A la luz el lado más oscuro del matrimonio entre María Pombo y Pablo Castellano

Una relación llena de luces y sombras
A la luz el lado más oscuro del matrimonio entre María Pombo y Pablo Castellano
photo_camera A la luz el lado más oscuro del matrimonio entre María Pombo y Pablo Castellano

Según recoge ABCMaría Pombo (29 años) y Pablo Castellano (37) se vieron por primera vez por primera vez en el Masters 1000 de Madrid de tenis en 2015 cuando unos amigos en común les presentaron. «Me llegó un mensaje 'María, no sé si te acordarás de mí, voy con un amigo a Santander' y empezó a hacerme comentarios como medio tonteando. Estuvieron dos días por allí, empecé a hablar con él», confesó la influencer durante una entrevista concedida a Bertín Osborne en 'Mi casa es la tuya'. «Pablo apreciaba cosas de mí que ninguna pareja había apreciado. Es como que mis otros novios eran los importantes -en relación al futbolista Álvaro Morata, con el que mantuvo un idilio desde 2013 a 2015- y en este caso Pablo estaba dándome importancia a mí. Fue la primera persona que creyó en mí», reconoció visiblemente emocionada.

Tras tres años de noviazgo, la pareja se comprometió de la forma más romántica con vistas a un acantilado cántabro. «SÍ, SÍ y mil veces SÍ, que casarme contigo es la suerte de mi vida», escribió entonces ella a través de su perfil en Instagram junto a una imagen en la que mostraba sonriente el impresionante anillo de pedida.

Poco más de un año más tarde, el 22 de junio de 2019, María Pombo y Pablo Castellano celebraron una boda de ensueño en la Colegiata de Santa Cruz de Cantabria junto a 300 invitados -entre los que se encontraban numerosos rostros conocidos de la televisión y las redes sociales-.

María Pombo y Pablo Castellano el día de su boda

A día de hoy, María y Pablo forman una de las parejas más estables, queridas y con más repercusión en redes sociales del panorama nacional. Junto a sus dos hijos, Martín y Vega, han logrado convertirse en un referente como familia. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y, detrás de las decenas de fotografías en las que derrochan amor y felicidad, existe también un lado oscuro lleno de enfados, reproches y problemas en la convivencia.

Crisis

Así lo ha confesado la propia pareja a través de 'Pombo', el docureality en el que la influencer y su familia se sinceran para que los espectadores puedan acercarse un poco más a su vida detrás de la cámara del móvil.

Lejos de esconder los problemas en su relación, María y Pablo utilizan este canal para mostrar la realidad de su día a día: «No te digo que esté siendo maravilloso. Estamos aprendiendo de nuestra vida con un nuevo integrante en la familia, pero no estábamos al borde del divorcio como se dijo», dice la influencer en referencia a la crisis que sufrieron el pasado mes de agosto cuando se filtró una nota en la Pombo le pedía un deseo a la luna: 'Mi matrimonio, que estaba en la cuerda floja, está mejor que nunca. Más enamorados y más felices que nunca'. «A medida que van pasando los años, esa pasión del primer año de atracción de todo tipo va disminuyendo. No es que el amor sea menor, sólo va evolucionando. No estamos en el mejor momento, pero estamos luchando y ella está aguantando cosas que yo no aguantaría», añade el empresario frente a esto.

Y es que en otro de los capítulos de la serie se puede ver cómo el fuerte carácter del empresario a veces interfiere en la felicidad de su matrimonio: «Me has puesto de mala hostia. Me has tocado los cojones. Prefiero que estéis vosotras dos solas. No me apetece estar, no pinto nada y no estoy hablando. Estad vosotras dos y os reís vosotras dos», dice visiblemente enfadado justo antes de levantarse e irse, mientras su mujer y su hermana, Marta Pombo, cuentan entre risas su experiencia en los Latin Grammys.

Un carácter que le ha llevado a pedir ayuda psicológica: «Cuando te sobrepasan las cosas, hay veces que te afecta a la salud. Tengo una vida que ni en mis mejores sueños, pero no es todo lo que se ve, porque detrás hay problemas. Soy buena persona, pero muchas veces mi forma de ser con la gente no es la más correcta», reconoce. «He querido tirar para delante y pensar que puedo yo solo y, a lo mejor, no puedo yo solo. Llevo sin dormir bien un año. Ese es el primer problema que tengo y que hace que vaya vinculado al tema personal con María, amigos, hermanos, suegros, cuñados... Necesito ser yo. Se han juntado muchas cosas», añade.

Pese a todo, «Cada día tengo más claro que María es la mujer de mi vida y que estoy ultraenamorado de mi mujer. Pero necesito poder demostrarlo y con mi actitud no lo hago. Me jode verla sufrir. No lo ha pasado nada bien y no he podido estar a la altura como me hubiese gustado a mí», en referencia a los problemas que padeció la influencer durante el posparto.

Esta no es la primera vez que la pareja habla sobre los problemas en su matrimonio: «Es verdad que estamos en un momento en el que tenemos dos niños, uno de tres años y una de ocho meses, y bueno, es una temporada en la que te toca aprender y gestionar como pareja ciertos hábitos que nunca habíamos tenido que gestionar», confesó María Pombo durante su visita a 'El Hormiguero' para promocionar la docuserie 'Pombo'. «También es verdad que no hemos pasado nuestro mejor momento y estoy orgullosa de saber que nos hemos elegido, que elegimos cuidarnos y que elegimos luchar por nosotros. Creo que eso, en la era en la que estamos, es algo a destacar porque ahora la gente ya no lucha. Entonces creo que eso es el amor», añadió dedicándole un sincero «te quiero, Pablo» dirigido a su marido que se encontraba entre las gradas.

Comentarios