El drástico movimiento del torero Juan Ortega tras darle plantón a su novia en el altar

El padre de la novia fue el que se encargó de comunicarle a los 500 invitados, a través de un mensaje, que la boda había sido cancelada
Así es Carmen Otte Alba, la novia de Juan Ortega que está "destrozada" tras el plantón del torero antes de la boda - Fotomontaje: SEMANA
photo_camera Así es Carmen Otte Alba, la novia de Juan Ortega que está "destrozada" tras el plantón del torero antes de la boda - Fotomontaje: SEMANA

Según recoge SEMANA, este sábado, 2 de diciembre, estaba todo preparado para que Juan Ortega y su novia, Carmen Otte Alba, pusieran el broche de oro a su relación de más de 14 años con una boda celebrada en Jerez de la Frontera. Sin embargo, media hora antes de que la novia hiciera su entrada triunfal, el diestro le comunicaba que tenía dudas y no iba a casarse. La dejaba plantada y los invitados que ya estaban en el templo se quedaban estupefactos ante la situación. Conforme pasan las horas, el matador de toros se ha visto sobrepasado por las críticas que está recibiendo y ha tomado una drástica decisión.

Juan Ortega llamaba a su novia para comunicarle que no se iba a casar con ella, algo que la cardióloga no esperaba pues horas antes habían celebrado por todo lo alto y la mar de felices su preboda. Al hacerse pública la noticia, el diestro se ha visto en el punto de mira y está siendo objeto de mordaces críticas a través de las redes sociales. Muchos internautas le preguntan que cómo es posible que le hiciera eso al amor de su vida, otros quieren saber los motivos y también hay quién se cuestiona qué pasó con la comida y el convite. Sobrepasado por las reacciones, el matador de toros ha hecho un movimiento mientras permanece refugiado en su casa de Sevilla: limitar los comentarios que está recibiendo.

En concreto, según podemos ver en su pérfil de Instagram, en las últimas dos publicaciones directamente ha eliminado la opción de que se le pueda dejar algún comentario y en las siguientes lo ha limitado. Esto vendría a confirmar que Ortega está pendiente de todo lo que se dice, con el teléfono en la mano y esperando a que pase la tormenta. Mientras tanto, la novia está completamente destrozada. Así lo ha asegurado Mónika Vergara en 'Fiesta', quien también explica que la cirujana se encuentra recluida en casa de sus padres, sin parar de llorar y con pocas ganas de contestar las llamadas.

El torero Juan Ortega asumirá todos los costes de la boda

Tras tomar la decisión de no casarse, Juan Ortega también le comunicó a su novia que se encargaría de hacer frente a todos los costes que supone una cancelación de este tipo. Además del convite, también pagaría el viaje de novios que estaba previsto. Igualmente, según ha trascendido, fue el padre de la novia quien tuvo que comunicar a través de un mensaje a los cerca de 500 invitados que el enlace no se iba a celebrar. Una noticia que pilló a todos por sorpresa. Estas personas salieron estupefactas del templo y, por las horas, se dirigieron a los bares aledaños completamente desconcertados y desencajados. "Había personas por aquí que no sabían a dónde ir", declara en el programa de Telecinco un testigo presencial. Tal y como recoge 'Diario de Jerez', entre los invitados se encontraban José Luis Vázquez, Pepe Luis Vargas, Chuelo hijo, Morante de la Puebla, Curro Romero  y Roca Rey.

Así es Carmen Otte Alba, que está destrozada

De Carmen se sabe poco o nada más allá de que hizo su residencia de cardiología en el Hospital Universitario Virgen del Rocío en Sevilla. Trabaja en Jerez y un día antes de la boda tanto ella como Juan Ortega celebraron su preboda rodeados de todos sus seres queridos. Se les veía bien, enamorados y expectantes de que llegara el gran día. Pero nunca llegó. Ahora, muchos se preguntan qué va a pasar ahora y quién va a hacerse cargo de los gastos del fallido enlace. Según ha revelado Mónika Vergara en 'Fiesta', será el diestro quien se asuma todos los costes. Por su parte, la cardióloga se ha refugiado en casa de sus padres, tiene un disgusto monumental y no para de llorar, tampoco quiere coger el teléfono. Juan Ortega se encuentra en la casa que compartía con Carmen y pendiente de las llamadas, aunque tan solo habla con aquellos que conoce.

Comentarios