Castilla-La Mancha cierra 2022 con una inflación del 6,8% que escala al 16,5% en los alimentos

A nivel nacional, el IPC baja al 5,7% en diciembre, la inflación subyacente escala al 7% y los alimentos se disparan un 15,7%
España estrena rebajas del IVA en alimentos tras la adaptación en supermercados
photo_camera Castilla-La Mancha cierra 2022 con una inflación del 6,8% que escala al 16,5% en los alimentos

Castilla-La Mancha cerró el año 2022 con una tasa de inflación anual del 6,8 % (se modera un 1,3 % respecto a noviembre), pero que en el caso de los alimentos y bebidas no alcohólicas registra una escalada de los precios del 16,5 % al término del mes de diciembre.

De esta forma, Castilla-La Mancha terminó el año como la región más inflacionista, con una tasa por encima de la media nacional del 5,7 %, según los datos del Índice de Precios de Consumo (IPC) publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En España, la inflación se moderó en diciembre al 5,7 %, una décima menos que la tasa que adelantó el Instituto Nacional de Estadística (INE) el pasado 30 de diciembre y 1,1 puntos por debajo de la tasa de noviembre, debido al abaratamiento de los carburantes y a la menor subida de la electricidad.

En tasa mensual, en Castilla-La Mancha los precios no variaron en diciembre respecto a noviembre, aunque por grupos se registró un aumento del 1,8 % en alimentos y bebidas no alcohólicas, el 3,4 % en bebidas alcohólicas y tabaco, y el 1,6 % en ocio y cultura; mientras que el IPC bajó un 1 % en vivienda, el 4,9 % en transporte y el 0,2 % en medicina.

En comparación con diciembre del año anterior, el último mes del año 2022 registró un alza del precio de los alimentos y bebidas no alcohólicas del 16,5 % , seguido del 8,8 % en el grupo del menaje, el 8 % más en bebidas alcohólicas, el 8,8 % en hoteles, cafés y restaurantes, y el 4 % en transporte, entre los grupos más inflacionistas.

Solo bajaron los precios en vivienda, un 1,7 %, y en comunicaciones el 1,8 %.

Por comunidades autónomas, la tasa anual del IPC disminuyó en diciembre respecto a noviembre en todas las comunidades autónomas.

Los mayores descensos se produjeron en Cantabria, La Rioja, Castilla y León y Castilla-La Mancha, con bajadas de 1,4, 1,4, 1,3 y 1,3 puntos, respectivamente.

Por su parte, las menores reducciones se registraron en Balares, de 0,8 puntos, y en la Comunidad de Madrid, Extremadura y Principado de Asturias, con descensos de 0,9 puntos en cada una.

En España, han presionado al alza los grupos del vestido y calzado, ya que las primeras bajadas de precios de las rebajas han sido más moderadas que en diciembre de 2021, y el de alimentos y bebidas no alcohólicas, que aumenta cuatro décimas, hasta el 15,7 %, la más alta desde el comienzo de la serie, en enero de 1994.

El INE ha aumentado en una décima la variación anual de la inflación subyacente -índice sin alimentos no elaborados ni productos energéticos-, hasta el 7 %, siete décimas más que la registrada en noviembre y 1,3 puntos más que el índice general, una tasa que no se veía desde el año 1992.

"URGENTE Y NECESARIA" SUBIDA DE SALARIOS

UGT Castilla-La Mancha ha insistido en que los salarios de los trabajadores y trabajadoras de esta región --sobre todo los de aquellos con rentas más bajas-- deben subir. "Es algo urgente y necesario", ha apremiado la secretaria de Empleo y Política Sindical, Isabel Carrascosa, tras conocer las cifras del IPC hechas públicas este viernes.

Para la responsable del sindicato resulta "muy preocupante" que la mayor subida anual de precios haya sido la registrada en alimentos y productos energéticos, circunstancia que coloca a muchas personas de esta Comunidad autónoma en una situación de vulnerabilidad.

Además, "si no se evita la pérdida de poder adquisitivo de las personas trabajadoras, la evolución de la economía se podría ver comprometida al reducirse considerablemente la posibilidad de consumir para buena parte de los hogares". "Es imprescindible que los salarios reales no se reduzcan y que la política fiscal y monetaria responda con decisión y coherencia a una coyuntura colmada de incertidumbre".

Los datos del IPC llegan días después de que se conociesen las subidas medias de los salarios registradas en los convenios colectivos.

"La fuerte subida de los precios a lo largo de 2022 a causa de la guerra de Ucrania contrasta con el leve aumento de sueldos que han tenido los trabajadores y trabajadoras; hemos sido la segunda región con menor incremento salarial", lamenta la representante de UGT mediante un comunicado del sindicato.

EVITAR UN ESCENARIO DE RETROALIMENTACIÓN

Por su parte, la Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha (Cecam) ha recordado la "difícil" situación a la que se enfrentan las empresas ante los datos de inflación, por lo que ve "relevante evitar un escenario en el que los aumentos de los precios y los salarios se retroalimenten entre sí, para no producir efectos de segunda ronda que nos lleven a una espiral inflacionista".

Así, ha señalado que el IPC del mes de diciembre en la región refleja "un mejor comportamiento que el experimentado a nivel nacional", ya que no se produce una variación respecto al mes anterior, mientras que a nivel nacional se incrementa en un 0,2 por ciento.

A juicio de Cecam, "comienza a observarse una importante moderación del ritmo de avance de los precios de los productos energéticos y también continúan desacelerando los precios de los alimentos no elaborados, lo que obedece a unas menores tensiones sobre los precios de las materias primas en los mercados internacionales".

No obstante, señala la patronal manchega que "la prolongación de la guerra de Ucrania y otros problemas de suministro pueden seguir condicionando la evolución de los precios de muchos productos".

"La inflación media anual se sitúa en 2022 en el 8,4% y la media de la subyacente en el 5,2%. Ante esta situación, las empresas de nuestro país y de Castilla-La Mancha continúan sufriendo el incremento de los costes energéticos y los precios de las materias primas, que no están siendo trasladados en la misma proporción que lo están sufriendo a los precios finales de sus productos, lo que está ocasionando una reducción alarmante en los márgenes de las empresas, abocándolas a una situación realmente complicada".

De hecho, según el Indicador Cepyme sobre la Situación de la Pyme correspondiente al tercer trimestre del año anterior, los costes totales para las pymes aumentaron un 23,3 por ciento interanual en el tercer trimestre del año, y los costes laborales alcanzaron un incremento del 5,7 por ciento.

Comentarios