domingo 15.12.2019

La vendimia de este año 2019 tiene menor producción de uva, pero es de gran calidad

Cooperativas y organizaciones agrarias coinciden en calcular para la actual vendimia unas cifras más "normales"
La vendimia de este año 2019 tiene menor producción de uva, pero es de gran calidad
La vendimia de este año 2019 tiene menor producción de uva, pero es de gran calidad

La vendimia, que recorre la geografía española de sur a norte a partir de agosto, se está caracterizando este año por la gran calidad de la uva y por unas previsiones que apuntan a un recorte que oscila entre el 22,5 % y el 30 % respecto a la cosecha récord de 2018 (50,3 millones de hectolitros).

Cooperativas y organizaciones agrarias coinciden en calcular para la actual vendimia unas cifras más "normales", en el entorno de los 35 a 39 millones de hectolitros, pero inferiores a la media de los últimos años.

El presidente de Cooperativas Agroalimentarias de España, Ángel Villafranca, ha confirmado a Efe que mantiene la previsión de 39 millones hectolitros de vino y mosto (un 22,5 % menos) que avanzó a finales de julio, con una ligera rebaja de los 21 millones hectolitros que fijó para Castilla-La Mancha, la principal zona productora.

Villafranca ha recordado que la producción "normal" en España, si se contabilizan los datos de las últimas cinco campañas, oscila entre los 42-43 millones hectólitros, aunque la horquilla se extiende desde los 35 millones de 2017 a la gran cosecha del pasado año.

"Las estimaciones pueden variar aún en función de si llueve en los próximos 15 días", ha advertido antes de explicar que la vendimia 2019 ha estado "muy condicionada por la falta de precipitaciones desde abril en los viñedos de la mitad sur, en contraste con el régimen satisfactorio de lluvias en los del norte".

Respecto a la evolución del mercado y, concretamente, ante las protestas de algunos viticultores amparados por la Denominación de Origen Protegida (DOP) Cava por los bajos precios fijados para la uva, el presidente de Cooperativas niega que se deba al alto volumen de existencias.

"Yo apostaría porque la interprofesional del Cava sentara en la mesa para dialogar a los productores y a los grandes operadores de Cataluña -que han cambiado en el último año y medio- y buscar una forma de entendimiento", ha señalado Villafranca.

Desde Asaja, su director técnico, José Carlos Caballero, ha recordado que la vendimia 2019 ya está muy avanzada en zonas como Jerez, Montilla-Moriles y Extremadura, mientras que acaba de comenzar con las variedades tempranas de chardonnay y sauvignon blanc en Castilla-La Mancha.

A su juicio, aunque es pronto para hablar de estimaciones nacionales, sí coincide con Villafranca en que "la sequía, con precipitaciones muy cortas" ha pasado factura a la producción del centro y Castilla y León.

"La reducción de cosecha en España se situará en torno al 30 % respecto a 2018", según Caballero, quien ha destacado que la meteorología que ha afectado al volumen se ha traducido por otro lado en una "calidad excepcional" del fruto.

El responsable estatal del sector vitivinícola de COAG, Joaquín Vizcaíno, ha calificado de "importante" la merma en la producción por las altas temperaturas -"en torno al 30 % para el total de España y hasta el 35 % en Castilla-La Mancha"-, a la vez que ha asegurado que será de "alta calidad".

Ha indicado que este año el inicio de la vendimia se ha producido en "fechas normales", a diferencia de 2018, que se retrasó por las lluvias, y ha estimado que se volverá a "niveles normales de producción".

"Esperamos que las producciones se puedan vender con relativa facilidad, sin tensiones en los mercados y escapando un poco de lo que ha ocurrido estos pasados meses con las altas cosechas en Europa", ya que en Francia e Italia se prevé también una merma cercana al 15 %.

El responsable de Vino de UPA, Alejandro García-Gasco, ha mostrado su confianza en que "la reducción generalizada de la producción en todas las regiones va a beneficiar al sector" tras la gran cosecha de 2018, lo que conllevará "una recuperación del mercado del vino".

García-Gasco ha demandado "más herramientas para el sector ante las consecuencias de las fluctuaciones de producción en los precios en origen", y ha insistido en la recomendación a los productores de que firmen un contrato-tipo de compraventa con las bodegas con precios fijos y el pago a 30 días. 

Más información en vídeos 
Comentarios