Escándalo en palacio: a la luz la monumental bronca entre Letizia y la infanta Cristina

Se filtran los detalles de la monumental pelea entre la reina Letizia y la infanta Cristina
Escándalo en palacio: a la luz la monumental bronca entre Letizia y la infanta Cristina
photo_camera Escándalo en palacio: a la luz la monumental bronca entre Letizia y la infanta Cristina

Según recoge Lecturas, que la relación entre la infanta Cristina (58 años) y Letizia (51 años) no es buena es algo que todos los seguidores de la Casa Real conocen. No es ningún secreto que en numerosas ocasiones se hablado de las tiranteces y los desaires que han protagonizado. Y es que la llegada de la periodista a la familia real no fue de agrado para nadie. De hecho, Pilar Eyre recuerda en la revista Lecturas un gran enfrentamiento que tuvieron la hermana de Felipe VI con su mujer hace un par de veranos en Marivent. "Con su hermano, su mejor amigo, su cómplice cuando eran jóvenes, no hay relación ya que el trato con su cuñada es muy difícil y cuando están juntas saltan chispas", comienza diciendo la periodista en las páginas que ya podéis encontrar en los mejores quioscos.

"Hace dos veranos tuvieron una pelea monumental en Marivent: Letizia bajó a cenar en mallas de gimnasia, Cristina se lo afeó y la reina le gritó que ella en su casa se vestía como le daba la gana. Desde entonces no han vuelto a dirigirse la palabra", cuenta Pilar, que dice que tampoco la hermana de Felipe ha hecho por mostrar un ápice de amabilidad por la reina. "Tampoco Cristina ha apoyado, al menos de forma pública, a Letizia en estos momentos tan difíciles que está pasando. Y es que quizás ella tampoco se sintió apoyada ni por su hermano y ni por su cuñada cuando su vida se hundió de una forma pública y estrepitosa", añade. 

Que la relación entre la infanta Cristina (58 años) y Letizia (51 años) no es buena es algo que todos los seguidores de la Casa Real conocen. No es ningún secreto que en numerosas ocasiones se hablado de las tiranteces y los desaires que han protagonizado. Y es que la llegada de la periodista a la familia real no fue de agrado para nadie. De hecho, Pilar Eyre recuerda en la revista Lecturas un gran enfrentamiento que tuvieron la hermana de Felipe VI con su mujer hace un par de veranos en Marivent. "Con su hermano, su mejor amigo, su cómplice cuando eran jóvenes, no hay relación ya que el trato con su cuñada es muy difícil y cuando están juntas saltan chispas", comienza diciendo la periodista en las páginas que ya podéis encontrar en los mejores quioscos. 

"Hace dos veranos tuvieron una pelea monumental en Marivent: Letizia bajó a cenar en mallas de gimnasia, Cristina se lo afeó y la reina le gritó que ella en su casa se vestía como le daba la gana. Desde entonces no han vuelto a dirigirse la palabra", cuenta Pilar, que dice que tampoco la hermana de Felipe ha hecho por mostrar un ápice de amabilidad por la reina. "Tampoco Cristina ha apoyado, al menos de forma pública, a Letizia en estos momentos tan difíciles que está pasando. Y es que quizás ella tampoco se sintió apoyada ni por su hermano y ni por su cuñada cuando su vida se hundió de una forma pública y estrepitosa", añade. 

Letizia y Cristina

"Con el altivo Marichalar, sin embargo, nunca se entendió y con la infanta Elena había tal disparidad de carácter que Letizia no sabía qué temas tratar con ella, ya que el mundo de la hípica le resultaba ajeno y tampoco era religiosa. Así pues, Iñaki y Cristina eran sus asideros y ellos fueron los encargados de comprar algo tan personal e importante como su anillo de compromiso. El primer desencuentro llegó cuando bautizaron a Irene, una ceremonia que tuvo lugar en los jardines de la Zarzuela. Con naturalidad, Cristina le pidió a su cuñada que hospedara a sus suegros y Letizia se negó alegando que estaba embarazada y que no le apetecía tener en casa a unas personas a las que no conocía. El rostro de incomodidad de Letizia durante el bautizo hizo correr ríos de tinta, aunque en aquellos momentos no sabíamos qué había pasado", revela Eyre. 

Eso sí, la periodista cuenta que después de aquello todo fue a peor: cuando Letizia tuvo sus propios hijos dejó de prestar atención a sus sobrinos y Cristina tampoco interactuó nunca ni con Leonor ni con Sofía. "Otro desencuentro ocurrió cuando Iñaki cumplió 40 años. En medio de la fiesta, que tuvo lugar en su nueva casa en Pedralbes, el jugador le pidió ayuda a su cuñado con la hipoteca, a lo que Felipe contestó: 'Si no podías comprarla ¿por qué os lanzaseis? Aquí cada uno se paga lo suyo'. Según testigos directos, el resto de la noche Felipe y Letizia se mantuvieron en un rincón sin hablar con nadie y posaron de mala gana para los fotógrafos", comenta. 

"Cuando empezaron a destaparse las irregularidades económicas del deportista, Letizia se quitó el anillo de compromiso que él había comprado y no ha vuelto a ponérselo nunca. Su actitud pública hacia ellos se volvió muy fría y, cuando Felipe le pidió a su hermana que se divorciara de Iñaki, Cristina vio detrás la mano de Letizia y su aversión mutua se acrecentó. Y, aunque sabía que eso iba a causar su expulsión del núcleo real, se negó a romper su matrimonio, se sentó en el banquillo de los acusados y visitó a Iñaki en prisión con una enorme dignidad que muchos admiramos, anteponiendo su familia a la institución", añade la experta en Casa Real. 

Comentarios