martes 14.07.2020

Ordenación en base a datos, el secreto para evitar la sobreexplotación turística

Ordenación en base a datos, el secreto para evitar la sobreexplotación turística
Ordenación en base a datos, el secreto para evitar la sobreexplotación turística

La directora del Máster en Inteligencia Turística, Carmen Pardo, ha indicado este martes que el "secreto" para evitar la sobreexplotación turística está en la ordenación desde las administraciones públicas, principalmente, y en base a datos.

Así lo ha puesto de manifiesto Carmen Pardo en la Jornada de Inteligencia Turística que se ha celebrado en Toledo organizada por Next International Business School y el Instituto de Estudios Cajasol.

Pardo ha impartido una ponencia sobre las consecuencias de la sobreexplotación turística, una de ellas el fenómeno de la "turismofobia", que es la sensación de los vecinos de determinadas ciudades de sentirse "colonizados" por los turistas.

Ha citado los casos de Berlín o Barcelona, que han experimentado los mayores crecimientos del número de camas por kilómetro cuadrado, lo que ha llevado a que los vecinos tengan la percepción de estar colonizados y les dé igual el empleo que se pueda generar o el dinero que se pueda quedar en la zona.

El turismo, ha asegurado, no se puede evitar porque no se puede limitar el movimiento de las personas salvo en espacios concretos, pero sí se puede ordenar mediante estrategias "de calado" a cargo de las administraciones públicas, el sector privado y los medios de comunicación.

El sector público es el que puede hacer más cosas porque a él le corresponde mejorar la imagen del destino mediante la promoción, recuperar el patrimonio, prestar servicios públicos, la oferta pública de alojamiento.

Se puede conocer el movimiento de los turistas por las ciudades a cada hora concreta mediante las tarjetas internacionales y, en base a esos datos, las administraciones pueden contrarrestarlo organizando eventos en otras zonas, o con beneficios fiscales para los alojamientos hoteleros situados fuera de la zona con más presión de carga o también organizando eventos fuera de la temporada alta.

Las empresas privadas, por su parte, pueden colaborar organizando actividades, y teniendo en cuenta además que el turista de hoy en día ya no es solo contemplativo, sino que lo que quiere es vivir experiencias.

Y, en cuanto a los medios de comunicación, Pardo lo ha resumido en una frase, "lo que no se cuenta no existe".

La directora del Máster en Inteligencia Turística: Gestión y Competitividad Internacional de Next IBS ha comentado que existen medidas para evitar las aglomeraciones como poner tasas turísticas, pero en este caso ocurre que en ocasiones los hoteles bajan los precios para contrarrestar el efecto; o se puede limitar el número de visitas a espacios o monumentos, por ejemplo, las islas Cíes.

El reto, ha dicho, sería establecer sinergias de sostenibilidad y, la "gallina de los huevos de oro" sería mayor gasto y mayor estancia por turista.

También ha abogado por tratar de evitar la pérdida de identidad cultural del destino y por favorecer la sensibilización y participación de los residentes.

Ni al inversor ni al turista ni al residente le conviene la sobreexplotación.

El fenómeno turístico tiene bondades pero con matices, ya que tiene un efecto multiplicador en empleo, pero hay mucha estacionalidad; provoca la revalorización del suelo, pero hace que sea menos accesible para los residentes, y da lugar a más alojamiento no reglado.

En este sentido, ha recordado que hay comunidades en las que el alojamiento reglado solo es el 25 % del total, aunque ya las regiones han comenzado a legislar.

A todo ello, ha añadido que la sobreexplotación turística provoca también contaminación ambiental y acústica, basura, presión sobre los centros históricos y degradación paisajística.

El presidente de la Fundación Cajasol y del Instituto de Estudios Cajasol, Antonio Pulido, ha abogado por definir las políticas turísticas en un mundo tan cambiante, con tantos competidores y movimientos tan rápidos, para lo cual es fundamental saber usar la cantidad de datos de que se dispone.

En la sesión de inauguración han intervenido también el presidente de Next IBS, Manuel Campo Vidal, para quien hay que tender a un turismo inteligente en ciudades sostenibles; y la concejal de Turismo y Artesanía de Toledo, Rosa Ana Rodríguez, quien ha apostado también por un turismo sostenible, en buena convivencia con los vecinos, para lo que se requiere una ordenación.

El director gerente de la Cámara de Comercio de Toledo, Joaquín Echevarría, ha sostenido que la ordenación se debe hacer velando también por la competitividad, y el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería de Castilla-La Mancha, Alfonso Silva, ha manifestado la importancia de saber "digerir" la gran cantidad de datos y utilizarlos para fijar el turismo. 

Más información en vídeos 
Comentarios