Miércoles 19.06.2019

El uso de AVE en España, inferior a otros países pese a liderar la inversión

En España se registra una utilización muy desigual, mientras que en el tramo entre Madrid-Barcelona la capacidad utilizada es del 45 %, en el que conecta Albacete y Alicante cae al 8 %

El uso de AVE en España, inferior a otros países pese a liderar la inversión
El uso de AVE en España, inferior a otros países pese a liderar la inversión

El uso efectivo de la red de alta velocidad en España es inferior al que registran países vecinos pese a que es el que más kilómetros de AVE construye en Europa, por delante de Reino Unido, Alemania o Italia, el que más esfuerzo inversor dedica (33.500 millones) y el que tiene la red más extensa.

En este sentido, en España se registra una utilización muy desigual. Mientras que en el tramo entre Madrid-Barcelona la capacidad utilizada es del 45 %, en el que conecta Albacete y Alicante cae al 8 %, según un informe elaborado por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) correspondiente a 2017.

El estudio concluye que el número de viajeros transportados por tren en España es todavía reducido teniendo en cuenta el grado de utilización de la red y su comparación con otros países europeos.

Así, el mercado español se sitúa en el cuarto puesto de Europa por pasajeros transportados, por detrás de Alemania, Reino Unido y Francia.

Pese a todo ello, en los últimos años el esfuerzo inversor se ha concentrado en este tipo de infraestructura y, a día de hoy, la intensidad inversora no ha decaído, pues, de acuerdo con la UIC, España es el país europeo que más kilómetros de alta velocidad construye (904), a mucha distancia de Austria (281 km), Reino Unido (230 km), Alemania (147 km) o Italia (53 km).

Además, España es el país europeo con mayor red de AVE, y el segundo del mundo por detrás de China, con unas inversiones que superan los 33.500 millones de euros, a los que hay que añadir otros 12.951 millones en tramos en construcción.

Para financiar esta inversión, España ha contado con el apoyo de los fondos europeos, que han supuesto un 25 % del total.

No obstante, el informe destaca que la red de alta velocidad conlleva un elevado coste de mantenimiento y una amortización creciente en el tiempo. Así, los costes imputables a estas líneas son más del doble que en la red convencional y se sitúan en torno a los 50.000 euros/km, de acuerdo con la CNMC.

Además, si se considera alternativamente el avión en trayectos de más de 300 km, únicamente en España y Alemania el coste del ferrocarril supera al aéreo.

El estudio de la CNMC destaca que el trayecto más demandado es Madrid-Barcelona, que transporta 4,1 millones de viajeros y creció en 2017 un 7,1 %; seguido, con más de 2 millones de viajeros, por Madrid-Sevilla y Madrid-Valencia. Por otro lado, indica que el ingreso medio por viajero es de unos 43 euros.

La CNMC entiende que la liberalización de los servicios ferroviarios de viajeros a partir de 2020 es una oportunidad para incrementar la utilización de la red de AVE y los ingresos del gestor.

Además, insiste en que hay margen para mejorar la comercialización de los servicios, la utilización de los trenes y su intensidad.

Por lo que respecta al transporte de mercancías por ferrocarril, que cayó un 3,1 % en 2017 y prosigue su tendencia negativa, la cuota en España está entre las más bajas de Europa, solo por delante de Grecia e Irlanda.

La CNMC cree que la repercusión de los costes de la red en los cánones que pagan las empresas a ADIF por el uso de la infraestructura pone en riesgo la viabilidad del transporte de mercancías por tren.

Más información en vídeos 
Comentarios