lunes 15.07.2019

El Supremo obliga a las concesionarias del peaje Madrid-Toledo a asumir el contrato

El Supremo obliga a las concesionarias del peaje Madrid-Toledo a asumir el contrato
El Supremo obliga a las concesionarias del peaje Madrid-Toledo a asumir el contrato

El Supremo ha obligado a las compañías Corsán-Corviam, Comsa S.A., Azvi S.A., Sánchez Domínguez Sando y Banco Espirito Santo a mantener su condición de concesionarias de la autopista de peaje Madrid-Toledo, al rechazar su recurso pidiendo que se resolviera este contrato adjudicado en 2004.

Las citadas compañías pedían que se anulara la validez de la concesión por considerar alterados sustancialmente los elementos que caracterizaron el acuerdo original, debido a que no se ha realizado la autopista Toledo-Ciudad Real-Córdoba, cuya entrada en servicio se preveía simultánea a la anterior y que, según esperaban, hubiera debido llevar tráfico a la autopista.

Sin embargo, el Supremo le recuerda a los demandantes que, antes de esta demanda de resolución del contrato (presentada en 2014), la misma sociedad concesionaria reclamó un reequilibrio económico-financiero de la concesión derivado de la no construcción de la citada autopista Toledo-Córdoba, proyecto que fue aparcado tras un informe medioambiental contrario de 2007.

El Supremo estimó en 2011 esa reclamación y reconoció el derecho de la sociedad a que se restableciese el equilibrio económico y financiero de la concesión.

En julio de 2015, el Gobierno aprobó un Real Decreto de compensaciones a abonar entre 2016 y 2045 a la sociedad en cumplimiento de la citada sentencia del Supremo.

Sobre esta base, el Supremo entiende que no hay una imposibilidad de continuación del servicio que justifique la resolución del contrato, como lo prueban precisamente los propios actos de la concesionaria al solicitar el reequilibrio económico.

La sentencia señala de este modo que no estamos ante una modificación de la concesión, sino ante un reequilibrio económico producido como consecuencia de la no realización de una obra distinta, la autovía Toledo a Córdoba.

"La autovía de Madrid a Toledo de la que es concesionaria la recurrente no ha sido alterada en sus términos sustanciales", dice el Supremo antes de añadir que "es posible que, de no haberse producido la reciente crisis económica, pese a la no ejecución de la obra prevista que uniría por autovía las ciudades de Toledo y Córdoba, la explotación de la concesionaria recurrente fuera rentable", agrega.

Más información en vídeos 
Comentarios