lunes 21/9/20

La crisis sanitaria del COVID-19: ¿virus o vacuna para el sector inmobiliario?

Y es que la COVID-19 puede ser "la vacuna" que necesita un negocio que, de hecho, "vive una crisis encubierta desde hace dos años
La crisis sanitaria del COVID-19: ¿virus o vacuna para el sector inmobiliario?
La crisis sanitaria del COVID-19: ¿virus o vacuna para el sector inmobiliario?

Habrá un antes y un después del coronavirus en todos los ámbitos de nuestra economía, y el mercado inmobiliario no será una excepción. Aunque hay algún experto del sector que está convencido de que el futuro que traerá la pandemia será mejor de lo que muchos piensan.

Y es que la COVID-19 puede ser "la vacuna" que necesita un negocio que, de hecho, "vive una crisis encubierta desde hace dos años, especialmente en Cataluña", explica a EFE Eric Tarrés, consejero delegado y cofundador de Home Group.

"Aquí ya veníamos arrastrando la crisis política. Desde la declaración unilateral de independencia, la demanda del cliente extranjero ha caído un 40 % en Barcelona. Y a eso hay que añadirle la crisis tecnológica de un sector 'dinosáurico' al que le sigue costando demasiado adaptarse a los nuevos tiempos. Así que esta nueva crisis será una oportunidad para muchos de nosotros", reflexiona Tarrés.

Desde que se decretó el estado de alarma, la demanda de pisos de venta y alquiler ha bajado un 87 %, según los datos que maneja Home Group, que tiene un parque de unas 150 viviendas de alquiler y otras 70 en venta en Barcelona y de unas 80 para alquilar y otras 40 más para vender en Málaga.

Los correos electrónicos de potenciales clientes llegan a cuentagotas y el teléfono ha dejado de sonar. "Llamadas ya no recibimos ninguna, pero tenemos muchas más visitas a nuestras web. El tráfico en internet ha aumentado aproximadamente un 80 %", apunta Tarrés.

Efectivamente, curiosear la oferta inmobiliaria mientras uno imagina cuál sería su lugar ideal para vivir se ha convertido en una práctica habitual durante el confinamiento. Una manera como cualquier otra de evadirse de la realidad. Máxime, cuando estos días nadie puede salir de su domicilio para visitar el que podría ser su nuevo hogar.

"Al ser especialistas de segunda mano, el 70 % de nuestras viviendas están ocupadas. Solo tenemos vacías el 30 %, pero contamos con lo último en tecnología y, en otros muchos casos, hemos sabido tirar de ingenio", explica Eric Tarrés.

En esas viviendas donde ahora no vive nadie, Home Group utiliza la realidad virtual para ofrecer a sus clientes espectaculares visitas en 3D que pueden disfrutar, de forma inmersiva, desde el sofá de su casa. En cuanto a los pisos ocupados, se les pide a los mismos propietarios o inquilinos que hagan una presentación en vídeo de la vivienda que después hacen llegar a los interesados.

Tarrés asegura que estos métodos funcionan: "Durante estos días de confinamiento ya llevamos tres viviendas alquiladas virtualmente: una en Málaga y dos en Barcelona. Además, el 90 % de los contratos -el del encargo de venta, el de reserva de una vivienda o el de arras- los firmamos con certificado digital".

Las firmas ante notario tampoco se han paralizado, aunque se están tomando todas las medidas de prevención que recomiendan las autoridades sanitarias. "Primero, entra el vendedor en la sala y, cuando este sale de firmar, entra el comprador. El notario permanece en todo momento a dos o tres metros de cada uno", detalla.

Las visitas presenciales están paradas y las inmobiliarias centran ahora sus esfuerzos en mantener vivo el contacto con potenciales clientes para poder reactivar las operaciones cuando se levante el estado de alarma.

"Nosotros estamos dedicándonos fundamentalmente a actualizar y mejorar el 'big data'", revela el primer ejecutivo de Home Group. Y es que la inmobiliaria catalana ofrece estos días a sus potenciales clientes un paquete de medidas que van desde los tours virtuales hasta estudios de mercado personalizados.

"Gracias a la presentación de este paquete de medidas, ya hemos firmado cinco encargos de venta en exclusiva durante estos días de cuarentena", destaca Eric Tarrés, quien calcula que, por culpa de la pandemia, van a cerrar "cuatro de cada diez agencias inmobiliarias", porque muchas ya estaban "con el agua al cuello".

Este agente inmobiliario advierte de que, a partir de ahora, solo sobrevivirán las empresas del sector que aporten "una valor añadido a sus clientes".

"El universo nos está avisando y el coronavirus va a traer un cambio de paradigma en el sector inmobiliario. Evolucionaremos hacia otros formatos y se acelerará el cambio tecnológico. La crisis de 2008 fue un maremoto que se nos llevó por delante y que desembocó en las inmobiliarias 2.0. El 3.0 va a llegar a partir de este 2020, y creo que esto va a ser buenísimo, tanto para el sector como para el consumidor", sentencia con optimismo Tarrés.

Más información en vídeos 
Comentarios