Enrique Ponce juega a dos bandas y se quema: el factor que más pesa en el divorcio de Paloma

La crónica rosa de Es la mañana de Federico trató la difícil situación a dos bandas en la que se encuentra Enrique Ponce
En imágenes de archivo Enrique Ponce, Ana Soria y Paloma Cuevas
photo_camera Enrique Ponce juega a dos bandas y se quema: el factor que más pesa en el divorcio de Paloma

Según recoge CHIC, la crónica rosa de Es la mañana de Federico contó con Beatriz Cortázar y Carlos Pérez Gimeno para tratar toda la actualidad del mundo del corazón. Como la difícil situación del diestro Enrique Ponce, que acaba de dejar indefinidamente el toreo mientras se encuentra atrapado en una situación personal cada vez más complicada.

Tal y como se aseguró en la crónica rosa, el divorcio de Paloma Cuevas y las dificultades derivadas de su romance con Ana Soria habrían desequilibrado al torero, que estaba evidentemente desconcentrado e incómodo en la plaza. Eso, unido a las dificultades de la pandemia, habrían convencido a Ponce para apartarse de los ruedos dando lugar a una agresiva semana de todo tipo de rumores periodísticos.

Pero en medio de todo esto hay un divorcio sin firmar. Ponce ha atrasado la firma un año y se empieza a especular con la posibilidad de que el asunto acabe en los tribunales. Según avanzó la periodista Beatriz Cortázar en esRadio, "la intención es no llegar a juicio, pero si en tres años seguimos igual, a lo mejor hay que hacerlo", dijo tirando de lógica.

Eso no quiere decir que la pareja se lleve mal, al contrario. Pero tal y como consideró Federico Jiménez Losantos, director de Es la mañana, es evidente que "Enrique está jugando a dos bandas". "Si sigues con la joven cortas con la mayor, y si vuelves con la mayor cortas con la joven. Pero lleva así todo el año, con comuniones esperando y divorcios sin firmar. Sigue creyendo Paloma que Enrique es bueno, y cómo va a ser bueno si está así", opinó Losantos.

La causa de que no se haya firmado el divorcio la avanzó Cortázar: "Dos pactan bien, pero tres es difícil", dijo refiriéndose a la postura del entorno familiar de Ana Soria. Porque "en la custodia de las hijas no hay problema, e incluso con la finca Cetrina, que no es punto de conflicto porque será para Enrique. De modo que hay algún asunto económico" que no se acaba de resolver, dijo la periodista en esRadio. Anteriormente, y a este respecto, la crónica rosa ha abundado en la relación del padre de Ana, Federico Soria, con el mismísimo Baltasar Garzón, que no por casualidad ha sido el padrino de la joven.

Respecto a los planes futuros de Paloma Cuevas, estos son en Estados Unidos, lo que sin duda finiquita casi cualquier asomo de reconciliación sentimental. "Si el covid lo permite todo está pensado para que las niñas vayan a estudiar a EEUU, pero no como pensábamos a un internado, sino alquilando una casa al lado del colegio donde Paloma vivirá con ellas como si fuera en Madrid. Paloma compaginará laboralmente, pero no va a dejar allí a sus hijas", desveló Beatriz Cortázar.

Comentarios