El Pantojazo de Isabel en Buenos Aires: dardos envenenados y mensaje para sus nietos

La tonadillera ha vuelto a un escenario y lo ha hecho en el emblemático Luna Park de Buenos Aires
El Pantojazo de Isabel en Buenos Aires: dardos envenenados y mensaje para sus nietos
photo_camera El Pantojazo de Isabel en Buenos Aires: dardos envenenados y mensaje para sus nietos

Según recoge Informalia, Isabel Pantoja regresó este martes 24 de mayo a los escenarios latinoamericanos, concretamente al emblemático Luna Park de Buenos Aires. La tonadillera cantó ante más de 5.000 personas sus grandes éxitos e hizo especial hincapié en algunas frases de sus letras, que bien pueden hacer referencia a los problemas mediáticos y familiares a los que se ha enfrentado en los últimos tiempos, desencadenados por su pequeño del alma.

La tonadillera agotó prácticamente todas las localidades que se pusieron a la venta en el recinto, pese a que en los últimos días tuvieron que regalar algunas de las pocas entradas que quedaban sin vender para que no se apreciaran butacas vacías.

Cuanto interpretó Marinero de Luces, cambió el mítico "Hoy quiero confesar que estoy algo cansada" por un contundente "Hoy quiero confesar que estoy ya muy cansada". La emoción y el hartazgo que le salió del alma a la hora de entonar esta frase hizo el resto y el público la sobreentendió. 

Otro de los momentos cumbres llegó cuando cantó otro de sus éxitos, Dímelo, y en concreto esta parte, tal y como han destacado en El programa de Ana Rosa: "Es verdad que yo te adoro, pero más me adoro yo. Yo ya no aguanto más mentiras, más traiciones, más ya no".

El momento más emocionante de la noche llegó cuando se dirigió a sus nietos sobre el escenario, a la hora de cantar una canción que le escribió Juan Gabriel. Recalcó que ellos son lo más importante para ella. Una referencia que su hija, Isa Pantoja, ha comentado este miércoles desde Mediaset: "Me ha emocionado".

A la joven le hubiera gustado estar con su madre en su regreso triunfal a los escenarios, pese a que en los últimos tiempos no ha estado tan unida a ella como le gustaría: "Me hubiera encantado estar con ella, pero tengo otras obligaciones y otra vida aparte que está aquí", ha señalado. 

Ha sorprendido el buen estado anímico y físico que tenía la folclórica en el Luna Park, especialmente teniendo en cuenta el mal trago que ha pasado en los últimos tiempos por los ataques público de su hijo Kiko Rivera y la depresión que arrastró. Los problemas judiciales, se podría enfrentar incluso a tres años de cárcel por la venta de Mi Gitana, tampoco han remado a su favor.

La artista arrancó este su gira Enamórate en el Luna Park: "Voy a venir más seguido, Dios mediante", dijo durante el concierto, para el que no permitió la acreditación a medios españoles. El 27 y 28 de mayo aterriza en el Gran Arena Monticello (en Mostazal, Chile), donde ya ha colgado el cartel de sold out (no hay entradas). El 1 de junio, la intérprete de Se me enamora el alma actúa en el Plaza Arena Jockey Club de Lima, en Perú.

Comentarios