sábado 25.01.2020

Pedrosa (UGT CLM): "En 17 años ha habido avances, pero la recesión fue una involución"

Por otra parte, el ya ex secretario general de UGT en Castilla-La Mancha señala que las negociaciones van "de demasiada luz" al oscurantismo
El ex secretario general de UGT en Castilla-La Mancha, Carlos Pedrosa, en un momento de la entrevista con la Agencia EFE
El ex secretario general de UGT en Castilla-La Mancha, Carlos Pedrosa, en un momento de la entrevista con la Agencia EFE

Carlos Pedrosa, quien durante 17 años ha sido secretario general de UGT en Castilla-La Mancha, hace un repaso por su etapa al frente del sindicato y sostiene que si bien se han producido "avances importantísimos" en el Estado de Bienestar, los años de la recesión fueron una "involución" que hizo aumentar las desigualdades.

En una entrevista concedida a la Agencia Efe dos semanas después de dimitir del cargo, a falta de un año del próximo congreso de UGT en el que se elegirá a su sucesor, Pedrosa resume que en los 17 años que ha sido secretario general "el discurso, la reivindicación del sindicalismo de clase" en materias como empleo, salud laboral o lucha contra la siniestralidad laboral "ha cambiado poco".

Así, reconoce que en la región y en el conjunto de España se han producido avances en sanidad, educación y servicios sociales, pero alerta asimismo de que los años de la recesión "han supuesto una involución" y se han incrementado las desigualdades, de forma que "la precariedad en el empleo sigue siendo un problema".

También han sido "no solo un retroceso, sino una involución dramática" las reformas laborales de 2010 y 2012 y apunta que, aunque la población activa crece, también surge el "nuevo problema" de la "pobreza laboral", de forma que "cuando se arreglan unas cosas, hay otras que se estropean".

De su tiempo al frente del sindicato en Castilla-La Mancha, cree que los mayores logros llegaron "a mitad de mandato", cuando hubo unos años donde la UGT de Castilla-La Mancha fue el sindicato que, porcentualmente con respecto a la población activa de la región, "más creció, tanto en afiliados como en delegados sindicales" y cree que fue posible porque "tenía una comisión ejecutiva regional muy potente y también en las federaciones, donde había gente que hoy no está o está en fase de salida".

En cuanto a sus errores, ve complicado evaluar la historia diez años después y opina que si volviera a estar en aquel momento, en aquellas circunstancias "probablemente volvería a hacer lo mismo".

Reconoce "momentos complicados y dolorosos" como cuando el sindicato tuvo que "despedir a compañeros que habían sido protagonistas de la mejor época" de UGT en la región, aunque valora que en los últimos tiempos se han podido recuperar algunos, y también rememora el accidente de Repsol, el incendio de Riba de Saelices o "los cuatro años de recortes de Cospedal".

En sus 17 años como secretario general de UGT en Castilla-La Mancha, Pedrosa ha coincidido con los cuatro presidentes autonómicos y de José Bono dice que "fue el primer protagonista en la creación una comunidad autónoma, de una identidad autonómica de cinco provincias inconexas" y "lo hizo atendiendo a las necesidades más urgentes".

Como ejemplo, recuerda que en esos años se llevó el alumbrado a los pueblos, se asfaltaron las carreteras y, en resumen, se preocupó "por lo real, por el día a día de los ciudadanos".

De José María Barreda, destaca que "dio un impulso importante al Estado de Bienestar" y bajo su mandato se construyó la primera autovía autonómica -la Autovía de los Viñedos-, se produjeron "probablemente los mayores avances en políticas activas de empleo" y se impulsaron las infraestructuras sanitarias y educativas, todo ello "con un discurso claramente socialdemócrata".

Para Pedrosa, la mayor aportación de María Dolores de Cospedal fue que dotó al PP "de un espíritu competitivo y ganador del que había carecido hasta entonces", si bien considera que como presidenta de la Junta de Comunidades "fue la campeona de los recortes y hoy ya no queda ningún experto en política que no critique ese tipo de actuaciones".

Y sobre el actual presidente, Emiliano García-Page, dice que es "un político de proyección nacional, que tiene muy centrada su cabeza en Castilla-La Mancha" y tras afirmar que "Castilla-La Mancha necesita a Page", cree que "es el político de más nivel con diferencia que hay en Castilla-La Mancha y eso lo perciben los ciudadanos".

También tiene palabras para sus otros interlocutores en el diálogo social, como el presidente de Cecam, Ángel Nicolás, con quien admite que ha tenido "las más agrias diferencias y confrontaciones en lo público", pero al que considera un amigo, y también guarda un "grato recuerdo" del predecesor de Nicolás, Jesús Bárcenas.

De hecho, cree que en la época en la que coincidieron Bárcenas, el ex secretario general de CCOO en la región José Luis Gil y él se decidieron cuestiones relacionadas con la negociación colectiva que fueron "muy positivas para todas las partes".

Sobre Gil, destaca que es "una de las dos o tres personas más inteligentes" que conoce y le define como un "compañero y un rival leal y honesto", mientras que por el predecesor de Gil, Juan Antonio Mata, Pedrosa reconoce que siente "un enorme cariño" del que aprendió en sus inicios.

Asimismo, del actual secretario general de CCOO, Paco de la Rosa, señala que han compartido "poco espacio", aunque afirma que tiene "una experiencia sindical contrastada".

Pedrosa, que desvela que comunicó su decisión de dimitir a la dirección de UGT Confederal un mes antes de registrarla oficialmente aunque era una "situación que venía barajando desde hace ya unos dos años", tiene decidido que se incorporará a su puesto de trabajo en la Diputación de Albacete y que ya con la llegada del año nuevo comenzará a abordar su futuro laboral.

NEGOCIACIONES PARA LA INVESTIDURA

Por otra parte, el ex secretario general de UGT en Castilla-La Mancha considera que las negociaciones del PSOE "van por buena senda" si el objetivo es que haya gobierno cuanto antes, si bien cuestiona que se ha pasado de "demasiada luz y demasiados taquígrafos" al oscurantismo.

Durante la entrevista Pedrosa opina que pasadas las elecciones generales de abril, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y su equipo tenían la "firme determinación" de ir a una repetición electoral "en la creencia de que el resultado podía mejorar".

Por ello, cree que en las negociaciones de ese momento "probablemente demasiada luz y demasiados taquígrafos", e incluso "un exceso de flashes y de micrófonos".

Sin embargo, se pregunta si tras las elecciones generales de noviembre no hay un "exceso de oscurantismo", pues indica que "una cosa es discreción en las negociaciones y otra que los españoles no sepamos para qué va a haber gobierno, qué va a pasar con la reforma laboral, con las pensiones" y qué se va a proponer en materia de financiación autonómica, porque "las comunidades autónomas están con el agua al cuello".

"Hemos pasado de un extremo al otro", señala el ex líder sindical que, con todo, considera que si el objetivo es que "haya gobierno en España cuanto antes, las negociaciones van por buena senda".

Pero matiza que "otra cosa será si ese posible acuerdo de gobierno de coalición sustentado en la abstención o apoyo de determinados grupos parlamentarios que no son mayoritarios van a proporcionar" la estabilidad que a su entender necesita el país para "afrontar cambios y cuestiones que están en la agenda política y social".

Además, Pedrosa se muestra crítico con la reunión que mantuvo el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, y su homólogo de CCOO, Unai Sordo, con Oriol Junqueras en la prisión de Lledoners (Barcelona) y opina que no le ve "la utilidad práctica para el sindicato" a este encuentro.

Tras resaltar que se trata de su opinión personal y apuntar que no es la primera reunión de estas características que mantiene Álvarez con líderes independentistas, señala que la conoce el parecer de "la gente de UGT, que en comités provinciales, en reuniones internas y en asambleas de trabajadores, a los afiliados de UGT en Castilla-La Mancha, de forma mayoritaria, les cuesta trabajo entender esto".

"Yo no dramatizaría la cuestión", añade Pedrosa que, sin embargo, se pregunta "si era necesario" y sugiere que ese tipo de reuniones "generan más inquietud y dudas entre los afiliados del sindicato". 

Más información en vídeos 
Comentarios