martes 14.07.2020

Bombazo: Enrique Ponce llevaba meses preparando su separación y Paloma Cuevas no tenía ni idea

El torero pone fin 25 años de matrimonio y dos hijas en común
Bombazo: Enrique Ponce llevaba meses preparando su separación y Paloma Cuevas no tenía ni idea
Bombazo: Enrique Ponce llevaba meses preparando su separación y Paloma Cuevas no tenía ni idea

Según recoge Informalia, enrique Ponce había viajado a América este invierno por razones de trabajo, como casi todos los años. Desde el otro lado del Atlántico había llegado a la redacción de Informalia un dato: "Enrique está consultado a asesores legales en México sobre cuestiones de divorcio porque va a separarse de Paloma Cuevas", nos dijeron, dando datos muy concretos.

Poco después, una fuente cercana al torero nos aseguraba que se estaba viendo con otra mujer con nombre y apellido muy conocido, cosa que nos negaron desde el entorno de Paloma Cuevas y que no se pudo confirmar. 

Ella no sabía nada

El 27 de febrero llamamos a Paloma Cuevas y le preguntamos si se estaba divorciando o si estaba bien con Enrique. "Si pasa algo desde luego yo no se nada",nos contestó. "Este fin de semana viene gente a la finca y tenemos una capea todos, te lo puedo asegurar", remataba la hija de Victoriano Cuevas (Victoriano Valencia). Insistimos entonces en que las fuentes que nos informaban eran buenas y daban detalles concretos de que el diestro valenciano había estado visitando asesores legales durante su estancia en México. "Se lo preguntaré porque yo de verdad que estoy bien y no tengo ni idea de que eso sea cierta", dijo. 

Paloma Cuevas cumplió e incluso nos explicó que no había nada, que estaban bien, y que "si hay algo yo no tengo ni idea, desde ahora te lo digo". Y la creímos, porque seguramente ella decía la verdad; es decir, no sabía que el rejón de su marido estaba siendo preparado ya desde despachos de juristas especializados. Otra cosa es la versión que se ha dado. Luego llegó la pandemia, el encierro, la convivencia durante tres meses que tanto daño a hecho a parejas que no estaban bien. Y este miércoles, Antonio Montero firma en Semana la noticia. 

Cuenta la publicación que desde hace un par de años las cosas no iban bien y que el matrimonio había comenzado a resentirse y desgastarse. Cuenta Semana que ambos se daban cuenta de que el amor que existía entre ellos se había acabado y que lo que les mantenía unidos son sus dos hijas, Paloma y Bianca. La cuestión es que Enrique Ponce (48) y Paloma Cuevas (47) han decidido poner fin a su matrimonio y a su vida en común poco antes de cumplir sus bodas de plata, es decir, 25 años de casados.

Amistades comunes

Si bien el semanario cuenta que el divorcio se ha planteado "de una forma amistosa, cordial y desde el respeto al amor", cosa que no dudamos, lo cierto es que se derrumba uno de los llamados matrimonios considerados indestructibles, y con amigos en la jet taurina-aristocrática que ahora tendrán que quedar con Paloma por un lado y con Enrique por otro. En el grupo de amistades del matrimonio está por ejemplo la mexicana Genoveva Casanova, gran amiga tanto de Paloma como de Enrique. La ex de Cayetano Martínez de Irujo y de José María Michavila sentirá sin duda esta ruptura de sus amigos. Pero el grupo de famosos Vip's de Paloma y Enrique es interminable. Desde Carolina Herrera hasta todo el tropel de amigos taurinos de ambos. Entre sus amigos personales se encuentran el rey Juan Carlos, Luis Alfonso de Borbón, Vargas Llosa o el futbolista Raúl González. También el cantante mexicano Luis Miguel, junto a quien el pasado mes de mayo el torero interpretó el tema Nada es igual. Y es que la música es una de las grandes pasiones de Ponce, que hace 10 años colaboró con el grupo Materia Prima cantando una ranchera, cuyos beneficios fueron destinados a una causa benéfica.

Terceras personas

Una vez publicado el divorcio de Paloma Cuevas y Ponce, y de confirmarse que no hay vuelta atrás, después de haber intentado mantener una buena convivencia por el bien de sus dos hijas, que por saber si la causa es solo el desgaste o ha habido algo más. La publicación asegura no existen terceras personas por parte de ninguno de los dos, y que la causa principal para tomar esta decisión es el desgaste de la relación. 

Casi un cuarto de siglo de matrimonio y dos hijas son el bello fruto de un amor que surgió porque Victoriano Cuevas, conocido profesionalmente como Victoriano Valencia, extorero y entonces apoderado de José Ortega Cano, llevaba a su familia de vez en cuando a los toros. En la plaza de Algeciras, siendo muy jovencito, Enrique no acertaba en el momento del descabello y Paloma, que estaba allí, le pidió a su padre que le ayudara en su carrera. En la primavera de 1992 Enrique y Paloma coincidieron en el hotel La Perdiz de la localidad jienense de La Carolina. Victoriano había llevado a su familia a presenciar el festejo taurino en el que Enrique participaba ya como matador. Fue allí cuando el entonces apoderado de Enrique, Manuel Morillas, los presentó y surgió el  flechazo. Aquel año la familia Cuevas pasó las navidades en Cali (Colombia) y allí fue donde Enrique y Paloma se enamoraron.

Después de que Ponce tuviera el valor de pedirle la mano de su hija al apoderado, en octubre de 1996, Paloma y Enrique se casaban en la catedral Nuestra Señora de los Desamparados, patrona de Valencia, patria chica del matador. El enlace llegó a ser incluso retransmitido en directo por el Canal 9, valenciano, lo que da una idea de quién es el torero nacido en Chiva para sus paisanos.

Hijas

Muchos años después llegaron sus hijas. Paloma, nacida en abril de 2008, y Bianca, en enero de 2012. El matrimonio tenía su 'sede' en Madrid, y también en la finca familiar Cetrina, situada en el termino jienense de Navas de San Juan. Enrique siempre ha reconocido que el mérito no ha sido solo de él: "Paloma es el gran apoyo que he tenido durante todos estos años. Es mi vida", aseguraba. Paloma, su pilar Paloma, licenciada en Ciencias Empresariales, siempre encabeza las listas de las mujeres más elegantes de España. Sin estridencias, ha brillado en todos los actos tanto personales como profesionales a los que ha acudido dentro y fuera de nuestro país. Ella ha sido el pilar de Enrique durante estos 24 años, tanto en momentos complicados de su vida profesional, en los que graves cogidas han comprometido su salud, como en momentos personales difíciles, entre ellos, el fallecimiento de su querido abuelo Leandro a los 100 años de edad en 2013. También, por su parte, Enrique ha sido el gran apoyo de Paloma en todos estos años, especialmente, tras la desgraciada pérdida de Nano Valencia, hermano de su esposa, quien falleció de un infarto de miocardio, con tan solo 41 años, en la víspera de la Nochebuena de 2014.

Apoyado en su mujer

"Enrique es un hombre puro, profundo, auténtico, único, irrepetible, que me enamoró por su grandeza como ser humano y de quien, cada día, me siento más orgullosa", ha dicho Paloma sobre su esposo. Ahora, Paloma y Enrique seguirán queriéndose pero en lo sentimental tomarán caminos separados. Queda el pasado, los recuerdos y mucho cariño, además de respeto, y sobre todo el amor infinito que ambos sientes por sus dos hijas.

Más información en vídeos 
Comentarios