miércoles 26/1/22

El Pacto de Toledo afea a Escrivá el trámite exprés del mecanismo de equidad

El ministro defiende el MEI, aunque reconoce que los tiempos de aprobación no han sido "adecuados"
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, comparece en la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo, en el Congreso de los Diputados
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, comparece en la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo, en el Congreso de los Diputados

La mayoría de portavoces del Pacto de Toledo ha afeado este jueves al ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, el trámite exprés impuesto al mecanismo de equidad intergeneracional (MEI) de las pensiones.

Partidos tan dispares como PP, Ciudadanos, PNV, EH Bildu o ERC han coincido en demandar al Gobierno un mayor respeto al poder legislativo, al que no se puede pretender "someter al resultado de acuerdos ajenos", en palabras del portavoz del grupo nacionalista vasco Íñigo Barandiaran.

Escrivá, que ha explicado en su comparecencia las claves de este nuevo mecanismo tras criticar con dureza el factor de sostenibilidad del PP, ha reconocido que no habrá tiempo suficiente para discutir el MEI con los grupos parlamentarios, pero se ha excusado en el "corsé adicional" que han supuesto los plazos negociados con Bruselas en el plan de recuperación.

También ha reconocido que los tiempos del diálogo social han ajustado los "espacios" parlamentarios en este mecanismo, pactado el lunes con los sindicatos y que este viernes será discutido en la ponencia del Congreso sobre la ley que reforma las pensiones.

"No son maneras de trabajar", ha dicho el portavoz de ERC, Jordi Salvador i Duch, que ha pedido más respeto por los grupos y ha advertido al ministro de que "jugarse" el apoyo parlamentario a una negociación de dos días "es complicado".

"La oposición no tiene la culpa de que trajeran la ley sin terminar", ha denunciado la portavoz de Ciudadanos, María Muñoz, que ha considerado muy grave que se "hurte" el debate sobre un mecanismo que se quiere solventar en 48 horas.

"Este mecanismo tiene fallos como tenía el factor de sostenibilidad del PP", ha añadido Muñoz, que cree que el instrumento diseñado por el Gobierno no es justo con los jóvenes.

El portavoz del PP, Tomás Cabezón, ha criticado con dureza el nuevo mecanismo que pretende garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones a largo plazo porque "asfixia a los trabajadores" con cotizaciones más altas y supone un "impuestazo" para quienes crean empleo, que son los empresarios.

UN COLCHÓN DE ENTRE 40.000 Y 44.000 MILLONES EN 2032

Durante su intervención inicial, Escrivá ha sido el que ha cargado contra el factor de sostenibilidad de la reforma de pensiones del PP, que ha calificado como "el peor de los daños", y que podría haber conllevado un recorte de futuras pensiones de hasta 485 euros al mes.

Escrivá ha tachado el diseño de este factor, que nunca llegó a entrar en vigor, de "totalmente inadecuado" y de cargar "de forma exclusiva y desproporcionada sobre los mas jóvenes".

El ministro ha puesto algunos ejemplos para ilustrarlo y ha apuntado que para una pensión de 1.000 euros de un trabajador de 58 años que se jubile en 2030 ese factor habría supuesto un recorte de 67 euros, cuantía que se eleva conforme la pensión es mayor y más joven es el empleado hasta llegar a 485 euros al mes para una pensión de 2.500 euros de un trabajador de 18 años que se jubilara en 2070.

"Es el peor de los daños que se puede hacer al sistema", ha zanjado Escrivá, que ha defendido, frente a esto, ese mecanismo acordado solo con los sindicatos y que conllevará un alza de 0,6 puntos de las cotizaciones sociales durante diez años para crear un "colchón", en el fondo de reserva de la Seguridad Social, que permita hacer frente al gasto que supondrá la jubilación de esas generaciones más numerosas.

Sobre este "colchón" que se podrá crear, Escrivá ha apuntado que, entre esas dotaciones finalistas vía alza de las cotizaciones sociales y la rentabilidad generada, la "hucha de las pensiones" podría sumar entre 40.000 y 44.000 millones en 2032, lo que supone un 2,3 % del PIB, por debajo de los 50.000 millones que cifró en un primer momento.

Criticado también por la insuficiencia de esta medida para abordar la situación de las pensiones en España, Escrivá ha dicho "que no hace falta nada más" y que el sistema es "absolutamente sostenible".

Y ha insistido en que esa subida de cotizaciones no dañará al empleo porque "los problemas del mercado laboral en España no son de costes laborales".

Comentarios