Nuevas pruebas médicas. Sara Carbonero e Iker Casillas no se esperaban algo así. Última hora

La noticia que estremece a la pareja
Iker Casillas decide retirarse y aceptar un puesto en la directiva del Oporto tras su infarto. En la imagen el jugador junto a Sara Carbonero
photo_camera Nuevas pruebas médicas. Sara Carbonero e Iker Casillas no se esperaban algo así. Última hora

Según recoge Diario Gol, Sara Carbonero se las prometía muy felices hace unas semanas. La de Corral de Almaguer ya se veía haciendo las maletas para regresar a Madrid. Y es que la influencer hace mucho tiempo que desea volver a la capital.

Unas esperanzas que aparecieron cuando Iker Casillas tomó la decisión de presentarse a las elecciones a la presidencia de la Real Federación Española de Fútbol. Ello significaba que se había quitado la cabeza la idea de volver a competir después haber tenido que parar a causa del infarto que sufrió el pasado mes de mayo.

Casillas busca sitio en los despachos

Iker llevaba meses trabajando para regresar a los terrenos de juego, algo que tenía extremadamente preocupada a Sara por los riesgos que ello conllevaba. Obviamente, Iker no hubiera vuelto al fútbol de élite si los médicos le hubieran indicado lo contrario. Pero la posibilidad de que Casillas volviera a ponerse los guantes tenía aterrorizada a la toledana.

Por eso la decisión del ex capitán de la Selección Española y del Real Madrid de cambiar los estadios por los despachos atraía y mucho a Carbonero. Y no solo por el riesgo que evitaría correr Iker, sino porque en la capital podría estar cerca de los suyos.

Sara Carbonero tiembla

Sin embargo, sus opciones de batir en unos comicios a Luis Rubiales, el otro candidato a la presidencia de la RFEF, se desvanecen cada día que pasa. Más aun con la crisis del coronavirus de por medio, que no permite a Casillas trazar los lazos y buscar aliados como le gustaría. Y como debería, si quiere lograr un resultado positivo en las elecciones.

Por eso la idea de volver a jugar es algo que crece cada día que pasa en la mente de Casillas. A la misma velocidad que aumenta la preocupación de Sara con la posibilidad de que los expertos le den luz verde para volver a competir.

Comentarios