", contó. 

Kiko Hernández reveló que sufre artritis psoriásica, una enfermedad autoinmune que causa inflamación y dolor en unas determinadas articulaciones. No solo le genera molestias, sino que con el paso del tiempo la zona afectada va perdiendo movilidad progresivamente. 

Kiko Hernández aseguró que "no puedo mover bien la mano derecha, me dan pinchazos y tengo los dedos casi inmóviles". 

Esta enfermedad afecta a todo el mundo que sufre psoriasis. Entre el 10% y el 30% de personas que sufren psoriasis acabaran desarrollando esta enfermedad que padece Kiko Hernández. Por el momento lo peor es que esta enfermedad es que no tiene cura. Por ello, la acción de los médicos va encaminada a controlar la inflamación de la articulación afectada para así prevenir el dolor y la limitación que se produce en la movilidad. 

Más información en vídeos 
Comentarios