jueves 24/6/21

Más de 47.000 castellano-manchegos tienen problemas de conectividad digital, según UGT

Bien por no tener acceso a redes de fibra óptica a velocidad superior a los 100 megabites o por soportar penosas deficiencias de conectividad fija y móvil, según un estudio realizado por el sindicato UGT
Los secretarios regionales de Política Sindical y Empleo de UGT, Isabel Carrascosa (d), y de Salud Laboral, Juventud y Agenda 2030, Javier Flores (i), en rueda de prensa
Los secretarios regionales de Política Sindical y Empleo de UGT, Isabel Carrascosa (d), y de Salud Laboral, Juventud y Agenda 2030, Javier Flores (i), en rueda de prensa

Más de 47.000 castellano-manchegos tienen problemas de conectividad digital, bien por no tener acceso a redes de fibra óptica a velocidad superior a los 100 megabites o por soportar penosas deficiencias de conectividad fija y móvil, según un estudio realizado por el sindicato UGT.

Los secretarios regionales de Política Sindical y Empleo de UGT, Isabel Carrascosa, y de Salud Laboral, Juventud y Agenda 2030, Javier Flores, han presentado en rueda de prensa los resultados en Castilla-La Mancha de un estudio del sindicato sobre la 'España desconectada'.

En dicho informe se exponen los problemas que sufren algunos territorios afectados por la brecha digital, ha explicado Flores.

Pese al esfuerzo que se está haciendo, ha señalado UGT, en Castilla-La Mancha se está incumpliendo el citado objetivo primordial de la Agenda Digital Europea y, así, en la región existen 266 localidades sin posibilidad de acceder a redes de fibra óptica con una velocidad superior a 100 megabites por segundo, lo que afecta a 45.150 vecinos de esos pueblos.

En España, son 2.836 las poblaciones que no pueden tener conexión de fibra óptica y más de 891.000 personas.

Castilla-La Mancha es la cuarta región española con más municipios desconectados, por detrás de Castilla y León, Cataluña y Galicia.

Entre sus cinco provincias, Cuenca es la que tiene más núcleos de población sin fibra, con 84 municipios, más del doble que el resto, puesto que se contabilizan 48 en Albacete, 46 en Guadalajara y en Toledo y 42 en Ciudad Real.

A su vez, Cuenca es la décima provincia española con más núcleos de población sin fibra.

Los responsables de UGT han avisado de que estas carencias suponen que los vecinos de esos pueblos no pueden teletrabajar ni recibir educación a distancia; tienen dificultades para la salud virtual y sus empresas pierden competitividad puesto que el comercio electrónico es un valor al alza.

El sindicato además ha elaborado un listado de núcleos de población con penosas deficiencias de conectividad fija y móvil, que en España lo integran 390 poblaciones, de las que 22 se encuentran en Castilla-La Mancha, lo que representa un 5,6 % del total.

También en este caso Cuenca es la provincia con peores redes de comunicación, con 12 municipios en esas circunstancias, entre ellos, Tragacete, Hontanaya y Fuentelespino de Haro.

Le siguen Guadalajara y Ciudad Real, con cuatro municipios afectados cada una de ellas, por ejemplo, Alcoroches y El Pedregal, en Guadalajara; y El Alcornocal y el Trincheto, en Ciudad Real; y por su parte, hay un municipio en cada una de las provincias de Albacete y Toledo, Las Minas y Los Alares, respectivamente.

En estos veintidós pueblos viven un total de 2.481 personas, ha informado UGT, que ha apuntado que los problemas de conectividad son un lastre social, económico y competitivo, ademas de una forma de desigualdad social.

Los responsables de UGT han dicho que esperan que los fondos europeos Next Generation se empleen para paliar estas carencias, al tiempo que han reivindicado que la ley contra la despoblación de Castilla-La Mancha sirva para solucionarlas, ya que la propia ley establece como herramienta contra el despoblamiento el compromiso de llegar a todos los núcleos poblacionales.

A causa de la pandemia de coronavirus, han continuado, hay gente que ha retornado a los pueblos y es fundamental que puedan contar con las nuevas tecnologías.

También han incidido en que hay que hacer un esfuerzo en formación, sobre todo con las personas mayores que, teniendo acceso digital, no lo utilizan, así como hay que fomentar su uso en las micropymes. 

Comentarios