sábado 15/8/20

Calviño: "Tenía apalabrados diez votos, pero algún ministro no hizo lo que dijo que haría"

La vicepresidenta de Asuntos Económicos del Gobierno español pierde la votación y el irlandés Donohoe será el nuevo presidente del Eurogrupo
La vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en una imagen de archivo durante una comparecencia
La vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en una imagen de archivo durante una comparecencia

El ministro de Finanzas de Irlanda, Paschal Donohoe, ha ganado la votación que ha tenido lugar este jueves y será el nuevo presidente del Eurogrupo tras haber cosechado más apoyos que la española Nadia Calviño en la segunda votación que ha decidido quién dirigirá las negociaciones de este organismo informal durante los próximos dos años y medio.

La candidatura de la vicepresidenta de Asuntos Económicos del Gobierno español fue la que consiguió reunir más votos en la primera ronda con nueve apoyos, a uno de conseguir el cargo, según han asegurado a Europa Press varias fuentes europeas.

Pero lo que finalmente ha decantado la balanza ha sido el nuevo reparto de fuerzas tras la retirada del luxemburgués Pierre Gramegna, cuyos apoyos en la primera votación se han trasladado en gran medida al candidato irlandés.

Calviño estaba considerada como la favorita para suceder al portugués Mário Centeno, y su principal baza era el apoyo de las tres principales economías de la moneda común (Alemania, Francia e Italia).

Pero se ha visto perjudicada por el formato de la votación, que da a cada país un voto y no tenía en cuenta cuestiones como el peso del PIB o la población de cada país.

Tampoco han sido suficientes las gestiones que ha hecho durante los últimos días el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a favor de su vicepresidenta.

Sánchez, al igual que la ministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya, se mostraba "razonablemente optimista" de cara a la votación de este jueves.

Así las cosas, el ministro de Finanzas de Irlanda, del Partido Popular Europeo (PPE), se convertirá el próximo lunes y hasta diciembre de 2022 en el cuarto presidente del Eurogrupo tras Jean-Claude Juncker (2005-2013), el holandés Jeroen Dijsselbloem (2013-2018) y el portugués Mário Centeno (2018-2020).

TENÍA "APALABRADO" AL MENOS 10 VOTOS

Tras ello, la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital ha asegurado este viernes que España "tenía apalabrados al menos 10 votos" en la votación de ayer para que fuera nombrada presidenta del Eurogrupo.

"Pero al final alguno de los ministros no hizo lo que dijo que iba a hacer", ha añadido la vicepresidenta, que ha afirmado que "estas cosas pasan" y que el Gobierno español sabía desde el principio que conseguir la Presidencia del Eurogrupo "iba a ser una lucha complicada".

La vicepresidenta no ha querido hablar en ningún momento de "traición" y ha recordado además que el voto era secreto y telemático. "Es imposible saber (quién cambió el voto), no merece la pena especular. Pasemos página", ha dicho Calviño, que ha insistido en que era una carrera complicada.

"Partíamos con importantes desventajas porque hay una mayoría de gobiernos del Partido Popular en Europa, porque ya veníamos de una Presidencia de un país, no sólo del Sur, sino de un país hermano; nunca ha habido una Presidencia de un país grande precisamente porque el sistema de voto da más peso a los países pequeños, por no hablar de que soy la única mujer en esa mesa", ha argumentado Calviño en declaraciones a Onda Cero, la SER y RNE recogidas por Europa Press.

La vicepresidenta ha indicado que ganar la Presidencia del Eurogrupo habría sido la "primera vez de muchas cosas": primera mujer presidenta del Eurogrupo, primera vez de un país grande y primera vez que se hubiera repetido un presidente del Eurogrupo de la misma zona geográfica y del mismo partido político. "Hubiera sido un cambio muy importante respecto a lo que se venía repitiendo hasta ahora", ha apuntado.

La lectura que hace Calviño sobre el resultado de la votación de ayer es que los países pequeños se unieron en torno a un líder y que el Partido Popular Europeo "consiguió arrastrar" a varios gobiernos de corte liberal. "El PPE se empeñó e invirtió mucho para conseguir el apoyo al candidato de Irlanda"

Calviño ha asegurado que "se queda" con los nueve votos conseguidos tanto de países grandes como pequeños, del Norte y del Sur, de países gobernados por liberales, por el Partido Popular Europeo y con el apoyo de toda la familia del Partido Socialista.

ESPAÑA NO SALE DEBILITADA

La vicepresidenta ha agradecido el apoyo que recibió su candidatura de países "muy potentes", como Alemania, Francia, Italia, Portugal y Grecia. "Me quedo con haber tenido un apoyo importante que representa de hecho más del 80% del PIB europeo y de la población europea. Era una candidatura que tenía detrás un peso muy importante", ha subrayado.

Preguntada por si su imagen dentro del Gobierno queda "debilitada" tras su derrota en la votación de ayer, la ministra ha asegurado que no hace esa lectura en absoluto, al igual que tampoco interpreta que el no haber conseguido la Presidencia del Eurogrupo debilite a España de cara a a la negociación en Europa del fondo de reconstrucción.

"El Eurogrupo es un órgano informal, que puede tener un papel muy importante, pero también depende mucho del liderazgo que tenga. Por eso yo había dado el paso adelante, porque creía que era bueno que en este momento tuviera el liderazgo de un país grande. Pero eso no tiene nada que ver con las negociaciones que van a tener para terminar de perfilar el fondo de reconstrucción ni de las negociaciones legislativas, por ejemplo de los temas fiscales, que se producen en el entorno del Ecofin", ha explicado.

Tampoco cree que haya jugado ningún papel el hecho de que España cuente con un gobierno de coalición entre PSOE y Unidas Podemos, pues en Europa hay gobiernos de todo signo. "De hecho, posiblemente, las coaliciones de gobierno PP-liberales han jugado en la votación en la segunda ronda", ha apuntado.

Respecto a si su derrota supone una victoria para la formación morada que lidera el vicepresidente Pablo Iglesias, Calviño ha asegurado que se siente "muy apoyada" por todo el Gobierno y por el presidente Pedro Sánchez y ha enfatizado que su posición dentro del Ejecutivo "no ha cambiado ni cambiará en absoluto y no es ni más ni menos que la de otros ministros y otros vicepresidentes".

"He tenido muestras, ayer y hoy, de varios de los miembros del Gobierno de Podemos. No hago esa lectura y no veo la relación entre una cosa y otra", ha precisado. Preguntada por si expresamente ha recibido algún mensaje de Pablo Iglesias tras perder la votación, Calviño ha señalado que "no ha leído todos los mensajes" que le han llegado y que han sido muchos.

Calviño ha insistido en que se ha sentido "muy arropada" por los agentes sociales y económicos, los partidos políticos, sus compañeros de trabajo e incluso por ciudadanos anónimos. "Me quedo con esa sensación, con esa unión de nuestro país", ha declarado.

CUARTO MINISTRO A LOS MANDOS DEL EUROGRUPO

La candidatura de Donohoe despertaba al inicio del proceso una gran incertidumbre porque su futuro como ministro dependía de un acuerdo gobierno entre su partido, el Fine Gael, y el centrista Fianna Fail, que finalmente fue avalado por el Partido Verde.

Su confirmación como ministro en el gabinete del nuevo primer ministro de Irlanda allanó entonces su camino hacia la presidencia del Eurogrupo, para la que contaba con el apoyo de la familia 'popular' europea, la que cuenta con más ministros en el Eurogrupo.

Con 45 años y graduado en Ciencias Políticas por el Trinity College, el nuevo presidente del Eurogrupo dio el paso a la política tras una breve experiencia en el sector privado.

Tras pasar por el ayuntamiento de Dublín, entre 2007 y 2011 fue mientro del Senado irlandés y en 2011 pasó al parlamento. Antes de ser ministro de Finanzas asumió también las carteras de Asuntos Europeos y de Transporte, Turismo y Deporte.

Ahora, Donohoe se hará con las riendas del Eurogrupo en un momento en el que los ministros de la moneda común deben responder a las consecuencias económicas de la pandemia de Covid-19, que ha sumido a todos los países de la eurozona en una profunda recesión y anticipa una recuperación incierta que depende de la aparición de nuevos brotes del virus.

CONSTRUIR CONSENSOS

Durante su primera rueda de prensa tras ser elegido el próximo presidente del Eurogurpo ha destacado precisamente que si "prioridad inmediata" en el cargo será jugar un "papel constructivo" para conseguir acuerdos rápidas sobre las medidas que serán necesarias para atajar la crisis.

"Confío absolutamente en que seré capaz de construir consensos", ha destacado Donohoe en una comparecencia en la que también se ha declarado "optimista" de cara a su capacidad para "construir una visión inclusiva" en el Eurogrupo.

Aunque Donohoe no ha querido detallar cuántos votos ha recibido en la ronda definitiva, sí que ha destacado que ha conseguido un respaldo "amplio" gracias al apoyo de países "de muchos tamaños" y de ministros de distintas formaciones políticas.

Con respecto a las negociaciones del futuro fondo de recuperación de la UE, el ministro irlandés de Finanzas ha recordado que el siguiente paso corresponde a los jefes de Estado y de Gobierno en la cumbre que tendrá lugar a finales de la próxima semana y que espera de ellos "orientaciones" precisas para dar paso después a las conversaciones a nivel de ministros.

"Creo que queda mucho por hacer y hay muchas decisiones complicadas que tomar, pero existe voluntad para llegar a acuerdos", ha dicho, para después asegurar que es "profundamente consciente" de la urgencia de tomar decisiones y de las diferentes opiniones entre las capitales europeas al respecto.

Más información en vídeos 
Comentarios