La Eurocámara aprueba la ley para reforzar las denominaciones y los alimentos de calidad

Maestre aplaude la aprobación en la Eurocámara de la revisión de la normativa europea sobre indicaciones geográficas
El Parlamento de la Unión Europea en una imagen de archivo - EP/Álex Flores
photo_camera El Parlamento de la Unión Europea en una imagen de archivo - EP/Álex Flores

El Parlamento Europeo ha dado el visto bueno final a la nueva regulación para las indicaciones geográficas protegidas (IGP) y las denominaciones de origen (DO), que moderniza los sellos de alimentos y bebidas de calidad comunitarios y refuerza su protección comercial internacional.

La Eurocámara ha ratificado el acuerdo político que alcanzaron las instituciones de la Unión Europea (UE) el pasado otoño, que tiene como objetivo fortalecer las producciones amparadas por distintivos como las denominaciones o las IGP, su patrimonio gastronómico y su defensa en los acuerdos comerciales.

Los europarlamentarios españoles han votado a favor; entre los grupos, eurodiputados de Los Verdes se han abstenido.

Dentro de las novedades, destaca el refuerzo de la seguridad en el comercio electrónico y la reducción de los trámites para el registro de estas enseñas.

Tras el voto de este miércoles, la nueva regulación entrará en vigor en el plazo de un mes, una vez publicada.

La UE tiene un registro que ampara a 3.626 alimentos y bebidas con denominación, IGP o especialidades tradicionales garantizadas (ETG), de los que 377 pertenecen a productos obtenidos en España -tercer país con más sellos reconocidos, por detrás de Francia y de Italia-.

El valor de estos productos de calidad supera los 80.000 millones de euros anuales, un 10 % generado por los productos españoles.

Las instituciones comunitarias cerraron durante la presidencia española de la UE la nueva normativa que, entre otros objetivos, busca "poner coto" a fallos que había en el actual régimen en relación con marcas nacionales y que ponían en riesgo la reputación de los sellos y al "uso abusivo" de estos distintivos, según el ponente de la Eurocámara, el italiano Paolo de Castro (socialistas).

Las reglas revisadas mejorarán el sistema existente gracias a un procedimiento de registro simplificado y más eficiente, lo que reducirá el tiempo de espera entre la solicitud y el reconocimiento real de la indicación geográfica, a menos de un año.

Reforzarán la protección en el comercio electrónico, en lo relativo al nombre del dominio mediante el bloqueo geográfico, en consonancia con el Reglamento de Servicios Digitales; esto frenará las webs falsas, según ha precisado De Castro en una rueda de prensa.

Los Estados miembros podrán designar grupos de productores reconocidos con mayores poderes y responsabilidades; tanto en los alimentos como en los vinos, esos consorcios podrán acordar prácticas de sostenibilidad que vayan más allá de las normas nacionales o de la Unión.

Además, se prevé la inclusión en el reglamento de determinadas disposiciones relacionadas con el vino que actualmente están cubiertas por la organización común de mercados (OCM).

El acuerdo también ofrecerá protección en el caso de las indicaciones que son ingredientes de alimentos preenvasados.

Esto significa que cuando un alimento tenga como ingredientes productos con IPG o denominación deberá mencionarse en el etiquetado el nombre de los productores, según De Castro.

Los eurodiputados han celebrado el acuerdo, que según el ponente, generará más ingresos en las zonas rurales y ayudará al turismo, además de proteger el empleo agrícola, en un momento en que el campo protesta con movilizaciones.

Las IGP y las denominaciones protegen nombres con una elaboración y una reputación específicas y están vinculados a su zona de producción; el régimen de la UE protege contra la copia o el fraude y salvaguarda el respeto a la propiedad intelectual.

Entre los alimentos españoles más famosos y cuya protección frente al fraude ha sido más conocida o ha generado controversia en las negociaciones comerciales, figuran el Queso Manchego, el Turrón de Jijona (Alicante) o el Vino de la Denominación de Origen Calificada Rioja.

La Denominación de Origen Protegida de Vinos "Campo de Calatrava" (Ciudad Real) ha sido la última que ha obtenido el reconocimiento de la UE, este mismo mes, logro que ha salido a relucir en el debate de la Eurocámara.

También durante el pleno, el europarlamentario Ignacio Sánchez Amor, de origen extremeño, ha repartido latas de la Denominación de Origen Pimentón de la Vera (Cáceres). 

"GARANTIZA EL FUTURO DEL SECTOR AGRARIO"

La vicesecretaria general del PSOE de Castilla-La Mancha y eurodiputada, Cristina Maestre, ha aplaudido que se haya aprobado la revisión de la normativa europea sobre indicaciones geográficas para el vino y otros alimentos, porque con ello “garantizamos que cualquier persona en el mundo pueda degustar un excelente vino o un excelente queso manchego sin que le den gato por liebre”.

Maestre ha subrayado que este reglamento garantiza además “el futuro y la supervivencia del sector agrario, y también la economía de la zona como potencial turístico y de comercio, como valor añadido para muchos territorios que lo necesitan”.

Durante su intervención ha recordado que la UE es el primer exportador mundial de productos agroalimentarios, con 230.000 millones de euros, de los cuales 80.000 millones provienen de productos con indicaciones geográficas. “Productos con unas características que son genuinas y de calidad y que los hacen únicos en el mundo. Por eso, poseen etiquetas de indicaciones geográficas y nos honramos en protegerlos y compartirlos más allá de nuestras fronteras. Para eso también está la Unión Europea” ha aseverado.

Y ha puesto el acento en que la pasada semana la Comisión Europea aprobó la inscripción en el registro de denominaciones de origen de la DO Campo de Calatrava, porque según la misma, “no hay lugar en el mundo donde se cultive un vino con los mismos extraordinarios matices y nutrientes, gracias a su producción en una zona pedregosa y volcánica que lo hace único en el mundo”.

Con este paso de este miércoles se moderniza la reglamentación de 2012, lo que permitirá al sector productor agrario y a la industria agroalimentaria europea seguir desarrollando y comercializando productos y alimentos bajo estas denominaciones de calidad, dentro y fuera de la Unión Europea.

La eurodiputada y vicesecretaria general del PSOE de Castilla-La Mancha, Cristina Maestre
La eurodiputada y vicesecretaria general del PSOE de Castilla-La Mancha, Cristina Maestre

Comentarios