Lunes 20.08.2018

Montero aboga por más participación de las CCAA en la recaudación de los ingresos

- Hacienda prepara ya la salida gradual a los mercados de las comunidades autónomas en este año 2018.

- Montero asegura que "hay que reordenar las competencias municipales para su financiación"

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la entrevista mantenida con Efe en la sede del ministerio
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, durante la entrevista mantenida con Efe en la sede del ministerio

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha abogado por una mayor participación de las comunidades autónomas en la recaudación de lo ingresado por el Estado, por ejemplo en el IVA, a la hora de reformar el sistema de financiación autonómica.

En una entrevista con Efe, Montero ha indicado que las comunidades "están empezando a nombrar" a sus representantes en el grupo político que tratará sobre esa reforma y ha pedido que sean personas que puedan "tomar decisiones sin tener que estar consultando constantemente".

Se ha referido a los trabajos de la comisión de expertos en los que se plantean diferentes opciones, "algunas contradictorias", y a que los votos particulares superaron a los de la ponencia, aunque, ha reconocido, que es "buen material de partida".

Tras insistir en que el Gobierno anterior "no tuvo ningún interés" en abordar el asunto, se ha mostrado extrañada de que ahora el PP "meta prisa" y algunos de sus presidentes, que "se han caracterizado por su silencio, ahora estén poco menos que dando gritos con la financiación", lo que es "una falta de coherencia absoluta".

Montero se ha comprometido a "poner todos los medios" para que las autonomías acerquen posturas, lo que "no es fácil" y, por ello, ha decidido empezar por la parte que "genera más consenso": determinar cuál es la insuficiencia de recursos que tienen respecto a las competencias asignadas.

La ministra ha aludido a los diferentes trabajos existentes que van desde coger un año base y a partir de ahí proyectarlo y el más complejo que sería hacer una evaluación pormenorizada del coste de los servicios, para lo que haría falta desarrollar una contabilidad que ahora mismo no tienen las comunidades.

A su juicio, si hay acuerdo en cuánto tiene que transferir adicionalmente el Gobierno para que el Estado del bienestar sea sostenible, "habrá muchas posibilidades de crear clima para que a la hora de que se distribuya por población ajustada" se haya conseguido crear un modelo "confortable", aunque no sea un "traje a medida", lo que es "extraordinariamente complejo".

Para el nuevo modelo, Montero es partidaria de que el nivel autonómico conserve que su financiación viene de su participación en la recaudación.

"Soy firme convencida del Estado de las autonomías -ha agregado- y deberíamos diseñar un sistema que permitiera que las autonomías participaran en mayor medida de la actual recaudación".

En su opinión, esa opción es mejor que las transferencias directas, que "hace depender la financiación" de los presupuestos generales del Estado, y ha subrayado que las comunidades deberían tener capacidad de hacer los suyos "con o sin" cuentas estatales, porque son administraciones "absolutamente autónomas financieramente".

Respecto a la posibilidad de que las comunidades pudieran tener un IVA colegiado que pudieran subir, considera que es "muy complicado" y se inclina por una mayor capacidad de participación en su recaudación, aunque no tengan capacidad normativa.

La ministra no ha se pronunciado sobre cuándo estará listo el nuevo modelo y señala que trabajan para que esté "lo antes posible", lo que también va a depender de la capacidad de las autonomías de llegar a acuerdos.

Pero quiere ser realista y reconoce que puede haberlo en un tiempo razonable cuando se hable de insuficiencia de recursos; que las coincidencias serán menores en la armonización fiscal, y que, cuando se hable de la población ajustada, "las diferencias serán grandes, porque cada una intentará el reparto que le quede perfecto".

También prevé "grandes diferencias" en la capacidad y autonomía fiscal, ya que solo las que tienen un mayor nivel de renta prefieren más capacidad fiscal.

Y "ponerse de acuerdo como país en el modelo de financiación de forma unánime sería que todos tenemos la misma idea de país, de servicios sociales, de sanidad... y como eso no es la realidad política", lo que la ministra pretende es llegar a un consenso razonable, porque "unánime va a ser difícil".

Respecto a que 2019 sea año electoral municipal y en la mayoría de las comunidades y los posibles excesos presupuestarios, reconoce que hay "tendencia a plantear medidas que no se han llevado a cabo en época anterior", aunque saben que tienen que ser responsables y que sus presupuestos tendrán que cumplir con todas las reglas fiscales.

"El Gobierno empleará y hará uso de medidas para que las administraciones cumplan con lo que la ley obliga", ha subrayado Montero. 

SALIDA A LOS MERCADOS DE LAS CCAA EN ESTE 2018

Por otra parte, la ministra de Hacienda está preparando la salida gradual a los mercados financieros de las comunidades ya este año y serán Andalucía y Baleares las primeras en recuperar su autonomía financiera, "perdida" durante la crisis económica.

Durante la entrevista con Efe, Montero ha adelantado que esas dos comunidades se han acogido ya al procedimiento establecido por el Gobierno para la salida gradual a los mercados financieros de las comunidades adheridas a los mecanismos extraordinarios de los fondos de financiación, como el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

Baleares y Andalucía han presentado su correspondiente solicitud y, según la ministra, se autorizará "de inmediato", porque "hay una suerte de ventana de oportunidad de salir a los mercados en este momento", que podría "no durar mucho" y que hay que aprovechar.

"Es muy importante que las comunidades salgan a los mercados", subraya la ministra, que se queja de que, durante la crisis, "perdieron su autonomía financiera".

Y la perdieron, aduce, porque dependían de los préstamos que le concedía el Gobierno, en donde, aparte de cuestiones distintas, se planteaba "una letra pequeña de condicionalidad" para acceder a esos fondos que implicaba "una renuncia a determinadas competencias autonómicas".

Montero considera que el Gobierno de Mariano Rajoy "hizo del FLA un instrumento no sólo de auxilio, como planteaba, sino, además, de recentralización de competencias que tenían las comunidades".

Por eso, añade, es "muy importante" que las comunidades empiecen "una salida progresiva a los mercados después de siete años", que debe de ser gradual, porque, después de siete años, "no sería razonable que se expusieran de una manera tan brusca, con riesgo de sus finanzas públicas, a salir a los mercados".

Así las cosas, todas las comunidades están planteando salidas parciales, como Andalucía, que ha planteado unos 600 millones de la totalidad del dinero que tiene vinculado al FLA, que son unos 4.000 millones.

Lo importante -insiste- es empezar a salir a los mercados, intentar ver que realmente no hay riesgo, y para eso es importante tener una calificación correcta de las agencias crediticias. "Y esa sólo se tiene si se cumple con los objetivos de estabilidad", apostilla.

Una parte de cumplir el objetivo de estabilidad, que "nadie le ve nunca el beneficio", bromea, es que sirve para que las comunidades recuperen su autonomía financiera, "en vez de andar pidiendo permiso al ministerio para hacer cosas que antes se hacían sin necesidad de que hubiera autorización, para que cada uno pueda desarrollar su política", dentro del marco económico que plantea la UE.

Preguntada sobre la reestructuración de la deuda de las comunidades, Montero subraya que a ella no le gusta hablar ni de quita ni de condonación, que son palabras "disuasorias" que generan "convulsión" en los mercados financieros.

Sí habla, en cambio, de reestructuración de la deuda y "de ver exactamente cómo esa sostenibilidad se puede plantear en el medio plazo" y qué capacidad hay para que cada comunidad "encuentre un lugar más confortable para transitar la deuda".

"La deuda tiene que ser sostenible y estamos empezando a trabajar en la sostenibilidad de la deuda, pero apenas hemos empezado", precisa, y apunta que se han pasado unos "cuatro mil y pico millones" que estaban a corto plazo a medio plazo, que afecta a las autonomías que cada vez que tenían que renovar con las entidades financieras se encontraban con un "verdadero purgatorio".

"Había resistencias al renovar esa deuda, tenían que hacer miles de negociaciones, teníamos que intervenir desde aquí. Creo que el reconocimiento de la realidad en la que nos encontramos tiene que ser una seña de identidad de este Gobierno sin que eso signifique poner en cuestión o en crisis todo lo que se ha hecho anteriormente", dice.

FINANCIACIÓN DE LAS COMPETENCIAS MUNICIPALES

De otro lado, la ministra de Hacienda ha dicho que antes de emprender la reforma de la financiación local hay que reordenar sus competencias, ya que han perdido algunas con la crisis, para después hacer "la composición financiera que se lo permita".

Montero precisa que a los municipios, durante la crisis y "para aliviarles su carga financiera, les quitaron competencias" que estaban vinculadas directamente a su contacto cotidiano con los ciudadanos, que "tuvieron una sensación de pérdida".

Agrega que, en su mayor parte, estaban relacionadas con el área social en la que las corporaciones locales perdieron una gran parte de sus competencias, "con pesar de ellos".

Montero es "mucho más partidaria de que se vuelva a ver qué administración es más competente para qué cosas". "No es tanto quién tiene el dinero y cómo me lo ahorro o cómo se lo derivo a otro asunto", precisa.

Aprovecha para recordar que lo que hizo el Gobierno del PP con la reforma local fue "quitarle competencias a los ayuntamientos, que le dio a las comunidades sin ningún tipo de ingresos, con lo que este juego trilero de pasar una competencia de una a otra para que al final no se sepa dónde está el dinero no arregla nada" y aconseja que "hay que salir de ahí".

"Por tanto -considera-, si los ayuntamientos tienen vocación de asumir competencias relativas a materias que su proximidad permite una mejor respuesta, estudiémoslo, hagámoslo y hagamos la composición financiera que se lo permita".

Para la ministra, "la reforma hay que hacerla ahí, en la reordenación de competencias".

Montero no se pronuncia sobre si habrá tiempo de hacerlo en esta legislatura y subraya que, si no, "tendrá que ser en la siguiente, en la que la vocación de este Gobierno es seguir", ha concluido.

Más información en vídeos 
Comentarios