"Cetrina", la lucrativa reinvención de Enrique Ponce, ¿con el beneplácito de Paloma?

El diestro ha convertido la herencia familiar en finca de banquetes, cría de toros de lidia y cultivo de olivos
En una imagen de archivo a la izquierda Paloma Cuevas, a la derecha Enrique Ponce junto a su pareja Ana Soria este martes en 'El Hormiguero' de Antena 3
photo_camera En una imagen de archivo a la izquierda Paloma Cuevas, a la derecha Enrique Ponce junto a su pareja Ana Soria

Según recoge La Razón, el anuncio suena idílico: «Sus instalaciones cuidadas y su amplio equipo de profesionales altamente cualificados harán que el éxito de vuestro gran día esté asegurado. Sin duda alguna, un establecimiento lleno de magia donde podréis hacer realidad la boda de vuestros sueños». Así lo debieron pensar Baltasar Garzón y Dolores Delgado cuando decidieron alquilar la finca «Cetrina» para celebrar su enlace. Propiedad de Enrique Ponce, ha cobrado actualidad tras conocerse que la pareja se dará allí el segundo «sí quiero» el próximo 11 de mayo. El enlace civil ya lo celebraron antes de Navidad, concretamente el 3 de diciembre, en una ceremonia celebrada con su círculo más íntimo. La celebración está ideada como una gran fiesta con amigos, para la que la pareja se ha decantado por cerrar la finca de Enrique Ponce y pagar los 5.000 euros que cuesta alquilar el espacio, situado en la localidad jienense de Navas de San Juan.

El torero decidió poner en alquiler la finca hace ahora dos años, en febrero de 2022, como un modo para sacar rentabilidad a la propiedad tras su retirada de los toros. Y no le va nada mal. Con un aforo de hasta 600 comensales, el alquiler incluye un servicio completo con catering y menús a partir de un precio de 85 euros, con el que la propiedad promete deleitar a sus comensales con una «cocina típica regional» mezclada con toques de «fusión». Además de una vivienda, también con posibilidad de alquilarse, la finca posee otros extras, como una capilla para las celebraciones religiosas.

Finca La Cetrina de Enrique Ponce, donde se realizan bodas

Ponce está triunfando como restaurador con su idea de hacer de su finca un lugar para celebraciones. Pero «Cetrina» no es sólo una finca de disfrute para parejas casaderas. Al margen de bodas, la finca es una propiedad mixta, agrícola y ganadera, que cuenta con una casa de recreo y ocupa una extensión de 903 hectáreas de terreno. La vivienda actual se levantó en 1997 junto a otra que ya existía con anterioridad y tiene 420 metros cuadrados de superficie repartidas en tres plantas: la baja, donde se ubican las zonas comunes; la planta alta, con las habitaciones; y una planta sótano destinada a servicios. El aspecto exterior replica la arquitectura de un cortijo andaluz, con sus paredes encaladas y detalles en tonos marrón y albero, y zócalos revestidos con las típicas ventanas andaluzas. Como curiosidad, el acceso principal de la vivienda es una copia de la puerta grande de la Plaza de la Maestranza de Sevilla, a la que el diestro mandó añadir el escudo de su ganadería.

Ponce gestiona «Cetrina» a través de Cetrina SL, una sociedad que constituyó en febrero de 2008 y de la que también fue parte su ex mujer Paloma Cuevas, hasta que cesó en su cargo de apoderada de la sociedad en junio de 2021, coincidiendo con su separación. La comercialización de la finca como espacio para bodas fue vista por algunos como un intento por conseguir liquidez en un momento en que su situación económica había dejado de ser boyante. Los rumores apuntaron a finales de 2021, incluso a que el diestro valenciano había decidido poner a la venta la finca. El extremo nunca fue confirmado ni desmentido por él, pero lo cierto es que algunas inmobiliarias de lujo de la zona se frotaban las manos por el alto valor de mercado. Fuentes del sector la valoraban entonces en un precio cercano a los 8 millones de euros.

«Cetrina» fue testigo precisamente del último acontecimiento familiar de Enrique Ponce y Paloma Cuevas. En septiembre de 2021, la ex pareja se volvía a ver las caras para celebrar en la finca la primera comunión de la hija menor de la ex pareja, Bianca. Ponce y Cuevas tiraban la casa por la ventana con una celebración en la que no faltaron amigos del ex matrimonio, como Naty Abascal o Margarita Vargas y Luis Alfonso de Borbón.

Toros, aceite y un pasado lleno de viviendas

«Cetrina» es el lugar donde tiene afincada la ganadería de toros de lidia que Enrique Ponce posee desde hace tres décadas. El diestro la creó a partir de astados que provenían en parte de las reses del ganadero y apoderado José Luis Martín Berrocal, padre de Vicky Martín Berrocal, que compró en 1993. Aparte de la ganadería, la otra mitad de la finca está destinada al cultivo de 53.000 olivos. El olivar ocupa en extensión las fincas «Cetrina» y «Avenzas», las dos muy próximas. En ellas se cultivan intensivamente 400 hectáreas con 53.000 árboles de aceituna picual.

Comentarios